Muchos teléfonos baratos fabricados en Asia podrían estar infectados con DeathRing

Muchas veces nos quejamos del software que viene preinstalado en nuestros teléfonos, ya que la mayoría de veces no sirve para absolutamente nada más que ocupar un espacio innecesario. Pero ahora la queja podría ser con más razón que nunca.

Los expertos en seguridad de la empresa Lookout aseguran que han descubierto un nuevo malware que viene preinstalado en terminales de bajo coste fabricados en China y otros países del continente asiático.

El malware, de origen chino y conocido como DeathRing, se disfraza de tono de llamada, de ahí su nombre, pero en realidad descarga SMS y WAP al teléfono de la víctima desde un servidor, lo que ayuda a hackers a hacerse con los datos personales del usuario mediante mensajes de texto falsos.

El malware en sí, que se activa tras cinco reinicios del dispositivo móvil, es imposible de desinstalar ya que viene precargado en el directorio del sistema operativo.

Teléfonos buenos, bonitos, baratos... pero poco seguros

DeathRing sería el segundo caso de malware de estas características que se detecta este año. La misma empresa de seguridad ya alertó sobre la presencia del software MouaBad, de las mismas características y que también apareció preinstalado en muchos smartphones de gama baja fabricados en el sudeste asiático.

Hasta ahora se ha encontrado el malware en modelos fabricados por Samsung, Karbonn y otros dispositivos que han adoptado el estándar Android One, tan populares en países en vías de desarrollo.

Según los expertos de seguridad a los que se les ha consultado, la única explicación para la presencia de este tipo de troyano en estos dispositivos es que el autor del mismo se haya infiltrado en la cadena de suministro:

Los autores del malware están flasheando sus variantes en el firmware de los dispositivos que se venden al consumidor. Este es un modelo de distribución singular pero arriesgado, probablemente ejecutado por alguien que se ha colado en la cadena de distribución.

Ahora que ya se sabe, hay que tener cuidado con adquirir teléfonos de bajo coste fabricados en Asia. A veces lo barato acaba saliendo caro. 

Cory Doctorow editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?