Internet monumento

Internet lleva siendo un mundo libre a medias desde que empezó a existir. Estados Unidos ha sido el supervisor del ICANN —y por tanto de Internet— hasta ahora, con lo que hasta cierto punto los “amos del mundo libre” también lo eran del “mundo auténticamente libre”. Esto ahora podría cambiar, ya que el gobierno estadounidense estaría preparándose para ceder la supervisión de Internet a la comunidad online. Este hecho está generando opiniones polarizadas que van mucho más allá del campo de la tecnología, como veremos más adelante. En cualquier caso, los distintos consorcios de la red parecen haber recibido la noticia con buena disposición.

Según podemos leer en Phys.org, el asistente del secretario para comunicaciones e información del Departamento de Comercio estadounidense, Lawrence Strickling, dijo que la propuesta del ICANN “coincide con los criterios del gobierno”. Lo que se pretende con este plan es mantener la gobernabilidad de Internet repartida en un modelo en el que múltiples partes tomarán partido en el, con lo que se sacaría al gobierno de cualquier país del control de la red.

La supervisión del ICANN por parte de las autoridades norteamericanas había irritado a otros gobiernos, ya que según se recoge se utilizaba para que la Casa Blanca y sus agencias ganasen un control mayor de Internet. El objetivo final de este plan es “preservar un Internet abierto y libre”.

Ceder el control para bloquear la fragmentación

Ya comentamos en un artículo sobre las principales amenazas de Internet que una de las mayores era la fragmentación de la red. En otras palabras, que cada país crease una especie de “Internet alternativo”. La propuesta de que Estados Unidos abandone la supervisión del ICANN se ha fraguado durante dos años y ha contado con el respaldo de empresas, instituciones académicas, gobiernos y fue respaldado por el propio ICANN el pasado mes de marzo.

Lo que se hizo una vez se tuvo claro el nuevo sistema que seguiría Internet fue probarlo en paralelo con el existente para ver si funcionaba a nivel práctico. Según se recoge, no sólo funcionó sino que no afectará a los usuarios a la hora de interactuar online. Lo que sí hará es devolver la supervisión del sistema de direcciones al propio ICANN, junto con una serie de comprobaciones y balances que impedirán que ninguna otra entidad ejerza control sobre Internet.

Desde el ICANN se dice que “la supervisión del gobierno estadounidense es simbólica y se remonta a la creación de Internet”, pero que el nuevo modelo de gobernabilidad ayudará a instaurar un mayor grado de confianza en todo el mundo con respecto a la independencia de Internet. Si todo va según lo previsto, el contrato entre la Casa Blanca y el ICANN terminará el próximo 30 de diciembre.

A Ted Cruz le gusta tener control sobre Internet

A pesar de que hace tiempo que se espera que la NTIA —el organismo gubernamental que tiene presencia en el ICANN— deje de ejercer control sobre los servidores DNS de Internet y de que los distintos consorcios de Internet lo hayan recibido con entusiasmo, no todo el mundo está contento con esta medida.

Los políticos del lado conservador del espectro consideran que con ella lo que se está haciendo es permitir a gobiernos extranjeros que se involucren en el control de Internet. Por ponernos en sus propios términos, dichos políticos consideran que el gobierno está “regalando” el gobierno de Internet.

Edificio del ICANN en Los ÁngelesEdificio del ICANN en Los Ángeles / Вени Марковски editada con licencia CC BY-SA 2.0

Es por esto que desde el gobierno estadounidense se ha impulsado una ley llamada Protecting Internet Freedom Act que, según su propio texto, “evitará que la administración Obama regale Internet a una organización global que permitirá a más de 160 gobiernos tener influencia en la gestión y en la operación de Internet”. Este texto ha sido escrito por la oficina del co-patrocinador de la ley, el senador Ted Cruz.

La administración Obama está a sólo unos meses de decidir si el gobierno de Estados Unidos continuará supervisando las principales funciones de internet y lo protegerá de regímenes autoritarios que lo ven como una forma de aumentar su influencia y suprimir la libertad de expresión. Este asunto es una amenaza a nuestras libertades personales y a nuestra seguridad nacional. Debemos actuar firmemente para proteger Internet y el tremendo motor del crecimiento económico y la oportunidad en la que se ha convertido, e insto a mis colegas a que hagan lo mismo. (Ted Cruz, senador estadounidense)

En su discurso el senador republicano cita a personajes como Vladimir Putin o el presidente de China como “personajes que no deben tener el control de Internet” ni poder influir en su gobernabilidad. Por ahora parece que aunque las voces del descontento se dejan sentir, su mensaje no cuaja. Veremos qué pasa de aquí a unos meses.

Dr. Avishai Teicher editada con licencia CC 2.5

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?