Soldados del ejército mexicano

¿Has jugado alguna vez a cualquier título de la saga Modern Warfare? Si es así, ya conoces los inmensos riesgos de combatir en una ciudad. Las tácticas de guerra urbanas implican una reorganización táctica a todos los niveles. No se combate igual entre edificios que en campo abierto. Los propios edificios y la presencia de población civil complican muchísimo el combate, máxime cuando algunos civiles pueden intentar defender su hogar de los atacantes. Las estructuras de las ciudades implican menos libertad de movimiento para las tropas y más riesgo para sus avances, ya que ofrecen mucha facilidad para colocar trampas, explosivos y francotiradores.

Según hemos podido conocer gracias a Tech Insider, los investigadores de DARPA han encontrado una forma de que los soldados sepan exactamente a qué se van a enfrentar antes de entrar en un edificio o dar un paso para cruzar una calle. Esta tecnología podría estar activa en los próximos años, y se conoce como VirtualEye.

VirtualEye mapea entornos en tiempo real

Según se ha publicado, VirtualEye utiliza dos cámaras para crear una reconstrucción en tres dimensiones. Estas cámaras serían pequeñas, ligeras y fácilmente portables. Un soldado de la unidad podría intentar colar dos cámaras en un edificio, o lanzarlas a un cruce de calles para revelar posibles escondites y puntos de emboscada. Las imágenes se transmitirían posteriormente a un portátil o una tablet. Para que se pueda tener una visión anticipada de toda la situación de combate, los soldados utilizarían un controlador que les permitiría "moverse" por las escenas captadas por las cámaras sin tener que estar físicamente en ellas. De llegar al final al ejército, esta tecnología ayudaría a reducir la desigualdad en combate

VirtualEye es un proyecto que nace de un programa de DARPA para crear procesadores de ordenador más eficientes. Los ingenieros de la agencia colaboraron con NVIDIA, con lo que encontraron un ejemplo perfecto de cómo de eficiente puede ser un procesador contenido en un recipiente lo bastante pequeño como para que lo lleve un soldado encima. Según se recoge, esto podría ser una gran diferencia en el campo de batalla.

Este invento evitaría que los soldados entrasen en habitaciones cerradas con un riesgo absoluto, ya que gracias a VirtualEye podrían tener un mapa 3D detallado de la estancia en tiempo real.

Memorial a los soldados caídos en la Guerra de VietnamMemorial a los soldados caídos en la Guerra de Vietnam

Mapas en 3D y coches autónomos: la vida del soldado es lo primero

VirtualEye sólo representa el último movimiento de DARPA a la hora de proteger a soldados usando la tecnología. Hace poco tiempo que empezaron a dar pasos para desarrollar coches autónomos según se publicó en Tech.Mic.

Hoy en día el tema de los coches autónomos cada vez está más en boga en entornos civiles, de modo que desde la agencia pensaron "¿por qué no hacemos algo así para nuestro ejército?". Por esa misma razón otorgaron contratos a 8 instituciones para que empezasen a trabajar en vehículos militares autónomos.

Lo que buscan desde DARPA son coches que primen la movilidad sobre la durabilidad. Se ha pedido a los investigadores que se centren en desarrollar máquinas que puedan esquivar el fuego enemigo, lo que significa que deberán ser muy ligeros, capaces de operar en terrenos difíciles y muy responsivos a factores del entorno. A continuación se puede ver una simulación de lo que DARPA anda buscando:

Los otros tres campos de investigación en los que avanza la guerra

Además del mapeado de entornos urbanos en 3D y en tiempo real y de los coches autónomos, la guerra tiene abiertas actualmente al menos otras tres vías de investigación: la robótica, la realidad aumentada y la psicología.

Los robots podrían ser la próxima generación de soldados tal y como se recoge en medios internacionales como Cromo, ya que el objetivo de las fuerzas armadas actualmente pasa por reducir la cantidad de vidas humanas en riesgo al mínimo posible. Algunos de ellos como el Schaft se pueden mover con soltura por zonas de riesgo, mientras que otros como el LS3 se utilizan para llevar cargas pesadas sin agotar a las tropas en misiones a pie.

La realidad aumentada es el segundo punto que interesa a los ejércitos. Su máximo exponente lo podemos encontrar en el casco Striker II desarrollado por BAE Systems, que mezcla las cualidades de Oculus Rift y Google Glass. Puede proyectar en tiempo real datos útiles que ayudan a la navegación aérea en el casco del piloto.

El último campo de investigación comprende tratar los efectos psicológicos de la guerra en quienes la sobreviven. DARPA es la responsable de un proyecto para crear una prótesis de la memoria, según podemos leer en Spectrum. La idea es crear un estimulador de la memoria con el que se pueda restaurar los recuerdos de soldados y pacientes neurológicos.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?