Fármacos genéricos presentados en diferentes formatos

Los drones son el juguete tecnológico del siglo XXI y cada día estos cacharros se están haciendo más populares. Estos vehículos aéreos no tripulados sirven para un sinfín de propósitos, desde tomar fotos o grabar vídeos aéreos espectaculares hasta para fines militares, y últimamente grandes compañías como Amazon o Google ya están testeando la posibilidad entregar paquetes mediante estos pequeños gadgets voladores.

Pero este sábado 27 de junio, no serán los pedidos de Amazon ni de Google los paquetes que transporten los drones protagonistas de esta historia, sino varios lotes de fármacos abortivos, concretamente mifepristona y misoprostol, que se dejarán caer sobre la ciudad polaca de Slubice, en un intento de combatir las restrictivas leyes reproductivas en vigor en de este país.

El dron abortivo que entregará los fármacos en PoloniaEl dron abortivo que entregará los fármacos en Polonia

Los drones en cuestión, de unos 5 kilos de peso, despegarán de la ciudad alemana de Frankfurt an der Oder a escasos cientos de metros de Slubice y justo al otro lado del río Oder. El procedimiento cumplirá con toda la legislación internacional sobre el manejo de drones, y al no tratarse de un vuelo comercial y debido a que los drones siempre estarán a la vista de las personas que los manejan, no requerirá de ningún permiso más.

Lee también: Cómo volar un dron y no morir en el intento

Women on Waves cambia las olas por las nubes

Todo forma parte de una iniciativa creada por Women on Waves, la asociación holandesa defensora del aborto creada en 1999 por la médico Rebecca Gomperts, con la intención de facilitar métodos abortivos no quirúrgicos a mujeres en países muy restrictivos con este tema. Esta asociación, conocida por practicar intervenciones abortivas en aguas internacionales, parece haberse modernizado, por lo menos para esta ocasión, cambiando el mar por el aire.

Según Women on Waves, Polonia es uno de los países europeos más restrictivos en el tema de abortos, junto a Irlanda y Malta, y esta práctica sólo está permitida en el caso de violación o incesto, con peligro para la madre o complicaciones en el desarrollo del feto. A pesar de que se ha intentado cambiar las leyes polacas a este respecto, el último intento fue tachado de anticonstitucional por el Tribunal Constitucional de Polonia en 1997.

Siempre según las estimaciones de esta asociación, en Polonia, un país con cerca de 40 millones de habitantes, oficialmente sólo se practican unos 700 abortos al año, pero se cree que se llevan a cabo cerca de 50.000 de manera clandestina, una cifra que podría ser mucho mayor teniendo en cuenta la escasa educación sexual y deficiente acceso a métodos anticonceptivos en este país.

Los dos medicamentos entregados por los drones, mifepristona y misoprostol, son legales en la mayoría de países europeos, aunque no sea el caso de Polonia, y llevan desde 2005 en la lista de fármacos esenciales de la OMS. Ambos se pueden emplear para interrumpir embarazos inferiores a las 9 semanas. Y cabe decir que, aunque el aborto sea ilegal en Polonia, no existe ninguna pena contra las mujeres que se sometan a abortos.

Suponiendo que estos drones lleguen a su destino sin problemas (ya hemos leído multitud de historias sobre drones derribados a balazos), no será el fin del problema en Polonia, pero por lo menos un reducido número de mujeres tendrá otra opción más a valorar a la hora de decidir el futuro de su embarazo.

e-Magine Art editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Otros relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?