drogas y jeringuilla

Quienes vivimos a diario en el salvaje mundo de Internet sabemos más que sobradamente que, aunque la red tiene una cara luminosa que puede ser —y de hecho lo es— genial para compartir información y adquirir conocimientos de todo tipo, existe un submundo tan amplio como oscuro en lo más profundo de sus entrañas. En este subterráneo de la red se puede encontrar material informativo como puede ser, por ejemplo, el sitio de noticias ProPublica. Aquí, sin embargo, también se puede contratar hackers a sueldo que atacarán objetivos bajo demanda, pasando por trata de blancas, pornografía infantil y otras cosas turbias que no vale la pena mencionar aquí. Es lo que se conoce como Dark Web, que en ocasiones se confunde con la Deep Web.

En esta Dark Web también se encuentran grandes mercados negros de sustancias ilegales. Según un artículo publicado en Motherboard, durante el último año y lo que llevamos de este un mayor número de consumidores compra drogas a través de la Dark Web.

Tal y como veremos más adelante, a pesar de que los grandes mercados negros de la Dark Web han ido entrando en decadencia y de que la presencia de las autoridades en la parte más oscura de Internet es cada vez mayor, los usuarios no dudan en recurrir a ellos para conseguir las sustancias que consumen habitualmente.

Estos son los números de la compra de drogas en la Dark Web

Según una encuesta conducida por el Global Drug Survey, más de ocho mil personas de un total de 101.313 usuarios que respondieron a la encuesta dijeron que habían usado la Dark Web para comprar drogas. Esto supone un aumento de tres mil personas con respecto a 2015 y de seis mil con respecto a 2014, según Mónica Barratt, investigadora en el National Drug and Alcohol Research Centre de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

Otros hallazgos que ha hecho la encuesta muestran que una gran porción de estos usuarios no compran las drogas ellos mismos. Muchos no se atreven a adentrarse por sí mismos en el submundo de los mercados negros de la Dark Web. Estos consumidores no tienen siquiera Tor en sus ordenadores, sino que piden a otras personas que lo hagan por ellos.

Según Barrat “un 41% de todo ese grupo nunca ha ido a los mercados por sí mismo”. La investigadora explicó que, de forma muy anecdótica, las compras se hacen en grupo en ocasiones. De esta manera una persona se ocupa única y exclusivamente de la parte técnica de la compra de drogas. La mayoría de los usuarios tenían un mercado predilecto y siempre compraban ahí.

El cannabis y el MDMA siguen siendo las más demandadasEl cannabis y el MDMA siguen siendo las más demandadas

Los hallazgos del estudio

De acuerdo con los hallazgos realizados por el GDS, el MDMA y el cannabis son las drogas que más se compran en la Dark Web. Esto ya era común en otros estudios realizados por el mismo organismo que ya arrojaban resultados parecidos sobre lo que los consumidores compraban en este tipo de mercados. Además, los vendedores de sustancias de la Dark Web permiten que los usuarios puedan acceder a narcóticos a los que normalmente no podrían. Según Barrat, al menos “un 79% de los encuestados dijeron que probaron un estupefaciente por primera vez gracias a la Dark Web”.

Los encuestados por el GDS responden a un amplio espectro de preguntas con respecto a su uso de drogas, prácticas para conseguirlas e información demográfica. Esta aproximación, sin embargo, tiene sus limitaciones: es posible que quienes responden a la encuesta estén interesados en las drogas de alguna manera —ya sea mera curiosidad o como consumidores—, con lo que los resultados no son representativos de un país ni de toda su población.

Lo que sí hace este estudio es ofrecer un un vistazo a los hábitos de los consumidores en lo que se refiere al uso de drogas. Según Barratt, gracias a que el GDS “recluta a poblaciones más jóvenes e implicadas con el consumo de drogas” pueden identificar “tendencias emergentes de consumo de ciertas drogas” antes de que lleguen al público general. Lo que parece bastante claro es que los usuarios seguirán usando la Dark Web para conseguir narcóticos.

Los mercados negros de la Dark Web, un entorno inestable

Algo que señala el estudio del GDS es la enorme inestabilidad de los mercados negros de Internet. En un artículo publicado aquí mismo hablamos ya del auge y caída de los grandes de Tor, si bien en aquel momento nos referíamos a la compra de armas ilegales y destacábamos la dificultad para quienes querían conseguirlas a través de la Dark Web.

A la hora de conseguir drogas en un mercado negro de la red existían muchas opciones, con Silk Road como la más famosa. El cierre de esta web por parte de las autoridades federales estadounidenses ha sido uno de los golpes más duros que se les han asestado a este tipo de tiendas del submundo de Internet. Se dice que se ha reencarnado dentro de I2P.

El siguiente en caer fue Agora, que llegó a eclipsar a Silk Road en popularidad y que ofrecía básicamente los mismos servicios. También se dice que podrían estar migrando sus servidores a I2P después de encontrar actividad sospechosa en ellos. El testigo de Agora lo recogió Nucleus, que acabó claudicando en abril de este año según se publicó en Deep.Dot.Web.

Sin embargo, la inestabilidad de este tipo de mercados no sólo viene determinada por la facilidad con la que pueden aparecer y desaparecer. En ocasiones se trata de timadores que absorben fortunas en bitcoins y que después desaparecen. Es el caso de mercados negros como Evolution y Sheep, cuyos moderadores llegaron a estar amenazados de muerte.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?