Las Google Glass pueden obstruir parcialmente la visión periférica

Aun no han salido a la venta y ya hay un nuevo informe que pone en duda la salud de quienes utilicen las nuevas gafas inteligentes de Google. En esta ocasión, la información nos llega desde un estudio publicado este miércoles en la edición de noviembre de la revista científica Journal of American Medical Association (JAMA).

En este informe, los investigadores señalan que, aunque el uso de este tipo de sistemas de visualización está aumentando entre el público, aun se desconoce con certeza qué efectos pueden tener sobre la visión, por lo que seleccionaron una pequeña muestra de usuarios para analizar los cambios producidos en su campo visual periférico.

El campo visual periférico es un componente principal de la visión y es esencial para actividades cotidianas como conducir, la seguridad en peatones o la práctica de deportes. Las monturas de las gafas convencionales pueden reducir el campo visual, llegando incluso a causar puntos ciegos absolutos, pero los dispositivos instalados en la cabeza tienen marcos más grandes, señala el informe.

El equipo investigador, liderado por el doctor Tsontcho Ianchulev, oftalmólogo y profesor en la Universidad de California (San Francisco), realizó pruebas de campo visual estándar a un número reducido de voluntarios, comparando el uso de un dispositivo Google Glass frente a las gafas normales, para intentar cuantificar qué efectos produce sobre la función visual. Las pruebas de campo visual realizadas demostraron puntos ciegos significativos (estocoma) en los tres participantes mientras usaron el dispositivo (Google Glass), creando una obstrucción del campo visual clínicamente significativa en el cuadrante superior derecho.

El equipo de Ianchulev analizó también una muestra de 132 imágenes que los usuarios de Glass han publicado en la red. El análisis indicó que muchas personas están utilizando el dispositivo cerca o superpuesto a su eje pupilar (una línea perpendicular a la superficie de la córnea, pasando a través del centro de la pupila), lo que puede provocar escotomas e interferir en la función diaria.

Las Google Glass pueden obstruir parcialmente la visión periférica - imagen 2

No obstante, los autores del informe reconocen que el estudio está limitado por el pequeño número de participantes (tan sólo tres personas), afirmando que los resultados pueden no ser representativos de todos los usuarios. Añadiendo que se necesitan más muestras para identificar los factores que influyen en el tamaño y la profundidad del escotoma.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?