Martillazos a un iPad

Hace unos 18 meses saltó la noticia de que un hombre de Colorado Springs la había emprendido a balazos con su ordenador. El individuo en cuestión llevó su Dell a un callejón, lo que implica premeditación y alevosía, y le asestó 8 disparos que provocaron la muerte instantánea del PC. Además de ser una noticia casi cómica que da para muchas bromas, nos hace reflexionar sobre la cantidad de ocasiones en la que la tomamos con nuestros dispositivos, ya sean ordenadores, teléfonos o videoconsolas, debido a la frustración que muchas veces nos produce su uso. Dando una vuelta por la red podemos encontrar multitud de ejemplos de ‘tecnocidios’ en los que cacharros tecnológicos han sufrido la violenta ira de sus usuarios, muchos tan reales como el anterior caso, y otros fakes que sólo buscaban la promoción de algún tipo de producto.

Nueve casos de violencia contra la tecnología

Un mal día en la oficina

Uno de los vídeos más virales de la historia de Internet nos presentaba a un hombre en su cubículo de trabajo enfadándose cada vez más con su ordenador. Primero decide lanzar un manotazo a su monitor, para luego pegarle un puñetazo a su teclado y acabar destrozando el ordenador con un bate de béisbol.

A pesar de la gran actuación de compañeros que le miran asombrados, obviamente no se trata de un vídeo real, sino una campaña publicitaria de una empresa de videovigilancia para promocionar sus servicios. Aun así, a nadie le extrañaría que ocurriera algo así en la vida real.

Thor odia los ordenadores

El siguiente ejemplo de violencia extrema es un caso muy parecido al anterior y suponemos que al protagonista le debe ocurrir algo muy parecido. No sabemos si una pantalla azul de la muerte o un documento de Excel que se queda colgado, pero lo cierto es que este trabajador no puede evitar tomársela con el ordenador.

Después de un par de muecas de desesperación y algunos golpes menores al teclado y el monitor, el individuo se levanta de su escritorio para luego volver con un mazo gigante, para empezar a cargarse su ordenador a martillazo limpio, como si de Thor se tratara, ante la atenta mirada de su compañera que no sabe si seguir trabajando o aportar su granito de arena.

No sabemos en qué tipo de empresa trabajaba este señor, pero algo que nos dice que se trata de un fake muy bien montado. Yo por lo menos no he visto ningún martillo gigante tirado por mi oficina.

Imprimiendo a lo bruto

Aunque no sea estrictamente culpable el ordenador, a veces éste acaba pagando por nuestras frustraciones tecnológicas, tal como sucede en el anterior vídeo.

Después de numerosos intentos de imprimir desde su PC, levantándose para intentar solucionar su fracaso varias veces, nuestro protagonista decide abrir la impresora para comprobar el cartucho de tóner. ¡Mala idea! Parece que se le quedan los dedos pillados al volver a colocarlo en su sitio, lo que desata una terrible tormenta.

De esta manera, cambia su idea inicial de imprimir por fotocopiar directamente el monitor, arrancándolo de cuajo de su sitio de trabajo. Eso sí que es una captura de pantalla en toda regla.

Cuidado con las reprimendas a tus empleados

El siguiente ejemplo de tecnocidio parece un fake, aunque no por ello deja de ser gracioso. El jefe llama a su despacho a una supuesta empleada para darle un toque de atención por sus malas cifras de ventas. En un momento determinado, tiene que abandonar su puesto para atender un asunto urgente.

La trabajadora decide apaciguar su ira destrozando el portátil de su jefe a mamporrazo limpio. Con lo que parece un pisapapeles golpea el teclado y la pantalla sin piedad, mientras que sus compañeros acuden raudos a grabar la escena con sus teléfonos móviles. El tecnocidio concluye con golpes de grapadora y posteriormente el notebook acaba en el suelo con la empleada dando saltos sobre él.

En este caso, el ‘asesinato’ del ordenador no fue debido a frustraciones con el funcionamiento de ese PC sino con la actitud de su dueño, que seguramente se lo pensará dos veces antes de volver a echar la bronca a un trabajador.

El niño loco alemán

Por todos es conocido el caso de chaval alemán que acabó destrozando su teclado a causa de una partida del Unreal Tournament. Todo empezó cuando el chico observa con desesperación la lentitud con el que carga el juego, aunque sería más justo decir que el problema de este niñato viene de muchísimo más lejos.

Las palabras que brotan de la boca del chaval mientras maltrata su teclado son pura poesía, y gritadas en alemán, más todavía. Entre verso y verso, su balanceo sobre la silla y su cuasi-taquicardia invitan a pensar que el niño tiene problemas realmente graves y lo acaban pagando su teclado y todo lo que se encuentra sobre el escritorio.

Cuando ya parece que la cosa se calma al lograr acceder al juego, el hecho de que otro gamer le mate es el detonante final para que el crío estalle del todo.

Nunca ganes a tu novia gamer

Lo que parecía un tranquila tarde en casa en pareja jugando a videojuegos, acabó en tragedia (muy bien preparada, por cierto) protagonizada por una chica que bien podría ser familiar del niño alemán anterior, y millones de visitas en YouTube.

En medio de una partida multijugador a algún tipo de juego shooter, la chica empieza a insultar a su novio porque éste le está ganando y no duda en amenazar con dejarle sin sexo durante un mes. Obviamente, la cosa va a peor cuando la novia acaba perdiendo la partida definitivamente y saca a relucir todas sus dotes de actriz (aunque alguna clase extra de interpretación no le vendría nada mal).

No duda en levantarse del sofá de un brinco, girarse hacia su novio para seguir profiriendo insultos hacia él, mientras arranca la consola del televisor y lo estampa contra el suelo. Adiós Xbox. No sabemos si le sentó peor quedarse sin consola o sin novia, sólo podemos decir que afortunadamente no vio el cuchillo que aparece en el vídeo en primer plano. La cosa podría haber acabado incluso peor.

A nadie le gusta perder al Counter Strike

Este es otro caso en el que un teclado acaba pagando la poca destreza de un chaval jugando en el ordenador. La escena la graba el hermano pequeño del tecnocida que por lo visto no le gusta nada que le molesten mientras echa su partidita diaria al Counter Strike.

Si el hermano del individuo ya es recibido con insultos en plena partida, cuando un ataque sorpresa acaba con la vida del personaje de éste en el juego, decide emprenderla a golpes con el teclado, destrozándolo por completo y pisoteándolo en el suelo.

El amor fraterno tampoco parece salir demasiado bien parado del incidente. No satisfecho con romper el teclado, también la emprende a empujones con su hermano pequeño que ha logrado grabar su delito contra la informática.

Jugar al FIFA destroza televisores

Por todos es sabido que el fútbol es un deporte que levanta pasiones, de la misma manera que los videojuegos que versan sobre él. Si no que se lo pregunten al protagonista del anterior vídeo que acabó destrozando su televisión sin querer, al fallar una clara ocasión de gol jugando al FIFA.

El chaval pilló tal cabreo por no haber marcado un gol que lanzó el mando con furia contra el suelo con tan mala fortuna que rebotó contra el mismo y acabó empotrándose en el televisor al que hizo un boquete enorme en la parte inferior. Como no, la pantalla se resquebrajó y dejó de funcionar apropiadamente, mostrando multitud de líneas de colores.

La famosa impresora de Trabajo Basura

Si ya hemos incluido fakes reconocidos en esta lista, tampoco puede faltar un episodio totalmente ficticio rodado para el cine y que se ha convertido en una escena de auténtico culto.

Hablamos de la película Trabajo Basura (Office Space en versión original), en el que tres de sus protagonistas viven una relación de odio-odio con la impresora de la oficina donde trabajan. Como no podía ser de otra manera, la impresora acaba siendo ‘secuestrada’ y llevada a algún lugar apartado donde recibe su merecida paliza con bates de béisbol incluidos.

Tanta fama adquirió la escena que tuvo su correspondiente parodia en Padre de Familia en la que Stewie y Brian destrozan un disco que contiene una canción con la que Peter está obsesionado.

Como habéis podido comprobar, el del Dell asesinado a balazos en Colorado Springs no es el primero ni el último caso de violencia tecnológica. No podemos vivir sin tecnología, así que cuando empieza a fallarnos, acabamos sumidos en tal estado de frustración que nos lleva a cometer acciones de las que seguramente luego nos arrepentimos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?