Apple Store en Dijon, Francia

Los anuncios de Apple siempre llaman la atención de todos. Los publicistas de la marca son conocidos por conseguir transformar los productos en objeto de deseo y superarse campaña tras campaña. Se centran en transmitir sentimientos, en demostrar qué pueden despertar en los usuarios con sus productos sin la necesidad siquiera de hablar de las especificaciones de cada uno. Hasta tal punto que nos "hackean".

Estas técnicas y un presupuesto desorbitado han conseguido que la manzana de Apple se encuentre entre los logotipos más reconocidos del mundo y han dejado muchos anuncios dignos que recordar. Recopilamos los que personalmente más nos han gustado a lo largo de su historia.

Nuestros anuncios preferidos de Apple

Presentación de Apple en 1984

A Apple siempre le ha gustado entrar por la puerta grande. ¿Y qué mejor manera que con un anuncio dirigido por Ridley Scott y emitido durante la Super Bowl? Y si además te vendes como el único medio de salvar a la humanidad de los PCs de IBM mucho mejor. Luego cada uno puede o no considerarlo pretencioso.

Yao Ming y Verne Troyer con los PowerBook

Pues sí, los de Cupertino también han dado alguna vez un toque de humor a sus campañas y si añaden caras muy conocidas de por medio mucho mejor. Este anuncio con el jugador de baloncesto de 2,29 metros Yao Ming y Verne Troyer, Miniyo en Austin Powers, ambos personajes muy de moda en ese momento, presentaba los PowerBook de 12 y 17" del año 2003 jugando con la contraposición de los tamaños de los dispositivos con el de los entrañables protagonistas.

Las siluetas del iPod

La campaña de publicidad de las siluetas del iPod se alargó durante años, de 2004 a 2008, con diferentes versiones para promocionar estos reproductores. El objetivo era llamar la atención del público juvenil con su colorido y funcionó francamente bien ya que durante esos años las ventas de estos dispositivos se dispararon, ahora de capa caída, y hasta Los Simpson y Padre de Familia hicieron su propia versión del anuncio con la rolliza silueta de Homer y el cabezón de Stewie.

La canción regalada en Navidad

Durante la campaña de Navidad del año pasado, Apple cargó con todo con un anuncio sobre los vínculos familiares. Grabado con tal maestría que parece parte de una película, las imágenes muestran cómo los dispositivos Apple consiguen reforzar la relación entre una abuela con su nieta cuando la joven crea con ellos una nueva versión de la canción preferida de la juventud de la primera. Demasiado para mi corazoncito sentimentaloide.

El vídeo regalado en Navidad

Y para remarcar que la dinámica a la hora de publicitarse suele seguir la misma línea, podéis ver el anuncio para la campaña de Navidad del año 2013 que también consiguió cautivar a todo el planeta y que más de uno echara alguna lagrimilla. Los ingredientes no cambian: familia, regalos, momentos intensos y un dispositivo Apple que permite a un miembro hacer un regalo muy personal. Objetivo cumplido al 100%.

Los stickers del MacBook Air

Con el anuncio del ordenador ultrafino MacBook Air, los publicistas siguieron otra estrategia. En vez de en las emociones se centraron en el diseño del dispositivo y en su posible personalización. El anuncio, que encantó al público (me incluyo), muestra una absolutamente secuencia hipnótica con una música pegadiza en la que se van sucediendo ordenadores con diferentes stickers de todo tipo: coloridos, abstractos, con personajes de dibujos, etc. Además de vender MacBooks Air como churros, la venta de stickers se disparó, obviamente.

30 años de publicidad en 15 minutos

Y como extra para los que os quedéis con ganas de más, este vídeo resume la evolución de la publicidad de Apple durante treinta años de historia:

Como podéis observar, los anuncios de Apple han ido reinventándose a lo largo de los años, cambiando de estrategia y aumentando sus recursos, consiguiendo siempre su objetivo: llamar la atención del posible comprador de una forma u otra, la mayoría de veces sin centrarse siquiera en las características principales de lo que pretenden vender.

TDO Dijon editada con licencia CC 3.0 Unported

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?