Niña sacando la lengua al ventilador

El proyecto BrainPort V100 comenzó a desarrollarse en el año 2006 por Wicab. Desde entonces ha sido largo el camino hasta conseguir que el dispositivo que permite ver por la lengua sea aprobado por la administración competente de regular alimentación y medicamentos en Estados Unidos. De esta forma aquellas personas con problemas visuales podrán empezar a beneficiarse de BrainPort V100.

¿Cómo funciona BrainPort V100?

El dispositivo, tal y como se puede ver en el vídeo, consiste en una cámara adherida a unas gafas. A su vez, esta cámara está conectada a un sensor que el usuario lleva metido en la boca y traduce la información visual en vibraciones que pueden sentirse en la lengua.

El sensor traduce los píxeles de las imágenes que graba la cámara en una serie de estímulos cuya intensidad varía en función de los colores: estímulos fuertes para píxeles blancos, de media intensidad para aquellos que son grises y sin estimulación para los que son negros. La cámara funciona en distintas situaciones y condiciones lumínicas y además se puede manejar su zoom para ajustar el campo de visión.

El dispositivo para la lengua tiene más de 400 electrodos y se conecta a las gafas mediante un cable. Quienes lo han utilizado dicen que la sensación es como si se pintase en la lengua con pequeñas burbujas. Consta además de un mando manual para manejarlo además de llevar una batería con autonomía de 3 horas.

También te puede interesar: La realidad aumentada de MINI te permitirá ver a través de tu coche

¿Quién puede beneficiarse del sensor lingüístico?

Pues en principio todo aquel que tenga problemas de visión, tanto en aquellos que es congénita como en los que ha sido adquirida. Lo que ocurre es que aprender a lidiar con su funcionamiento no es sencillo y el usuario debe recibir un entrenamiento intensivo de cara a manejarse adecuadamente con el dispositivo para poder interpretar sus vibraciones. Y decimos que el proceso es costoso porque tras un año de uso el usuario que mejor ha conseguido dominarlo ha conseguido una tasa de identificación de objetos del 69%.

Además, aquella persona que quiera utilizarlo es muy aconsejable que antes haya realizado ejercicios de rehabilitación convencionales y se sienta cómodo usando otros instrumentos que lo asistan.

Por otro lado está el asunto del precio, que está en torno a los 10.000$ por lo que el todos del título es cierto que es un poco relativo... Sin embargo su aprobación en Estados Unidos seguro que allana el camino a otros dispositivos similares y pronto podremos verlo en Europa.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?