Debian

Todos los años aparece alguien diciendo que Linux está cada vez más cerca de tomar los sistemas de escritorio por asalto. Siempre se demuestra que, desgraciadamente, esto no va a ser así. La alternativa a Windows y OS X más popular sigue sin despegar, no importa lo mucho que mejore o lo seguro que sea. A pesar de que cada vez hay más programas comerciales -o al menos alternativas dignas- disponibles para el sistema operativo del pingüino, y de que Steam y Valve han impulsado una importante corriente gamer a este sistema operativo, su uso sigue siendo minoritario, casi marginal. Muchos expertos se preguntan por qué.

Hay teorías para todos los gustos: una corriente de pensamiento apunta a que su uso es demasiado complicado. Otra dice que Linux necesita buenos diseñadores y soporte para programas propietarios que sí existen en otras plataformas. Una última asegura que la ausencia de juegos AAA es la gran lacra del sistema operativo del pingüino. Aunque dos de estas tres teorías puedan tener algo de verdad, lo cierto es que en lo fundamental todas se equivocan.

Un estudio llamado Software Piracy and Linux Adoption, publicado por Arne Rogde Gramstad de la Universidad de Oslo, asegura que existe una conexión entre las versiones pirata de Windows y la lenta adopción de Linux. De hecho, para Gramstad la existencia de Windows ilegales ha frenado el crecimiento de este sistema.

La piratería y la adopción de Linux están relacionadasLa piratería y la adopción de Linux están relacionadas

Es más fácil pedir prestado Windows que descargar Linux

Uno de los primeros hechos a los que Gramstad nos remite es que en países con conexiones de red lentas la adopción de Linux es menor. La lógica de este hecho es aplastante, y es que la forma principal de conseguir una copia de una distribución como Ubuntu es a través de Internet.

Dado que conseguir una imagen de instalación de cualquier distro es dolorosamente lento, cuesta mucho menos pedir prestado un medio de instalación de Windows. Los cracks son, comparativamente hablando, mucho más fáciles de descargar con una conexión deficiente: pesan unos pocos megas, mientras que una imagen media de, digamos Ubuntu, se acerca o sobrepasa el gigabyte.

Por otra parte, Internet es un gran escaparate de información. El acceso a todos estos datos y conocimientos se ve limitado por una mala infraestructura de red. Por supuesto, esto afecta a la información sobre software: los usuarios tienden a quedarse con lo que otros utilizan o recomiendan. El escaparate es mucho más pequeño, y por tanto no pueden ampliar sus horizontes con respecto a sistemas operativos.

Windows sigue siendo el más usado en el escritorioWindows sigue siendo el más usado en el escritorio

A todo esto tenemos que sumar dos hechos diferenciales que afectan a la elección del software:

  • Las copias ilegales de Windows son réplicas prácticamente perfectas.
  • La competencia de la piratería puede suponer bajar los precios de Windows.

El estudio, en números

Los investigadores se basaron en datos de la Business Software Alliance, que se tomaron en 2012 y de entre 104 países. Al analizar estos números, el estudio concluye que el porcentaje de adopción de Linux a nivel global es de aproximadamente un 2%. Sin embargo, según se publicó en octubre de 2015 en VentureBeat la cuota se sitúa en torno al 1,74%.

Yo no habría tenido que crear Linux si no hubiera habido ninguna demanda contra BSD a principios de los 90. No habría sido necesario. (Linus Torvalds)

De estos 104 países, dependiendo del país y de si está en vías de desarrollo o no, la adopción de Linux va del 3% al 0,2%. Los países con una cuota mayor son Finlandia, Francia y República Checa. En Medio Oriente se sentirían mucho menos proclives a usar el sistema operativo del pingüino. Por otra parte, cuando se comparan las distintas cuotas de piratería, algunos países del Este de Europa tienen cifras cercanas al 90% de software ilegal.

Si trasladamos estos números al propósito del estudio, por cada 1% de piratería, la cuota de uso del último Unix libre se reduce entre un 0,5 y un 0,65%. Esto significa que si no existiese la piratería la cuota de uso de Linux estaría entre el 20 y el 40% según apuntan en SoftPedia a nivel global. El estudio publicado por la Universidad de Oslo se puede consultar en este enlace.

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?