Placas de energía solar

Uno de los problemas de la humanidad, tanto si queremos reconocerlo como si no, es que todavía dependemos mucho de los combustibles fósiles. No sólo eso, sino que el clima de la tierra también tiene que sufrir por culpa de ello. Sin embargo, hay muchos proyectos que están dirigidos a reemplazar los combustibles fósiles en favor de las energías limpias.

Uno de esos proyectos y, al mismo tiempo, uno de los más emocionantes, incluye enviar energía solar a la tierra desde el espacio exterior. Los investigadores han dado con una forma de conseguir esa energía desde paneles solares colocados en el espacio, lo que significa que el suministro de energía sería casi ilimitado.

Como podemos leer en Business Insider, algunos investigadores ven la tecnología de la “energía estelar” desplegada en nuestros tiempos, ya que lo único que necesita ajustarse es el “coste astronómico”. Tal y como aseguran desde el Naval Research Laboratory de los Estados Unidos, si se coloca un panel solar en el espacio estará iluminado 24 horas al día el 99% del tiempo.

El sol es una fuente de energía casi inagotableEl sol es una fuente de energía casi inagotable

A esa altura los paneles solares recibirían 40 veces la cantidad anual de energía solar que si estuviesen situados en la Tierra y estuviesen iluminados todo el día. Obviamente, y por razones de física pura, en nuestro planeta no se puede mantener iluminado un panel solar las 24 horas del día, pero el dato con el que tenemos que quedarnos es que con esta tecnología se puede dar suministro eléctrico a ciudades enteras. Y para redondear se trata de una fuente de energía segura, limpia y totalmente renovable.

También te puede interesar: Tecnología revolucionaria para convertir ventanas en paneles solares

Una gran idea muy cara

Hoy por hoy el mayor problema al que se enfrenta la humanidad para poner este panel solar en órbita es el alto coste que ello conllevaría. La NASA y el Departamento de Energía estadounidense concluyeron que un programa así es viable pero extremadamente costoso. El precio teórico se sitúa en cientos de millones de dólares.

Actualmente cuesta 4.600 dólares poner un kilo de material en órbita, en la revista Discover Magazine hablan de que el poder “estelar” no puede competir con otras fuentes de energía renovables con un coste mucho menor. Según este medio el coste de estas energías baja unos 400 dólares por kilo.

Elon Musk podría tener la solución

Elon Musk, el cerebro tras los coches eléctricos Tesla, podría tener la solución en sus manos. Se trataría de los cohetes reutilizables Space X, aunque hay un problema que aún hay que solucionar: toda la energía que se recolecte en el espacio tiene que volver a la tierra.

Por suerte, los investigadores también tienen eso cubierto. Han solucionado este problema utilizando ondas electromagnéticas para “bombear” la energía a la Tierra. Sin embargo, el componente necesario para que esto funcionase sería tan grande como nueve campos de fútbol, aproximadamente.

Elon Musk podría ser clave para este proyectoElon Musk podría ser clave para este proyecto / Maurizio Pesce editada con licencia CC 2.0

En la tierra se usaría una antena especial llamada rectenna que tendría que contar con un radio superior a los 9,5 kilómetros, de forma que pudiera recibir la energía y después reconvertirla en electricidad.

Este es un proyecto muy interesante, que de llevarse a cabo proporcionaría energía limpia a todo el planeta y de forma prácticamente ilimitada. Las trabas, por otra parte, son demasiado importantes como para ignorarse. En cualquier caso, estaremos atentos a las evoluciones del proyecto.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?