Voldemort

Un criptógrafo anónimo que usa el pseudónimo del enemigo mortal de Harry Potter, Voldemort, dice haber encontrado una solución para dos de los mayores problemas de Bitcoin, y la comunidad que rodea la criptomoneda está empezando a tomárselo en serio. Hace relativamente poco tiempo que el protocolo de pago volvió a los titulares de los medios cuando Bitfinex anunció que habían sido hackeados y que 120.000 bitcoins habían sido robados. Al mismo tiempo que esto se sabía, otra persona publicaba de forma anónima un documento en Internet que describía un nuevo protocolo criptográfico con potencial para revolucionar la forma en que Bitcoin funciona, haciendo que sea más escalable y privado.

La comedia nunca termina. Las referencias a Harry Potter, al parecer, tampoco. Este nuevo protocolo ha recibido el nombre de Mimblewimble. ¿La razón? Escuchémoslo de la boca de Aquel Al Que No Nombramos:

Llamo a mi creación Mimblewimble porque se usa para evitar que la cadena de bloques divulgue la información del usuario.

Dicho de otra manera, se hace referencia a un hechizo que aparece en los libros que impide que un sujeto hable de un tema determinado. Esto significa que Voldemort -sea quien sea- quiere que la criptomoneda siga siendo anónima, por encima de todo.

El autor se hace llamar a sí mismo Tom Elvis Jedusor, nombre real del villano en la edición francesa de la saga. Para publicar el documento se usó un servicio oculto de Tor que ya no está online, lo que hace imposible saber dónde estaba alojado o por quién.

Lo que Mimblewimble puede significar para Bitcoin

Según podemos leer en Motherboard, para algunos especialistas en seguridad como Andrew Poelstra -un matemático de Blockstream, una empresa centrada en difundir el bitcoin a nivel comercial-, la identidad del autor es irrelevante. Para ellos el foco de atención entre investigadores y desarrolladores debería estar en las propuestas contenidas en el documento de Mimblewimble -que se puede consultar aquí- y en el impacto que pueden tener en el desarrollo de Bitcoin.

Cartel de Bitcoin en un comercioCartel de Bitcoin en un comercio

Mimblewimble y la escalabilidad

Uno de los principales asuntos que el documento toma en consideración es el problema de la escalabilidad. Bitcoin se ha convertido en víctima de su propio éxito, con un altísimo volumen de transacciones que el sistema apenas puede manejar. Esto ha derivado en dos problemas más pequeños: disensiones dentro de la propia comunidad y la imposibilidad de crear una hoja de ruta cohesiva con la que pueda estar de acuerdo una mayoría, de forma que se pueda sacar el bitcoin del mundo tecnológico e introducirlo en el mainstream.

Debido a la limitación de tamaño de los bloques de la cadena de Bitcoin, el sistema sólo puede procesar siete transacciones por segundo. Teniendo en cuenta que el sistema de Visa puede llegar a las 56.000 por segundo, esto da una idea de la gravedad del asunto. Si se quiere que Bitcoin llegue a estos niveles, algo debe cambiar. La comunidad ya ha pensado en posibles soluciones como Segregated Witness y Lighting Network.

Lo que Mimblewimble ofrece es una cadena de bloques alternativa, algo que podría soportar un tipo distinto de transacción de monedas. De hecho, este protocolo podría ser la solución ideal para manejar al mismo tiempo un gran número de operaciones con bitcoins.

Modelo físico de un bitcoinModelo físico de un bitcoin / Zach Copley editada con licencia CC BY-SA 2.0

Otro derivado de este asunto es que, si se quiere verificar un pago en bitcoins, es necesario descargar toda la cadena de bloques. Este elemento pesa unos 80 GB, que no es precisamente poco. Con Mimblewimble su tamaño se vería reducido drásticamente, ya que se podrían "encoger" múltiples transacciones en una única y sin perder ningún paso intermedio.

Mimblewimble quiere ofrecer más anonimato

Este es el segundo punto al que el documento se refiere, el feo asunto del anonimato. En nuestro artículo sobre Monero ya hablamos de que Bitcoin no es todo lo anónimo que debería ser, ya que está configurado de tal manera que gracias a la cadena de bloques se puede llegar a rastrear de dónde salió el dinero y a quién pertenece.

La propuesta de Mimblewimble pasa por unir distintas transacciones de forma que las compras individuales no puedan ser rastreadas fácilmente. Lo que Monero ofrece es diferente, ya que crea direcciones únicas para cada transacción -Bitcoin asigna una a cada cartera virtual-, con una clave de visionado privada que sólo permite que el receptor tenga acceso completo a la información de la operación.

Sobre el papel podría parecer que Bitcoin de nuevo va a encontrar una manera de acallar a los críticos y a la competencia, pero esto sería erróneo por lo que vamos a comentar a continuación.

Mimblewimble no es compatible con el código actual de Bitcoin

Ese es el gran problema de este protocolo: no es compatible con Bitcoin tal y como lo conocemos. Según se recoge, sería muy difícil integrarlo en Bitcoin debido a que no hay direcciones, balances o scripts. Por ahora Mimblewimble no pasaría de ser una característica experimental.

Con lo que, si no es compatible con el núcleo actual, ¿cómo puede ayudar a mejorar a Bitcoin, entonces? La solución para el ya citado Andrew Poelstra pasa por implementarlo como una cadena paralela a la blockhain. De esta manera se debería poder mover moneda a Mimblewimble, usarla y recuperarla si es necesario pagar en algo que no sea compatible con él.

De esta manera, el protocolo trabajaría junto con Bitcoin como un sistema de funcionalidad baja, alta escalabilidad y privacidad para transacciones más simples. Esto podría ser especialmente interesante para negocios que quieran usar la criptomoneda pero se resistan debido a las complicaciones que rodean la verificación de operaciones, entre otras cosas.

No hay duda de que Mimblewimble es una proposición inteligente, pero hará falta consenso para que pueda llegar a ser realmente útil.

Kevin Dooley editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?