Mando Xbox One

A los ojos de muchas personas se lleva años teniendo a los videojuegos por una forma de diversión digital dirigida fundamentalmente a los niños. Esto hasta hace unos cuantos años tenía su lógica: ¿quién si no iba a disfrutar con las aventuras de un fontanero vestido de rojo y de un erizo azul que corría que se las pelaba? Los críos, claro. En la mente de ciertas personas adultas no entraba la idea de que otros adultos pudiesen pasar un buen rato con los videojuegos, y que los escarceos de dichos adultos con los videojuegos podrían ser incluso anteriores a los tiempos de Mario y Sonic.

Es cierto que antes de Sega y Nintendo hubo otras empresas como Atari, y que los primeros años de antiguos dinosaurios de la industria de los videojuegos como Martech o Dinamic Multimedia fueron los que coparon los primeros ordenadores personales asequibles. Las limitaciones técnicas de la primera época hacían difícil conseguir algo más que un esquema de juego operativo en pantalla, lo que quizá contribuyó a crear una falsa imagen de infantilismo desde el principio.

Eso de "falsa" no es en vano ni siquiera en esta primera era, tal y como veremos luego. Los videojuegos, sin embargo, no adoptarían un cariz más adulto hasta varios años más tarde. La llegada de títulos como Wolfenstein 3D -donde la violencia era un tema central- o Cobra Mission -una especie de aventura gráfica/ JRPG con escenas sexuales- fue lo que provocó que los guardianes de la integridad moral empezasen a preocupase por a qué jugaban sus jóvenes.

Los censores ponen barreras para mantener a raya contenido dañinoLos censores ponen barreras para mantener a raya contenido dañino

La censura en el mundo de los videojuegos

La censura en el mundo de los videojuegos ha existido siempre. No sólo se limita a los títulos de los que vamos a hablar en este artículo, sino que ha habido otros casos que han pasado más desapercibidos y que se han limitado a asuntos menores sin llegar a prohibir un juego concreto.

Podemos poner varios ejemplos de esto. El primero de ellos puede ser la versión australiana de Saints Row IV, del que se eliminó una misión en la que los protagonistas tomaban unas drogas alienígenas que les otorgaban poderes sobrehumanos.

Nuestro segundo ejemplo no es tan reciente. En los tiempos de la Super Nintendo, cuando se lanzó la versión estadounidense de Final Fight se cambió el nombre de algunos jefes finales de nivel, se eliminó algunos enemigos -concretamente dos chicas que en realidad eran transexuales- y todas las referencias al alcohol desaparecieron.

Los juegos vienen incluyendo partes censuradas desde hace muchoLos juegos vienen incluyendo partes censuradas desde hace mucho / Matthew Paul Argall editada con licencia CC 2.0

El tercer y último ejemplo nos lleva a los tiempos remotos y lejanos de la NES. Si alguno recuerda el título de boxeo Punch-Out!!, se cambió el nombre de un púgil de Vodka Drunkeski Soda Popeski.

Como ya hemos dicho, estas modificaciones fueron menores, nunca se llegó a prohibir el videojuego completo. En los títulos que veremos a continuación se prohibió la venta e incluso la posesión de alguno de ellos.

La lista de títulos con partes modificadas es mucho mayor que la de títulos censurados, y más extensa de lo que imaginamos.

Videojuegos que fueron censurados y la razón para ello

La lista de los videojuegos censurados es muy extensa. De hecho, es tan extensa que tendríamos que dividir el artículo en varias partes para poder hablar de todos ellos. De momento lo que sí podemos decir es que en algunos países se censura más que en otros: en los países musulmanes se prohíbe todo aquello que se considera que enaltece la violencia, el sexo o que pueda ser antimusulmán.

En países europeos, especialmente en Alemania -cuya censura ya se hizo famosa por prohibir la venta de los tres primeros álbumes del grupo de death metal Cannibal Corpse-, se censuran juegos con alto contenido violento o con simbología nazi. En Inglaterra a la violencia hay que añadir el sexo explícito, algo que no debería extrañar a nadie teniendo en cuenta que su gobierno ha intentado prohibir que sus ciudadanos vean pornografía por Internet. Hablando de Inglaterra, su excolonia Australia tiene una lista de juegos censurados tan larga que en Wikipedia se ha tenido que hacer un artículo específico para ella.

Australia es uno de los países que más videojuegos censuraAustralia es uno de los países que más videojuegos censura

En Sudamérica, Brasil es el país que más videojuegos censura -por las mismas razones que sus homólogos europeos-, mientras que en Asia, China censura cualquier cosa que tenga un alto contenido violento, sangre, temática sexual, descripciones de crimen organizado o que difamen al país asiático.

Ahora que ya nos hemos puesto en antecedentes, ya podemos hablar de los casos más sonados de censura en los videojuegos.

Custer's Revenge, uno de los primeros títulos porno

Una cosa debe quedar clara: desde que existen los ordenadores se lleva intentando compatibilizar el porno con ellos. He aquí la explicación de por qué una Atari 2600 infundía una falsa sensación de infantilismo. Custer's Revenge vio la luz del día en dicha consola en 1982 y fue desarrollado por una filial de una productora de películas porno. El jugador encarnaba a un General Custer más salido que el pico de una mesa con una erección tamaño king size, que debía recorrer el escenario esquivando una salva de flechas para darle todo su amor a una nativa americana atada a un poste. Como historia de amor al menos es mejor que Crepúsculo.

El caso es que cuando este título pisó los mercados provocó un enorme pánico moral. Algunas activistas feministas llegaron a asegurar que Custer's Revenge había provocado la violación de mujeres nativas americanas, aunque eso nunca se pudo demostrar. Muchas ciudades empezaron a pensar en prohibir la venta del juego, siendo Oklahoma City la única que lo hizo.

Wolfenstein 3D, censurado por la simbología nazi

Wolfenstein 3D fue censurado en Alemania por la simbología nazi. Lo de convertir a otros seres humanos en una pulpa sangrienta cosiéndoles el cuerpo a balazos debía ser algo secundario, por lo visto. En este título encarnamos a un prisionero norteamericano encarcelado en el castillo Wolfenstein, que deberá abrirse camino a base de quitar soldados enemigos de en medio.

Mientras que el mundo se maravillaba con la creación de la recién nacida ID Software en Alemania se llevaban las manos a la cabeza de puro horror y espanto. Por lo visto el que la violencia fuera un tema central daba lo mismo, recordar un régimen que fue el causante de un genocidio sin precedentes en toda la historia humana resultaba mucho más problemático para las autoridades germanas.

Wolfenstein 3D fue el primero de una lista de FPS censurados que llega hasta la actualidad. Algunos juegos como Doom, Blood, Counter Strike o la serie Call of Duty tampoco se han escapado de la controversia.

Mortal Kombat, los fatalities fueron su perdición

El primer Mortal Kombat supuso una revolución en los juegos de lucha. Ya no sólo porque Midway utilizase especialistas de cine reales para recrear los personajes en el juego, sino por la inclusión de los celebérrimos fatalities. Estos movimientos se podían ejecutar cuando uno de los dos contendientes había ganado la pelea, momento en el que aparecía el infame rótulo parpadeante FINISH HIM!!! Si durante el tiempo que duraba se pulsaba una secuencia determinada de botones, entonces se acababa con el contrincante de formas brutalmente divertidas y creativas.

Lo de terminar un combate de lucha decapitando a tu oponente o quemándolo vivo no acabó de cuajar bien con las autoridades, por lo visto. El primer Mortal Kombat se prohibió en multitud de territorios para la venta al público -seguía estando disponible en salones recreativos-, mientras que en otros países se hizo desaparecer hasta el último rastro. En España se retiraron los cartuchos de consola de las tiendas cuando saltó el escándalo, de manera que si tenías una copia de este título podías considerarte afortunado.

Ahora bien, el juego llegó "descafeinado" a las consolas: los borbotones de sangre que decoraban alegremente los escenarios en las máquinas recreativas desaparecieron en las versiones de Mega Drive y Super Nintendo, si bien en Mega Drive se podían activar mediante el llamado "truco del gore mode" -A+B+A+C+A+B+B si no me falla la memoria-.

Carmageddon, un enaltecimiento de la violencia

Carmageddon fue a los juegos de carreras lo que Mortal Kombat a los de lucha. La "gracia" de este título era que en cada carrera podías atropellar a los peatones inocentes que pasaban por allí, ganando bonificaciones si acababas con ellos de manera creativa, si te llevabas una sucesión de peatones por delante o si hacías un sándwich con tu coche y una pared, con ellos como lo que va en medio.

El juego causó un auténtico revuelo a nivel mundial, con Brasil y Reino Unido como los dos principales mercados en los que se prohibió. Para la segunda entrega se eliminó a los viandantes humanos y se los sustituyó por zombis. Carmageddon 2 seguía teniendo su encanto, pero para quienes jugamos a la versión original ya no era lo mismo.

La saga GTA, glorificación del crimen y la violencia

La saga Grand Theft Auto lleva siendo censurada desde sus orígenes. Muchos países vieron una exagerada glorificación de la delincuencia, el crimen organizado, el tráfico de drogas y el asesinato en todos y cada uno de los juegos que componen la saga. En todos los países musulmanes se ganó la excomunión inmediatamente, mientras que en Tailandia provocó una agresión en la calle inspirada por el juego.

Aun así y a pesar de haber sido excluida de ciertos mercados, la saga GTA goza de una reputación envidiable entre gamers de todo el mundo, y sigue siendo la principal responsable de que Rockstar gane millones de dólares al año. En esta misma línea, la saga Saints Row también se ha visto sometida al escrutinio de las autoridades censoras.

Manhunt, violencia extrema y gratuita

Una vez leí en alguna parte que Manhunt es como vivir tu propia snuff movie. Después de haberlo jugado y rejugado unas cuantas veces puedo decir que tenían toda la razón. Este título es enfermizo como pocos, oscuro como la boca de un lobo y desagradable en su máxima expresión. Se obligará al jugador a hacer cosas que normalmente no haría de formas muy explícitamente violentas, y encima este otro chiquillo de Rockstar conseguirá algo que ya se le dio estupendamente bien en GTA: logrará que te guste.

Reconozcámoslo, Manhunt es deliciosamente violento. A cualquier fan de las películas slasher como yo le encantará, pero para quienes se preocupan de la integridad moral de los seres humanos es simplemente demasiado. Este título y su segunda parte fueron prohibidos en Alemania, Irlanda, Italia, Kuwait, Malasia, Nueva Zelanda, Rusia, Arabia Saudí, Corea del Sur y Reino Unido. Hoy por hoy sigue siendo uno de los más polémicos hasta la fecha.

Saga Postal, bienvenidos al infierno en la tierra

La saga Postal se compone de dos juegos ultraviolentos que levantaron muchas ampollas. El primero de ellos era un shooter en tercera persona que se aprovechaba de la perspectiva isométrica y en el que había que cargarse a todo bicho viviente que aparecía en pantalla con toda clase de armas, fuese necesario o no. El segundo seguía más o menos la misma premisa, pero con el añadido de ser un FPS, mejores gráficos, armas más demenciales todavía y una "historia" que sirve como hilo conductor pero de congruencia limitada.

En el juego encarnaremos a The Postal Dude, un personaje sin historia detrás, sólo la que el jugador decide ponerle. Nuestro protagonista tendrá que sobrevivir a base de tiros a un mundo que está cada vez más cerca del infierno.

RapeLay, la violación hecha videojuego

Por mucho que reconozco que en ocasiones la censura se va un poco de madre, considero que en el caso de RapeLay está más que justificada. El objetivo del juego es violar a una madre y a sus dos hijas, una de las cuales es claramente menor de edad. Como es lógico, semejante burrada sólo podría haberse perpetrado en Japón. Se ganó inmediatamente las antipatías de gente lo bastante importante como para ser censurado por esto en Argentina, Grecia y Nueva Zelanda.

Bully, perjudicial para adolescentes

Después de la glorificación excesiva de la vida criminal de Grand Theft Auto y de la brutalidad sin tapujos de Manhunt cualquiera esperaría que los censores fuesen un poco más clementes con Bully. En el resto del mundo fue así, pero no en Brasil, donde se prohibió el juego por ser considerado "perjudicial para los adolescentes" al estar ambientado en un internado. Lo que se alegó para justificar la censura fue muestras de violencia y acoso en un entorno escolar.

La sanción sigue siendo efectiva a día de hoy, y se multa a quienes venden o poseen una copia de este título. También hay que tener en cuenta que, desde que se empezó a concienciar con el tema del bullying hace unos años, existe una cierta sensibilidad sobre el tema. Entendemos que desde Rockstar lo que quisieron, como siempre, fue provocar.

Y hasta aquí nuestro repaso a censuras muy sonadas en el mundo de los videojuegos¿Crees que nos hemos dejado alguna o que nos falta alguna? No dudes en decírnoslo en los comentarios.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?