Genomics, la API con la que Google podrá almacenar nuestro ADN

El gigante Google, tantas veces rodeado de polémica por su afán de almacenarlo todo, parece que lleva ya algunos meses rondando hospitales y universidades con el propósito de conseguir secuencias de ADN que archivar. Así es, no os encontraos ante el argumento de ninguna película de ciencia ficción, si no ante la última API de Google: Genomics. Un proyecto con un gran potencial que seguro dará mucho que hablar.

Genomics es una API de Google con la que permite acceso a la nube para almacenar, procesar y explorar secuencias de ADN con la misma tecnología de base de datos que indexa las webs y pistas de miles de millones de usuarios de Internet. Curiosamente, Genomics lleva en marcha desde el pasado mes de marzo y, a esta fecha de lanzamiento, le preceden 18 meses de investigación con científicos para conocer sus necesidades y pulir la API. Pero el proyecto de Google ha pasado desapercibido hasta hoy, cuando ha llamado la atención en la red.

Sin duda alguna, los científicos serán los que realmente puedan sacar partido a Genomics, ya que en la actualidad están limitados a lo que pueden hacer en sus laboratorios, y con Google Genómics podrán conectar y comparar los genomas por millares, y muy pronto por millones. Quizás nos encontremos ante la plataforma que impulsará los descubrimientos médicos de la próxima década.

David Glazer, el ingeniero de software que ha dirigido el proyecto, y anterior jefe de ingeniería de plataforma Google+, ha dicho al respecto:

Vimos a los biólogos pasar del estudio de un genoma, a millones a la vez [...] La oportunidad es la forma de aplicar los avances en la tecnología de datos para ayudar en esta transición.

Algunos científicos se mofan de Google, diciendo que los datos del genoma humano siguen siendo demasiado complejos como para que Google pueda ayudar. Mientras que otros como Atul Butte, experto en bioinformática en Stanford, afirma que ahora entiende "cómo las agencias de viajes se sintieron cuando vieron Expedia".

Google dice que ahora cobra cerca de 25 dólares al año para almacenar un genoma, y más por hacer cómputos sobre el mismo. Los datos en bruto de un genoma de una sola persona podrían ser de unos 100 gigabytes de tamaño, aunque una versión pulida del código genético de una persona es mucho más pequeña, menos de un gigabyte. Lo que supondrían tan solo 0.25 dólares por año. En lo referente a quién va a almacenar tal cantidad de datos, nos encontramos ante un punto de creciente competencia entre Amazon, Google, IBM y Microsoft.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?