chico navegando por internet

Existen muchas opciones para anonimizar la conexión de los usuarios en Internet. Algunas de ellas pasan por utilizar redes privadas virtuales o proxies, pero una de las más aceptadas dentro de la comunidad internauta es el proyecto Tor. Para quienes no lo conozcan, podemos decir grosso modo que Tor es una red que redirige las conexiones de los usuarios a través de servidores repartidos por todo el mundo, de forma que sea muy difícil rastrear la localización exacta de una dirección IP. Hoy por hoy es la solución de anonimato más “fácil” de utilizar para navegar por Internet, ya que basta con usar el navegador de Tor para ello.

Los responsables del Tor Project suelen ser muy protectores con respecto a su imagen pública. La organización suele enfrentarse a ataques regulares —y en muchos casos sin base para ello— sobre las motivaciones de quienes los financian, aunque de forma más específica se critica su dependencia de dinero que proviene del gobierno de Estados Unidos.

Según se ha publicado en Motherboard, la situación de las relaciones públicas de Tor se habría vuelto todavía más delicada después de que viesen la luz logs de un chat interno del proyecto. En él se puede observar cómo los responsables de la red de anonimato discuten sobre la contratación de un exoficial de la CIA y sobre cómo afectará eso a la imagen pública y la seguridad de los familiares de los activistas pro-privacidad.

Cuando el activismo de Tor dio la espalda a la CIA

Los logs que se han publicado muestran cómo Tor queda entre la espada y la pared: una parte del proyecto quiere desarrollar y tener más y mejores contactos con el gobierno si creen que puede beneficiarles, y otra que cree que la adhesión de un exoficial de la Inteligencia estadounidense les perjudicará mucho a nivel público.

El log comienza diciendo que se trata de una conversación registrada el 10 de noviembre de 2014, que según se recoge es totalmente legítima. El sitio web de filtración y archivo Cryptome compartió el Twitter los logs, que se pueden consultar en Pastebin desde el 29 de agosto del pasado año.

“Probablemente no sea buena idea filtrar este log a nadie, pero la transparencia en este asunto es esencial. Nos dirigimos a una “búsqueda espiritual” como resultado del último hilo de mensajes y probablemente será un proceso absorbente”, podemos leer en el log. No se conoce el autor del mismo de forma oficial, aunque Jacob Appelbaum —que dejó Tor Project después de una serie de acusaciones de acoso sexual— dice al final de la transcripción que pretendía registrarla.

DaveC1, el posible enemigo en casa

El tema principal de la charla que se mantiene se centra en si contratar o no a un tal DaveC1, un supuesto exagente de la CIA que fue llevado ante los responsables de Tor Project que ya sabían de su afiliación anterior. Lo que esta persona podía traer consigo, según sus propias palabras, una mejor comprensión del proceso de toma de decisiones del personal gubernamental con respecto a Tor.

Sin embargo, lo que más ha preocupado a muchos miembros del proyecto es el daño potencial a la imagen pública que todo esto puede hacerles. En las conversaciones podemos leer lo siguiente:

Tengo curiosidad, ¿cómo imagináis a un exagente de la CIA dentro de Tor Project siendo bueno para su imagen pública? Me preocupa que vayamos a perder mucho apoyo público. (Runa Sandvik, investigadora de seguridad de Tor)

A esto DaveC1 respondía lo siguiente:

Bueno, hay múltiples audiencias con las que Tor debe hablar. Estáis muy familiarizados con los activistas que controlan los nodos y usan el software. Yo estoy más familiarizado con el proceso de toma de decisiones de los burócratas que debaten si seguir pagando o no las facturas de Tor. (DaveC1)

Más adelante, el exagente de la CIA da a entender que tiene cierta posición de autoridad después de escribir lo siguiente:

La gente ignorante dirá "oh, pero ahora no podrás seguir haciendo tu trabajo de mantener la seguridad del país". Estoy en una posición autoritaria muy inusual que me permite decir "em, eso son chorradas". (DaveC1)

Por supuesto, Tor hace frente de forma constante a la mala prensa. Muchos medios de comunicación, algunos oficiales de la Ley y críticos en general castigan la red por facilitar el movimiento de pornografía infantil y otros asuntos ilegales. Otros en cambio han usado el hecho de que Tor dependa financieramente de Estados Unidos para desconfiar abiertamente. Tener un antiguo agente de la CIA a bordo sólo serviría para avivar esos fuegos.

Un usuario del chat conocido como helix escribía lo siguiente:

Creo que fue increíblemente egoísta por tu parte unirte a Tor sabiendo que esto nos joderá en última instancia a nivel de imagen pública. Está bien que quieras hacer cosas buenas, pero la cantidad de confianza que destruirás es increíble. Si te importase algo Tor te habrías mantenido al margen. (helix)

Existía preocupación sobre si la información iba a acabar llegando el público. Esto podía ser a través de una filtración o haciendo que Tor Project quedase vinculado a la CIA, lo que podía derivar en un perjuicio físico real para las familias de los activistas que viven en países hostiles a Estados Unidos.

Según se recoge, DaveC1 acabó abandonando el proyecto poco después de solicitar su ingreso en Tor. Los responsables de la red de anonimato no han comentado nada al respecto.

Drunk Photographer editada con licencia CC BY-SA 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?