¡Qué bonito es el amor!

Llegas a casa, te calientas la cena en el microondas y te sientas en el sofá a ver First Dates. Te ríes, pero estás solo a un San Valentín más de enviarles tu foto. Tranquilo, antes de acudir a Carlos Sobera, dale una oportunidad a estas apps para conocer gente y lo que surja. Te prometemos que si no llevas a un acompañante a la cena de Navidad familiar, será porque no quieres.

Ah, el siglo XXI. Las redes sociales y los smartphones han cambiado las formas de comunicarnos. Ahora todos estamos comunicados, todos estamos más cerca que nunca y puedes hacer negocios a tiempo real con un cliente de Pekín mientras cotilleas lo que ha hecho en los últimos años aquella compañera de colegio que odiabas. Y sin embargo, a pesar de todo, sigues durmiendo todas las noches solo.

Encontrar pareja usando el iPhone

Es momento de que dejes la vergüenza y los prejuicios atrás y te crees un perfil en cualquiera de estas apps para ligar en iPad y iPhone, donde como en cualquier bar aleatorio, vas a encontrar absolutamente de todo: desde personas peculiares hasta Adonis y quién sabe, quizás el amor de tu vida. O tu pasatiempo del verano. Fuera timidez, pon tu mejor sonrisa para la foto y por favor, cuida la ortografía. ¡Allá vamos!

Tinder

Como en la vida real, el amor en las redes sociales también se da a primera vista. En Tinder lo saben y por eso antes que nada, tendrás que dar el visto bueno a tus candidatos. Rellena tu perfil concienzudamente -o usa tus datos de Facebook- con tu edad, trabajo, nivel de estudios, canción de culto... También puedes compartir tus datos de Instagram o Spotify. Finalmente, sube tus mejores fotos y ¡lánzate a la piscina!

Interfaz de TinderInterfaz de Tinder

El procedimiento es muy sencillo: tendrás que ir deslizando hacia derecha -te gusta-, izquierda -no te gusta- o hacia arriba -te gusta tanto que le pondrías un piso en Formentera- a tus candidatos. Vamos, que la primera impresión es clave. ¿Cuál es la ventaja de todo esto? Pues que además de poder filtrar por distancia, sexo y edad, sólo te van a hablar las personas a las que tú hayas dado el visto bueno. Y lo mismo pero al revés: tú solo puedes hablar con tus match.

¿Que la conversación no fructifica? Pues puedes deshacer el match y a otra cosa, mariposa. De lo contrario, será cuestión de muy poco tiempo que paséis a mayores y os deis el WhatsApp o quién sabe, quizás hasta toméis un café y te acabe acompañando a la boda de tu prima la de Cuenca.

Su mayor ventaja es que es bastante popular, por lo que cuanta más gente lo conozca, más posibilidades tienes de encontrar a alguien que se ajuste a tus necesidades. Como principal desventaja, básicamente que solo tienes una oportunidad para aceptar o rechazar a alguien y la verdad es que no hay nada más injusto que una foto... que lo mismo te puede hacer parecer Brad Pitt que Enrique San Francisco. Aunque sospecho que la mayoría de hombres que hay en la app le dan al me gusta a todas.

Badoo

Muy similar es el funcionamiento de Badoo, una app que cuando nació no tenía un halo demasiado popular por el excesivo libertinaje de sus usuarios pero que ahora ha sabido transformarse adoptando lo mejor de otras apps similares. Y es que, al igual que en Tinder, en Badoo tienes que confiar en las primeras impresiones y por tanto, seleccionar tus mejores fotos para que ser elegido.

Interfaz de BadooInterfaz de Badoo

Dedica tu tiempo a completar tu perfil con edad, fotografías decentes y recientes, nivel de estudios y qué buscas. Porque además de tener una cita, quizás solo quieras conocer gente nueva. ¿Que crees que la foto no se corresponde con la realidad? ¡Pues pídele un selfie! Eso sí, a diferencia de Tinder, aquí puedes hablar con gente cercana sin necesidad de que hayáis interaccionado previamente. Así matas dos pájaros de un tiro: por un lado no es tan frío como descartar solo por apariencia y por otro te libras de las relaciones a distancia.

Para facilitar la conversación, además de poder compartir imágenes, GIFs o stickers, también puedes conocer amigos y gustos comunes. Si resulta que al final no tenéis nada en común o resulta un tipo raro, puedes bloquear fácilmente y evitarte cualquier tipo de problema. Y si te gusta, márcalo como favorito. Si no encuentras lo que buscas, háztelo mirar, porque esta app cuenta con 340 millones de usuarios.

LOVOO

Ponte tus mejores galas, hazte fotos con buena luz -o usa filtros- y súbelas a tu perfil de LOVOO. Para ahorrar tiempo, entra con Facebook, de forma que no tengas que completar tus datos personales.

Interfaz de LOVOOInterfaz de LOVOO

Como en Tinder, con LOVOO solo puedes hablar con gente a la que le gustes y te guste y que además, esté cerca de ti. Desde el momento en el que os gustéis, podéis empezar a hablar... aunque ya sabes, la química sucede fuera. Si has tenido un flechazo no correspondido, tienes hasta tres oportunidades de iniciar conversaciones con gente a la que a priori, no le has hecho tilín... Solo te queda tu encanto personal y buena charla para engatusarles.

En LOVOO hay un modo fantasma que permite visitar perfiles sin que quede rastro alguno, úsalo con mesura porque al final, el objetivo de esto no es el cotilleo sino poder conocer gente. Finalmente, te recomendamos que apliques el filtro a conciencia, especialmente en cuanto a sexo, distancia y edad, porque puedes encontrarte gente muy dispar.

Shakn

Subtitulada como "la app para la gente que busca relaciones estables", la dinámica de registro de Shakn es similar a las anteriores: mediante un formulario o con Facebook, el caso es que tras especificar tu edad, fecha de nacimiento, sexo y qué buscas, ya estás listo para entrar a ligar.

Interfaz de ShaknInterfaz de Shakn

Tiene la ventaja de que aparte de permitirte elegir por edad y género, también puedes elegir qué tipo de relación quieres (así nos ahorramos los clásicos candidatos que van de príncipe azul pero solo quieren una noche loca). Ojito que en este apartado puedes seleccionar varias opciones, ya que no está reñido conocer al amor de tu vida con conocer gente. Opcionalmente podrás añadir alguna frase que te defina y unos hashtags al más puro estilo Twitter para tus gustos. Al final, solo tienes que seleccionar un buen selfie y ¡a por ellos!

A continuación, verás los perfiles que a priori más se acercan a ti, muy al estilo CV, es decir, con todos sus datos en forma de presentación. ¿Que te gusta? Dale al corazón o envíale un mensaje. ¿Que no es tu tipo? Bloquéale o pulsa a no volver a ver, así no te aparecerá.

Y precisamente, lo mejor de esta app es eso: que puedes ser muy específico y cuidar mucho la información vertida, añadiendo planes que te gusten, libros favoritos, una canción que te emocione o incluso un audio con tu voz. ¿El objetivo de todo? Darte a conocer y llegar a cuantas más personas, mejor.

Wapa / Wapo

Aunque en teoría todas las aplicaciones de este artículo son de amplio espectro, la realidad es que la inmensa mayoría de personas que podemos encontrar en ellas son heterosexuales. Como resultado, si intentas buscar personas de tu mismo sexo encontrarás un triste páramo. Las apps tienden igualmente a recomendarte personas del otro sexo, vamos, lo que no estás buscando.

Interfaz de WapaInterfaz de Wapa

Para esas personas homosexuales, pansexuales, bisexuales o incluso heterocuriosos, os presentamos Wapo y Wapa, dos apps que son la misma, nos explicamos: si buscas hombres, descárgate Wapo y si lo que quieres son mujeres, lo tuyo es instalar Wapa. Sin embargo, su funcionamiento y diseño es exactamente el mismo.

El procedimiento es sencillo, instálate la app, completa tu nombre, edad, altura y peso, añade alguna frase profunda (ojito con las faltas de ortografía) y sube unas cuantas fotos, que serán revisadas antes de ser publicadas. ¡Y ya estás preparado para ligar! Wapo y Wapa emplean geolocalización, por lo que te irán apareciendo personas por orden creciente de distancia y que además cumplan tus criterios del filtro, que básicamente son la edad y si se encuentran conectados o no.

Y ya es cuestión de romper el hielo y decir hola a los que te gusten. No te voy a engañar, la app en sí no va muy fluida, a veces los mensajes llegan cortados y las distancias no son muy precisas, sin embargo son las apps que más público homosexual atesoran, por lo que es más que suficiente para intercambiar las primeras palabras y quién sabe, hasta el teléfono.

Hater

Confiésalo, hay pocas cosas que unan más que hacer frente común y criticar algo. Pues bien, esa es la dinámica de Hater, un clon de Tinder en cuanto a apariencia y funcionamiento pero con un duro cuestionario que tendrás que ir rellenando para saber qué amas, qué odias o qué te produce indiferencia.

Interfaz de HaterInterfaz de Hater

Tras registrarte con Facebook o a través de un SMS, añadir tus datos y un par de fotos, empieza lo bueno: olvídate de buscar un chico rubio de ojos azules porque probablemente tengas más en común con un candidato que como tú, odie la piña en la pizza y adore la serie Cómo conocí a vuestra madre. Cuanto más respondas, mayor precisión tendrá el algoritmo para ejercer de Celestina. 

Cuando consideres que ya has respondido suficiente, podrás ver quién encaja mejor contigo y además cumple con tu filtro, en el que podrás marcar sexo, edad y distancia. Ya solo queda lo peor: dar el primer paso e iniciar la conversación.

Las mejores apps para iPhone y iPad

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?