El programa podría ayudar en la actual masificación de las cárceles de EE.UU

Estados Unidos es uno de los ejemplos paradigmáticos de esta problemática. Tiene en su haber a más de dos millones de personas encarceladas y los ciudadanos del país de las barras y estrellas gastan casi 40.000 millones al año en mantener y asegurar todo el sistema penitenciario. Pese a toda la importancia que tiene en el país americano, este tejido penitenciario no ha recibido todavía la atención tecnológica que merece, por lo menos hasta ahora. Estos avances en la informática en forma de inteligencia artificial podrían transformar los aspectos económicos y sociales de las cárceles y todo su sistema de la misma manera que lo hace en la economía de consumo.

Lynn Overmann, asesor de la Casa Blanca, ha insistido en que la ciencia y la tecnología se unieran para encontrar la manera de utilizar datos para acabar con uno de los mayores problemas del país, el encarcelamiento generalizado. Ha pedido, de esta manera, que se utilicen las tecnologías que tiene al alcance el Gobierno estadounidense para rebajar el gasto general y mejorar la convivencia de los reclusos.

La inteligencia artificial y las cámaras de seguridad para evitar reincidencia

Overmann añadía la necesidad del uso de una inteligencia artificial, un software que realizara interpretaciones propias, que permitiese mejorar los procesos de monitorización, la filmación de las cámaras de seguridad para acotar la mala conducta policial o diversas estrategias para que la sentencia se convirtiera para los reclusos en una estancia más justa. El uso  principal que se daría a esta IA es el de anular las idas y venidas de los reclusos a la cárcel. Este software tomaría datos dentro de la penitenciaria para luego constatarlos y predecir si un recluso, al salir en libertad, volvería a cometer delitos que lo devolvieran de nuevo.

La IA podría mejorar la eficiencia de las instituciones penitenciariasLa IA podría mejorar la eficiencia de las instituciones penitenciarias

Microsoft entra en escena

La empresa de Redmond ya presentó el pasado 2015 un software que podría predecir futuros delitos. Pese a que su explicación era más genérica, actualmente se adaptaría a los reclusos que vuelven a la libertad tras cumplir condena, una manera de asegurarse que no vuelvan a la cárcel. Una evaluación previa a su salida de la cárcel, como se hace hoy en día, se acompañaría de una serie de determinantes que asegurasen si ese preso volverá a delinquir. Estas suposiciones serían algo así:

  • ¿El individuo tiene una pandilla?
  • ¿Es parte de un programa de rehabilitación?
  • ¿Cuántas faltas ha tenido mientras estaba en prisión?

Todas estas cuestiones, y muchas más, se tomarían en cuenta para estimar el porcentaje de probabilidad de futuras agresiones. Este programa adaptado al cien por cien al tejido carcelario mundial, pese a ser polémico en muchos sectores, cambiaría los número que se mueven, con más de un 76% de presos siendo detenidos de nuevo, por lo menos en Estados Unidos. Microsoft y sus programas podrían predecir la reincidencia de un 91% de los internos y se podría adaptar a una mejor estabilidad del preso en prisión, encajando los mejores talleres o actividades que necesita un interno para ayudarle y reducir esa probabilidad futura de reincidencia. Jeff King, director de programas de Microsoft, aseguraba que la IA ayudaría en los programas de rehabilitación y con ello a las personas presas.

Una prisión actual en Estados UnidosUna prisión actual en Estados Unidos / [Julie, Dave and family] editada con licencia CC 2.0

¿Qué necesita una IA para funcionar en prisiones?

Para que la inteligencia artificial y los algoritmos de predicción surjan efecto, primero se debe aprovechar mejor los datos con los que cuenta una penitenciaría. Entre otras cosas, se utilizarían la totalidad de las grabaciones de las cámaras que los policías llevan en el cuerpo (y una medida para que los trabajadores no se las quiten). Las cámaras de zona, los datos de altercados y la gente que participe en ellos directa o indirectamente serían algunas de las bases de datos del software. Sin duda un programa polémico por su naturaleza de controlar cada momento en el día de los internos pero que podría, de utilizarse correctamente, agilizar y mejorar la vida de muchas personas. Si esta iniciativa tiene éxito, tiene posibilidades, debido a su naturaleza global, de utilizarse en muchas otras prisiones del mundo. Habrá que esperar.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?