El juego de lucha de Paul Krugman

El economista estadounidense ganador del Premio Nobel de Economía del año 2008, Paul Krugman, se ha convertido en una de las voces más importantes del mundo en esta disciplina. Profesor en Princeton, ha escrito varios libros, cientos de artículos y más de 700 columnas para publicaciones como The New York Times, periódico que utiliza como altavoz para sus teorías económicas.

Teorías con las que suele atacar las doctrinas neoliberales y combatir a los que defienden y aplican políticas de austeridad, a los que considera responsables de los recortes presupuestarios en los gobiernos y, por ende, de la recesión. También ha atacado a los bancos centrales, muy lentos en acometer ajustes cuando la economía va mal pero increíblemente rápidos cuando ésta va bien.

Batalla de economistas

En Bloomberg Business han pensado que el asunto griego, ahora mismo de rutilante actualidad y sobre el que Krugman se ha pronunciado sin tapujos, es un buen motivo para hablar de economistas y, sobre todo, de cómo enfrentan sus teorías. Y qué mejor manera de hacerlo que a modo de arcade de recreativa tipo Streets of Rage y similares.

Lo que nos apena de Krugman Battle the Austerians es que en sí mismo no es un juego, porque todos sabemos lo que nos gustaría un título de acción protagonizado por un Premio Nobel de 74 años que reparte tobas a economistas de la austeridad a los que se enfrenta en peleas callejeras.

Está dividido en varios capítulos y en cada uno de ellos Krugman se enfrenta a distintas cargos de responsabilidad en gobiernos e instituciones a los que acusa del bloqueo que sufre la economía en la actualidad.

Per Jansson 'El Sadomonetarista'

Krugman acusó al Banco de Suecia con Per Jansson a la cabeza de sadomonetarismo por elevar los tipos de interés en 2010 y 2011. Él defiende que durante las crisis hay que implementar políticas monetarias "ultraexpansivas" con tipos de interés cero e impresión masiva de dinero para lograr altas tasas de inflación. En su opinión, Suecia iba a la deflación como en su día fue Japón.

Acostumbrado a criticar a bancos centrales de la zona Euro sin recibir respuesta esta vez fue Per Jansson, gobernador del banco estatal sueco, el que le respondió con un ¿Ha visto los datos de nuestra economía?. Pues vaya, finalmente el Banco de Suecia se vio obligado a retroceder en sus políticas reduciendo tipos de interés y comprando Bonos del Estado para reactivar la inflación. 1-0 para Krugman.

Krugman vs JanssonKrugman vs Jansson

In your face, Jeffrey Sachs

El profesor de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs, acusaba en una columna de The Guardian a Paul Krugman de haber fallado en sus predicciones económicas sobre crecimiento y empleo. La respuesta de Krugman fue clara: He estado aplicando a rajatabla principios de manual... si usted cree que no he sido honesto es que tiene un problema de comprensión lectora.

Krugman vs SachsKrugman vs Sachs

La ingenuidad política no contradice la economía

En diciembre de 2013 acusó al Canciller del Tesoro del Reino Unido, George Osborne, de aporrear la economía una y otra vez contra una pared, de manera que cuando el abuso se detiene cualquiera puede sentirse mejor. Un columnista del Daily Telegraph, Roger Bootle, lo acusó de ser políticamente ingenuo a lo que Krugman replicó que tal vez fuera ingenuo en política, pero que no estaba seguro cómo eso puede contradecir la economía.

Krugman vs OsborneKrugman vs Osborne

Krugman vs Alemania

Acusó a Alemania de atacar el crecimiento y el empleo de los vecinos del sur de la zona Euro. Georg Erber, del Instituto Alemán de Investigación Económica, replicó a nuestro héroe que sus propias investigaciones demostraban que el superávit comercial germano no se lograba a costa de los PIGS (qué majos estos ingleses con las siglas, ¿eh?) sino de Turquía e India, que no forman parte de la UE. Di que sí, Erber.

Krugman vs ErberKrugman vs Erber

No tengo tiempo para recoger cerezas

Benn Steil, economista en el Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York, acusa a Krugman de usar datos engañosos al sostener que la economía de Islandia había superado tras su colapso a las bálticas y a las de la UE gracias a una política independiente. Lo acusa de recoger cerezas de manera selectiva. Krugman replicó que escribiendo dos o tres artículos al día no tiene tiempo para recoger cerezas.

Krugman vs SteilKrugman vs Steil

Soy el vencedor

El combate llega a su fin y Krugman se proclama vencedor en una columna del 27 de abril en The Guardian: La ideología de la austeridad que ha dominado el discurso de las élites en los últimos 5 años se ha colapsado.

Krugman WinsKrugman Wins

Eso sí, seguimos echando de menos el juego de acción... Puedes echar tú mismo un vistazo a Krugman Battle the Austerans a continuación. Eso sí, puedes verlo o aquí, pero te recomendamos que vayas a la página original, donde podrás apreciar cómo han conseguido con un scroll vertical el efecto de desplazamiento horizontal.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?