CurrentC: el primer enemigo de Apple Pay

Mientras que en Europa el pago sin contacto NFC se desarrolla poco a poco impulsado directamente por las empresas de tarjetas de crédito, en Estados Unidos son los gigantes Google y Apple con Google Wallet y Apple Pay respectivamente los que han empezado a difundir este tipo de pago. Por esta razón, la batalla por los futuros sistemas de pago habituales ha empezado a librarse con claros favoritos y las principales cadenas afectadas en Estados Unidos no han tardado en salir a defenderse.

Franquicias y grandes comercios contra Apple

La reacción por parte de las empresas americanas contra Apple Pay y Google Wallet no ha tardado en llegar. En septiembre, Best Buy y Walmart confirmaron al The Wall Street Journal que sus clientes no podrían utilizar Apple Pay en sus tiendas. Después, tras empezar a funcionar correctamente a principios de la semana pasada, la cadena de farmacias CVS decidió eliminar el método de pago por NFC para intentar contrarrestar el intento de Apple y de Google de monopolizar el mercado. Muchas otras cadenas han seguido el mismo ejemplo y ahora se han unido para desarrollar una plataforma de pago propia, CurrentC, para que los de Cupertino o los de Mountain View no lleguen a hacerse con el poder. Pero por una principal razón, sus beneficios.

La pérdida de beneficios siempre es el mejor incentivo

Algunas de las más grandes cadenas en Estados Unidos como 7-Eleven, Walmart, Best Buy o Kmart han unido sus fuerzas para desarrollar y apoyar un sistema de pago propio que no necesitaría el uso de tarjetas de crédito ni de chip NFC : CurrentC. Este nuevo sistema funciona mediante una tecnología ni moderna ni exitosa, el código QR, usado para formalizar transacciones con pago directo a la cuenta corriente del cliente, sin pasar por ninguna entidad bancaria intermediaria. Además, estas cadenas pretenden crear promociones y ofertas exclusivas para que los clientes paguen con la aplicación de CurrentC desde smartphones Android o iOS y así evitar el uso de tarjetas de crédito.

Está claro que las cadenas no se están tomando tantas molestias por comodidad de sus clientes sino porque tanto el sistema NFC que Apple está intentando normalizar como el pago mediante tarjeta de crédito conlleva entre un 2 y un 3% de comisión que sale directamente de sus márgenes de beneficio. La guerra por los métodos de pago está abierta pero por el momento una tecnología totalmente nueva como el NFC tiene muchas más posibilidades que una tecnología obsoleta que nunca ha funcionado como el código QR.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?