Las operadoras pueden instalarte apps sin tu permiso

Hace años, al comprar un ordenador nos encontrábamos con software preinstalado que, pese a ser secundario, podría ser interesante. Ejemplos podemos poner muchos, como las versiones de software de edición de video, grabación de cd’s, etc. Estas versiones no eran las completas, eran versiones de prueba o freemium que pretendían que acabaras comprando el producto. Se llamaban Bloatware.

Obviamente cuando la telefonía móvil empezó a salir al publico en masa, las operadoras ofrecían los terminales con programas propios que ofrecían servicios de navegación, videos, música, etc. Estas aplicaciones aun siguen estando en algunos terminales ligados a determinadas compañías telefónicas y son bastante molestas para el usuario medio o avanzado.

En la actualidad aparece Digital Turbine, una compañía que pretende volver a aquellos terminales llenos de programitas ofreciendo a sus clientes, actualmente Verizon y T-Mobile, la opción de instalar en los terminales Android aplicaciones de terceros para obtener más ingresos por publicidad al impulsar aplicaciones basura. El servicio se llama "Ignite" y aunque estas dos operadoras lo tengan contratado no significa que haya más en la cola o que vayan a instalar cualquier cosa.

Algunos usuarios de estas empresas han sido objetos de unas actualizaciones llamadas “DT-Ignite” que supuestamente mejoran el rendimiento del sistema, pero que en realidad, abren las puertas a todos los rincones del software del terminal.

Inicialmente este tipo de actuación comercial ha sido criticada por los usuarios, que ven como un terminal cuya propiedad es claramente del usuario, es usada como una pancarta publicitaria poniéndose al servicio de las operadoras, a las cuales ya abonan mensualmente sus cuotas. Dudo mucho que este procedimiento sea legal y espero que no llegue a nuestro país, ya que no solo es molesto sino que pone en riesgo la privacidad del usuario.

Para aquellos que les gustan las metáforas seria como alquilar un piso y encontrarse con que la propietaria entra de vez en cuadro en tu salón a cambiarte algún cuadro por un anuncio de detergente.

Via | Forbes

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?