Parodia de la piratería musical

Puede que Aurous no sea el monstruo que la RIAA dice que es. Si sigues habitualmente nuestra web, ya sabrás que Aurous necesitó de sólo cuatro días de vida antes de recibir las primeras demandas de las grandes compañías discográficas. A este programa se le ha denominado, quizás injustamente, el “Popcorn Time de la música”, y quizá entre acciones legales y opiniones del público a su fundador no le ha quedado más remedio que avenirse a hablar abiertamente y llamar a las cosas por su nombre, siempre según su visión.

Hoy hemos sabido que en Digital Music News han recogido un testimonio de Andrew Sampson, el fundador de Aurous, en una declaración jurada en el Juzgado del Distrito del Distrito Sur de Florida. En él, el programador de 20 años describe algo mucho menos amenazador que ese “Popcorn Time de la música” del que todo el mundo habla, señalando que, al menos que él sepa, no se ha violado una sola ley de copyright en el programa.

La declaración de Sampson

En la declaración jurada que el fundador de Aurous ha tenido que remitir al juzgado, asegura que lleva programando desde los 11 años, y que, efectivamente, está a cargo de Aurous y de su desarrollo. Uno de los puntos que Sampson ha querido dejar más claros es que su objetivo con Aurous es crear “una forma de unificar servicios de reproducción como YouTube, SoundCloud y Spotify”. La idea es utilizar contenido existente de plataformas que ya se conocen y de donde los usuarios tienen cuentas para que todo el contenido pueda estar en el mismo sitio.

Según Sampson, las acusaciones de la industria discográfica que hacen que Aurous parezca “un único sitio pirata” que al parecer sigue el modelo de un sitio pirata ruso conocido como Pleer. Según sampson, “la caracterización de lo contrario, de un sólo sitio web, no sólo está totalmente infundada sino que es contraria a toda la función y el propósito de Aurous Group en primer lugar”.

Se intenta criminalizar Aurous como a las redes P2PSe intenta criminalizar Aurous como a las redes P2P / Txopi editada con licencia CC 2.0

Con respecto a las acusaciones de usar servicios como MP3Skull y MP3WithMe, Sampson dice que si los “expertos” de la acusación llegaron a esa conclusión fue por realizar un proceso de ingeniería inversa sobre Aurous. También, según Sampson, estos “expertos” estarían equivocados: MP3Skull nunca se utilizó fuera de un entorno de pruebas debido a que en Aurous sospechaban que infringía los derechos de autor, y con MP3WithMe pasó lo mismo. Según el creador del programa, “sólo es código muerto que se dejó en la aplicación y que nunca podría ser utilizado por el usuario”.

"No tengo conocimiento de que ninguna búsqueda realizada en Aurous haya violado los derechos de autor de los demandantes. Aurous no ha recibido ninguna petición de la DMCA hasta la fecha." (Andrew Sampson)

Sampson insiste en que Aurous no tiene nada que ver con Grooveshark o Napster en sus inicios, debido a que actúa “como un motor de búsqueda” y que además “no usa las tecnologías del P2P/BitTorrent para servir música”. Según su creador, Aurous es “un apretón de manos entre la web de terceros en la que se busca y el usuario”. Precisamente en este punto ha querido hacer hincapié, ya que ha intentado dejar muy claro que “Aurous no tiene contro sobre lo que los usuarios buscan”. Lo único que en teoría hace el programa es conectarse a esas webs de terceros sin que esas peticiones de búsqueda pasen por los servidores de la aplicación.

Por último, Sampson ha querido dejar claro que los medios que utiliza son páginas que los demandantes usan para promocionarse, con lo que no existiría un incumplimiento de la ley.

Soundcloud es una de las páginas usadas por los demandantes para promocionarseSoundcloud es una de las páginas usadas por los demandantes para promocionarse / Eric Wahlforss editada con licencia CC 2.0

Lo que supone la demanda

Andrew Sampson ha comentado que a nivel personal esta demanda ha supuesto el desembolso de miles de dólares de forma personal —de su propio bolsillo—, mientras que Aurous contó con una inversión de 3 millones de dólares por parte de un inversor que evaluó la compañía, pero que ese dinero se empleó única y exclusivamente en el desarrollo del programa.

También ha querido dejar claro que Aurous no alienta a infringir la ley, sino que simplemente se trata de un “reproductor de reproductores” que permite alojar todas las cuentas de usuario de los distintos servicios en un único sitio.

Como puntilla final, y quizá como pequeño triunfo personal para él, Sampson ha declarado que incluso artistas pertenecientes a las plantillas de las discográficas demandantes ha contactado a Aurous para que distribuya su música —imaginamos que Taylor Swift no—. Veremos en qué acaba este nuevo culebrón.

Gary Denham editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?