Calzoncillo de colores

Cuando alguien piensa en proteger su fertilidad no son pocos a los que les viene a la cabeza aquel invento ancestral del cinturón de castidad... bueno, igual yo soy el único que piensa en ello (aunque en realidad su objetivo no era exactamente el de proteger la fertilidad). Sea lo que sea, los tiempos han cambiado y a los peligros que acechan las capacidades reproductivas masculinas, como el pantalón vaquero pitillo, se ha sumado recientemente el de la radiación electromagnética.

A pesar de que hay mucha controversia al respecto por la cantidad de estudios científicos que apuntan en una dirección u otra, podemos estar seguros de que si nos detenemos a pensarlo no queremos un emisor de microondas cerca de nuestra masculinidad. Aun así llevamos alegremente nuestros teléfonos en el bolsillo del pantalón por simple comodidad. Menos mal que la moda evoluciona con el tiempo y hay quien piensa en nuestra futura descendencia: se llama Wireless Armour (muy cachondo el nombre).

Tu hombría protegida

Wireless Armour es una línea de ropa interior que podemos clasificar como tecnología wearable. No en vano proporciona un blindaje frente al (según el fabricante) 99,9% de las radiaciones electromagnéticas emitidas por dispositivos móviles como teléfonos u ordenadores.

Apoyándose en estudios que revelan la cada vez menor calidad del esperma masculino, sus diseñadores pensaron que había llegado la hora de proteger a las generaciones masculinas actuales. Pasamos todo el tiempo pegados a nuestros dispositivos móviles o en zonas de influencia de estos, por lo que en realidad se trata de asegurar la pervivencia de la especie humana.

También te puede interesar: YONO, el wearable que controla tu fertilidad

RadiaTex, la madre del cordero

Para poder tejer estas prendas de ropa protectoras se ha recurrido a un tejido de invención propia llamado RadiaTex. Éste cuenta con una malla de plata (muy poca debe ser, no os flipéis) que crea un escudo contra la radiación electromagnética... Precisamente porque la plata es un gran semiconductor y bloquea las ondas.

La plata está mezclada con algodón y el resultado es una tela flexible y de alta capacidad antimicrobiana (que es una de las propiedades del metal precioso). Además, como hemos podido observar en las fotos, no se trata de una línea de ropa interior que podríamos llamar... ¿soviética? ¿de España de postguerra? No, con ésta podría posar hasta David Beckham.

Si como hombre estás interesado en proteger aquello que más estimas (tu futura prole, no seas malpensado) o como media naranja del futuro padre de tus hijos quieres asegurar tu descendencia, puedes adquirir estos calzoncillos directamente en la web de Wireless Armour.

Eso sí, no esperes que te vendan el kilo de calzoncillo a 1 euro como en el bazar chino de debajo de tu casa. La protección tiene un precio, y si un Mercedes no cuesta lo mismo que un Dacia (por poner un ejemplo), por algo será: tienes diferentes modelos en varios colores a 24 y 35 libras, que al cambio de hoy con el Euro vienen a ser en torno a 33,84 y 49,46 euros respectivamente.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?