La Unión Europea no sólo busca separar Google

Hace prácticamente una semana salía a la luz de la mano de diversos medios internacionales el borrador de una propuesta en la que el Parlamento Europeo estaba trabajando para regular, de una forma más estricta, las búsquedas en Internet. Hoy, en el pleno del Eurocámara celebrado en Estrasburgo, con un resultado de 384 eurodiputados a favor, 174 en contra y 56 abstenciones, la moción no vinculante y sin implicaciones legales ha salido adelante como un gran acto simbólico y de presión que pone casi todos los focos sobre Google, aunque nunca se haya hecho mención a la compañía de Larry Page.

El texto consensuado no es vinculante pero sí un toque de atención a los grandes y sus prácticas

La propuesta validada por la sesión plenaria pide a los estados miembros de la Unión Europea y a la Comisión que "evite cualquier abuso en la comercialización de los servicios vinculados entre sí por operadores de motores de búsqueda" al mismo tiempo que remarca que "los motores [de búsquedas] deben ser imparciales y transparentes". El objetivo de los europarlamentarios no es otro que el de dar un toque de atención a los gigantes de Internet para que se moderen en sus prácticas y no abusen, según señalan, de la posición dominante que tienen en el mercado.

Esta resolución apoyada hoy incide especialmente en "la comercialización y explotación secundaria de la información obtenida" que hacen los buscadores y pide a los compromisarios del órgano ejecutivo de la Unión Europea que investiguen qué prácticas llevan a cabo estos servicios. La moción, que también trata temas de neutralidad de la red y regulación de la "nube", recalca la importancia de que las normas de competencia comunitarias se cumplan y que se estudien, además, propuestas que desvinculen los motores de búsqueda de otros servicios comerciales, el quid de la cuestión.

No sólo van a por Google, van a por todos

Desde que saltase la filtración hace seis días, la resolución ha puesto en el punto de mira a Google sin ni siquiera mencionarlo. ¿La razón? El gigante estadounidense copa el mercado europeo de los motores de búsquedas con un 90 % de cuota.

Esta posición dominante que llega a rozar el monopolio como dejan caer los políticos europeos que desean moderarla, ya está siendo objeto de investigación en la Comisión Europea desde hace cuatro años aunque sin probables resultados perjudiciales para Google ya que el alemán Oettinger, responsable comunitario de Economía Digital, es totalmente contrario a ninguna acción contra la estadounidense al considerar que este tipo de decisiones no serías propias de una economía de mercado como es la europea.

Sin embargo, aunque los ojos estén puestos sobre Google, de llevarse a cabo algún tipo de movimiento para presionar a la compañía a separar su negocio el resto de buscadores seguiría el mismo camino aunque su dominio no sea el mismo ya que la resolución respaldada por la Eurocámara, como mencionábamos antes, señala a cualquier otra compañía que tenga un servicio de motor de búsqueda.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?