Diseño de Bloom, el ganador de Electrolux Design Lab 2015

La famosa marca de electrodomésticos Electrolux ha otorgado los premios Electrolux Design Lab 2015. Un concurso que ha atraído a estudiantes de ingeniería de todo el mundo que han tenido que ingeniárselas para cumplir con el lema "Healthy Happy Kids", Niños sanos y felices, y crear diseños sostenibles y capaces de mejorar el estilo de vida de los más pequeños, siempre de una forma saludable. El resultado es lo bastante impresionante como para demostrar que el avance de la tecnología está lejos de dejar de sorprendernos.

A continuación vamos a mostrar y a explicar de qué trata cada uno de los proyectos finalistas del concurso y el gran ganador.

Bloom, el ganador de Electrolux Design Lab 2015

Bloom se presenta como la caldera más eficiente del mundo. Se trata de un dispositivo que recicla vapor de agua capturándolo en tres vainas separadas. Así, los niños pueden utilizarlo para cocinar, purificar el aire y esterilizar productos al mismo tiempo mediante una aplicación especializada. Además ha sido diseñada para ser totalmente segura para ellos y fácil de usar. El Director de Innovación en Diseño de Electrolux afirma lo siguiente sobre el diseño:

Me gusta la forma en que este concepto trata de vincular la educación y el entretenimiento digital con el aspecto físico de cocinar alimentos.

El premio de Jordan, su creador, es de 10.000€ y seis meses de prácticas remuneradas en el Centro de Diseño de Electrolux Global. Aun así, Bloom no es el único proyecto ingenioso. El resto de finalistas también son dignos de mención.

Air Shield

Air Shield, un cochecito de bebé inteligente, quedó en segundo lugar. Este cochecito 2.0 filtra y purifica el aire del ambiente para proteger al bebé de la contaminación, el ruido y los rayos UV mediante un cristal. Dominykas Budinas se inspiró de los que coches no utilizan el aire del exterior cuando no es necesario y añadió un micrófono para que los padres tuviesen la posibilidad de comunicarse con el bebé sin abrir el cochecito.

Q.H[Quadruple H]

El coreano Jeongbin Seo imaginó un dispositivo totalmente innovador para llevarse el tercer premio. Parece un simple Hulahop pero es mucho más que eso: purifica el aire a través de las entradas lateral del aro. Los niños podrán jugar de una manera saludable y disfrutar de su otra función, la posibilidad de generar hologramas que proyectar sobre la pared mediante un sistema de carga inalámbrica.

Voris

El robot que enseña a los niños la importancia de cuidar de su ropa. Sí, lo han leído bien. Este pequeño dispositivo de aspecto simpático y ojos ultravioletas que Martha Fabiola García Bustos ha diseñado inspirándose en la gran imaginación de los niños, limpia la ropa que ya se ha usado pero que todavía no necesita lavadora mediante un sistema de circulación de aire que mantiene la ropa fresca y con olor a limpio. Así los niños tendrán un aliciente para no dejar la ropa en el suelo y verán las prendas salir limpias en una divertida bandeja, la lengua Voris.

Future Classroom

El cuarto finalista presentaba un ambicioso proyecto educativo basado en la sostenibilidad y la producción de alimentos. El diseño de su aula Future Classroom muestra una cocina en la que los estudiantes podrían cultivar frutas y verduras mediante una técnica de cultivo por acuaponía que combina los métodos de la hidroponía con la acuicultura para producir cultivos orgánicos extraordinariamente eficientes con una bomba capaz de regular el agua entre el cultivo y el acuario. Además, incluye una área para cocinar, un lavabo y una pantalla táctil que conecta todas las áreas del dispositivo.

Plato

Plato, Platón en español, es un conjunto de cinco robots diferentes que pretenden facilitar el trabajo de los padres a la hora de cuidar a sus hijos:

  • Octa, es un monitor de vídeo bebé robótico que se mueve alrededor de la habitación y brilla en la oscuridad.
  • Doco, un juguete inflable que enseña al niño a descubrir el mundo a través del tacto.
  • Cuon, un guarda que vigila al niño tanto en casa como en la calle.
  • Tetra, un dispositivo capaz de esterilizar utensilios de cocina.
  • Ico, una bañera para bebés reinventada capaz de filtrar el agua, proteger al bebé y hacer que se encuentre más cómodo.

Este tipo de concursos y competiciones, de las que existen decenas, son necesarios para desarrollar tecnología más allá de la informática de consumo. Además, no sólo sirven para descubrir talentos de la ingeniería sino que consiguen enfocar conceptos clásicos desde un punto de vista tecnológico nuevo.

Es cierto que la mayoría de estas ideas no llegan a materializarse en dispositivos reales de venta al público pero sí que acaban siendo puntos de partida para desarrollos posteriores más grandes.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?