Pingüinos, el símbolo de Linux

Linux tiene un rasgo característico que lo sitúa por encima de otros sistemas operativos, y que es mucho más simple que un sistema de archivos seguro o una mejor optimización de los recursos de la máquina: la libertad de elección.

En el mundo Linux hay prácticamente una distribución para cada gusto particular, aunque como pasa con todo siempre hay mejores y peores distros desde un punto de vista objetivo y subjetivo.

En este artículo vamos a intentar ofrecerte un listado con las mejores distribuciones Linux que puedes encontrar en la actualidad, e intentaremos complementar la información sobre cada una dando una idea de hacia qué tipo de usuario están orientadas.

Vale la pena señalar que no seguimos ningún orden concreto, ya que intentamos hacer una valoración lo más objetiva posible.

Ubuntu

Ubuntu es una de las distros más conocidas. Durante mucho tiempo ha sido la weapon of choice de muchos usuarios que llegaban a Linux, e incluso de usuarios no tan novatos que en el pasado veían esta distribución desarrollada por Canonical como una gran opción.

En sus inicios Ubuntu usaba como entorno gráfico GNOME 2, que destacaba por su fluidez y estabilidad. Sin embargo, con la llegada de la versión 11.04 se cambió GNOME por Unity, algo que les valió muchas críticas y que hizo que muchos abandonasen el barco.

Además de la versión principal, hay distintos "sabores" con distintos entornos gráficos, cada uno de ellos con un tipo de máquina en mente.

¿Para quién es?

Ubuntu y todos sus sabores están dirigidos a usuarios que acaban de llegar a Linux por una parte, y por otro lado están enfocados también hacia usuarios que busquen un sistema estable que sea fácil de operar.

Linux Mint

En Linux Mint se vanaglorian de ser el cuarto sistema operativo más usado del mundo. Linux Mint empezó su andadura como una distribución basada en Ubuntu que iba mejorando funciones poco a poco, hasta que con el tiempo ha conseguido tener un peso específico y una base de usuarios muy fiel.

Se puede encontrar Linux Mint con cuatro escritorios diferentes, al estilo de Ubuntu, también con la idea de adaptarse a distintos tipos de máquina. También cuenta con una buena cantidad de software preinstalado, lo que minimiza mucho el tiempo de instalación. Una vez ya lo tenemos en el disco duro, ya se puede empezar a trabajar.

Linux Mint son los responsables del proyecto MATE, un fork de GNOME 2 que ha intentado devolver a los usuarios que pedían una vuelta atrás en el entorno gráfico su escritorio predilecto.

¿Para quién es?

Linux Mint está enfocada sobre todo a usuarios novatos que busquen un sistema operativo fácil de usar, con una buena cantidad de programas instalada desde la base. La curva de aprendizaje de Linux Mint es muy suave, lo que la hace ideal para principiantes.

Elementary OS

Elementary OS es la distro más atractiva visualmente de cuantas vamos a nombrar en este artículo. Su aspecto visual recuerda mucho al de OS X, aunque su corazón está basado en Ubuntu.

Elementary OS cuenta con un entorno gráfico propio llamado Pantheon y no tiene barra de herramientas, que se sustituye directamente por un dock. Como ya dijimos está basada en Ubuntu y es totalmente compatible con sus repositorios y PPAs, y también necesita una herramienta para personalizarlo llamada Elementary Tweaks, aunque la personalización es el aspecto en el que más flojea esta distro.

¿Para quién es?

Elementary OS está pensada para usuarios nobeles o con experiencia que quieran un sistema operativo similar a OS X, sin más. Por lo que a facilidad de uso respecta, es tan sencillo usarla como lo puede ser Linux Mint o Ubuntu.

openSUSE

SUSE Linux es una distribución histórica en lo referente a Linux para servidores y entornos de producción empresarial. Pues bien, openSUSE es una adaptación doméstica de su hermana mayor, y es una veterana del mundillo Linux.

openSUSE es una distribución basada en Red Hat Linux antes de que este se convirtiese en un producto dirigido sólo a entornos de producción, aunque de esto hablaremos luego. Se trata de un sistema operativo estable y fiable que está pensado para todo el mundo.

Durante mucho tiempo fueron openSUSE, Red Hat Linux, Ubuntu y Debian las que se repartieron los ordenadores con Linux en el mundo, aunque hoy en día es Ubuntu y su descendencia los que copan la mayoría de sistemas Linux a nivel doméstico. openSUSE está intentando volver a estar ahí, aunque la falta de algunos programas o métodos oficiales para instalarlos le están pasando factura.

¿Para quién es?

openSUSE está dirigida a usuarios que busquen un sistema fiable y estable, aunque también existe una versión rolling release para aquellos a los que les gusta la aventura. Para quienes no lo sepan, el concepto de rolling release significa que no existen versiones estables, el sistema siempre instala los paquetes más nuevos de cada programa y esto puede provocar inestabilidad.

Por lo demás, openSUSE está pensada para que todo el mundo pueda usarla, ya sean usuarios novatos o con experiencia, aunque yo personalmente la recomiendo si ya tienes algo de experiencia en Linux.

Debian

Al principio nada había, sólo Slackware, Red Hat y Debian. Si existiese un texto litúrgico sobre Linux tendría que empezar con estas palabras, y es que Debian es el germen de Ubuntu, ese gran monstruo decidido a copar el mundo Linux ya sea en su forma original, en cualquiera de sus mutaciones o con cualquiera de sus cachorros como Linux Mint.

Aunque quizá no directamente, Debian es la distro más extendida a nivel mundial, precisamente debido a que Ubuntu está basado en Debian, a que Ubuntu contribuye a su desarrollo activamente y a que el 90% de los programas "pata negra" que se pueden conseguir para Windows, OS X y Linux tienen un autoinstalable DEB, que son los archivos de paquetería que usa Debian.

A diferencia de otras distros, Debian no tiene un calendario fijo. No aparecen nuevas versiones cada seis meses, no sigue un modelo rolling release: Debian libera una nueva versión cuando le parece que debe hacerlo, que suele ser cuando se aseguran de que todos los paquetes son lo bastante estables como para asegurar que no habrá problemas.

¿Para quién es?

Debian no es para todo el mundo. Se requieren ciertos conocimientos de Linux antes de usar Debian, ya que es una de las distros con entorno gráfico más puras que se pueden encontrar a día de hoy. Esto plantea ciertas barreras a la hora de instalar algunos programas, algo que si bien no es siempre difícil de sortear, los más novatos probablemente lo tendrán complicado.

Igualmente, y aunque se puede usar en entornos domésticos, Debian está fundamentalmente pensado para entornos de producción. Un buen número de servidores Linux usa Debian como sistema operativo, y es en el sector empresarial donde esta distro ha encontrado su nicho.

Manjaro

Si siempre quisiste probar Arch Linux pero no te atrevías, Manjaro te da la excusa perfecta para sumergirte en Arch sin riesgos. Esta distribución nace con la idea de hacer el núcleo de Arch más amigable para las masas, y es que Arch Linux requiere que todo se configure desde cero y a mano. Y sin embargo, tendremos acceso total a los repositorios de Arch Linux y al AUR -Arch Users Repository- de forma nativa, sin tener que añadirlos nosotros desde cero.

Manjaro mantiene la filosofía KISS -Keep It Simple Stupid!- de Arch, pero al mismo tiempo intenta dotar al usuario de un sistema operativo con cara y ojos, con un buen número de programas instalados out of the box, pero al mismo tiempo dando libertad absoluta para modificar lo que se desee.

Se puede conseguir Manjaro en versiones con el escritorio XFCE o con el escritorio KDE, aunque después el usuario podrá sustituir el entorno gráfico por otro que considere conveniente.

¿Para quién es?

A pesar de tratarse de una versión amigable de Arch Linux, Manjaro no es para recién llegados. El sistema hace un intento más que digno de usar herramientas gráficas para acercar a los usuarios al AUR -donde están la mayoría de programas third party- y para configurar el sistema, pero si el usuario ya tiene experiencia en Linux se acaba usando la terminal para casi todo. Esto no es algo malo per se, incluso diría que se debe alentar el uso de la terminal, pero para los más novatos puede ser demasiado.

Manjaro está dirigida a usuarios que busquen algo más pero que no quieran arriesgarse. También está orientada a los que quieran tener siempre los programas más nuevos, debido a que sigue el modelo rolling release de Arch.

Fedora

Fedora es la versión libre del antiguo Red Hat Linux, que ahora se ha convertido en una distribución exclusiva del mundo empresarial. Por norma general se considera a Fedora como una distro enfocada a la innovación y a las últimas tecnologías, en ocasiones a costa de la estabilidad.

Existen tres ediciones distintas: Workstation, Server y Cloud. Existen también versiones con distintos entornos de escritorio, aunque el entorno principal de Fedora es GNOME.

La principal característica de Fedora es la inclusión de SELinux, una característica implementada en el kernel que sirve para aumentar la seguridad del sistema y que permite a los usuarios controlar distintas políticas de seguridad.

¿Para quién es?

Precisamente por su devoción a los últimos programas y su predisposición a la inestabilidad se recomienda usar Fedora fundamentalmente a usuarios avanzados. Se requiere experiencia en Linux para solucionar problemas derivados de un paquete u otro, y eso puede requerir tocar archivos de configuración a mano, algo que puede asustar a los nobeles.

Arch Linux

Arch Linux es la quintaesencia del minimalismo. Cuando instalas Arch lo que obtienes es una "terminal a pantalla completa", o dicho de otra manera, Linux en estado puro. No existe el entorno gráfico, sólo un sistema operativo básico en modo texto a partir del cual se va a poder operar. Es algo maravilloso.

En este mismo sentido, se podría considerar Arch Linux como una distro que será lo que tú le pidas que sea: el usuario debe construir el aspecto final de la distribución ladrillo a ladrillo, retocando archivos de configuración, añadiendo paquetes de iconos, fuentes, gestores de ventanas, entornos gráficos, programas... Creo que la idea está bastante clara.

Arch Linux está recomendada a los fanáticos de la personalización, ya que cada distro es personal e intransferible debido al inmenso número de posibilidades que existen.

Como ya comentamos en el apartado de Manjaro, Arch Linux sigue el modelo rolling release, con lo que siempre estará actualizada con los riesgos que ello implica.

¿Para quién es?

Arch Linux está dirigida a usuarios avanzados o a usuarios con experiencia que quieran saber más cosas sobre cómo funciona una distribución Linux. La curva de aprendizaje de Arch es bastante elevada, y la necesidad de que el usuario sea el que lo configure todo a mano eliminan a los nobeles de la ecuación.

Si te decides a instalarla no pierdas de vista la Wiki de Arch Linux, donde encontrarás información muy necesaria para poder hacerlo.

Estas, en nuestra opinión, son las mejores distribuciones Linux que se pueden encontrar actualmente. Seguro que tú tendrás un criterio diferente, pero en nuestra humilde opinión esto es de lo mejorcito que se puede encontrar hoy por hoy.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?