El ataque a Sony desde dentro

El sainete geopolítico que hemos vivido durante el último mes del año que hoy acaba, que ha enfrentado a Estados Unidos con Corea del Norte, ha dado el giro que muchos analistas en seguridad venían apuntando.

La empresa Norse, especialista en seguridad informática, ha presentado un informe sobre el ataque a Sony Pictures que exime de responsabilidad al gobierno de Pyonyang y acusa a 6 personas entre los que se incluyen 2 ciudadanos de Estados Unidos.

En el momento más álgido del enfrentamiento entre los dos países, justo antes de que Corea sufriese la caída de la red, expertos en seguridad ponían en tela de juicio la versión oficial del FBI que acusaba directamente al régimen dictatorial asiático. Ahora se confirma que éste fue realizado desde dentro.

Vendetta

El móvil del ataque, al menos en origen, no ha sido en absoluto ideológico sino que se ha tratado simple y llanamente de una venganza por despido. Ni más ni menos que una exempleada de Sony experta en tecnología y que perdió su trabajo a causa de un expediente de regulación de empleo.

Tras una década trabajando para los estudios el mes de mayo pasado habría perdido su puesto de trabajo. Fue entonces cuando se empezó a gestar el ataque que tuvo lugar el pasado més de noviembre y que reveló datos muy sensibles sobre la estrategia de esta empresa. La tesis del FBI desde un principio fue señalar a Corea del Norte, ya que el motivo esgrimido por los hackers fue el estreno de The Interview, una película que satiriza el régimen tiránico de este estado.

Sin embargo, a medida que se iban conociendo nuevos datos sobre este ataque, muchos expertos afirmaban que no se podía haber ejecutado sin un amplio conocimiento de la estructura de seguridad de la empresa. De hecho hubo trabajadores que afirmaban que los puntos débiles explotados eran conocidos por muchos trabajadores y por la propia Sony.

La identidad de la exempleada, que no ha sido revelada, se ha descubierto mediante la investigación a empleados y exempleados. En su caso estuvo en el punto de mira por comentarios airados en redes sociales sobre despidos los despidos en Sony con los que se vio afectada.

Por ahora, a pesar del informe de Norse, el FBI continúa ciñéndose a la versión oficial. Es decir, que el ataque ha sido perpetrado por Corea del Norte. Y suponemos que así será hasta que, al menos, se demuestre que no hay relación alguna entre la extrabajadora y este país.

El prestigio de Hollywood por el suelo

Más allá de los millones de dólares en pérdidas que ha supuesto para Sony Pictures, el prestigio y credibilidad de Hollywood han quedado maltrechos. La decisión de no estrenar The Interview ha supuesto para mucha gente destacada de la industria una humillación frente al integrismo político que no entiende de libertades. Destacadas voces del cine, han protestado de manera explícita o irónica contra lo que se ha considerado una genuflexión de la industria.

Pero también hay quien ha arrimado el ascua a su sardina (y es que hay gente para todo), como el inefable Alejandro Cao de Benos que ejerce como agregado diplomático para Corea del Norte. Éste se ha felicitado en días recientes del daño infringido a la empresa.

En cualquier caso, si de algo ha servido todo esto, ha sido para demostrar que todavía hay muchas grandes corporaciones y organismos que no se toman totalmente en serio la seguridad de sus sistemas. También, de manera colateral, para comnvertir a The Interview en película de culto... aunque haya a quien no le ha gustado.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?