Pantalla de inicio de Cibele

Que los diseñadores de videojuegos son artistas de pleno derecho creo que es algo que nadie está dispuesto a negar —al menos dentro del mundo de la tecnología—. Como cualquier otro artista, los diseñadores obtienen su inspiración de muchos lugares distintos: pueden ser situaciones cotidianas como una discusión de pareja o una conversación sobre la infidelidad, sueños o pesadillas e incluso del sexo.

De eso último obtiene su inspiración la diseñadora de videojuegos Nina Freeman, que a sus 25 años no es una extraña en incorporar la temática sexual en su obra y que ha vuelto a incidir en ello en Cibele, el último título que ha diseñado y que ya se puede conseguir en Steam.

Se trata de un título con una intención curiosa, ya que no sólo busca entretener o crear un entorno de juego en el que una historia se desarrolla, sino que Cibele obtiene su razón de ser en la psique de su creadora. Al conocer el argumento de este título nos dimos cuenta de que la idea que sugiere es mucho más profunda, y que busca poner al jugador en contacto directo con la mente del creador del juego. Freeman desnuda su alma en Cibele, y lo hace públicamente y sin tapujos.

Momentos de MMORPG en CibeleMomentos de MMORPG en Cibele

Cibele: un historia verídica de amor, sexo e Internet

Sí, vale, esto no tiene nada de sorprendente. También había amor en FFVII, incluso una cierta tensión sexual no resuelta entre Blancanieves y Bigby Wolf en The Wolf Among Us entre otros muchos ejemplos, pero Cibele intenta reproducir el amor casi adolescente en su esencia más pura.

Esta palabrería no sirve de nada si no conoces las premisas del juego. En Cibele encarnarás a una versión más joven de su creadora —que cuenta con 19 años en el juego—, ya que la historia que se presenta en este título es algo que le ocurrió a Nina Freeman mientras jugaba a un MMORPG. Allí conoció a un tal Blake, y empezaron a gustarse. La relación fue escalando hasta que por fin el muchacho fue a Nueva York a visitar a su chica —como diría Homer Simpson, “con erótico resultado”—.

En el juego se combinan secciones de gameplay, con un ordenador interactivo y con interludios en vídEn el juego se combinan secciones de gameplay, con un ordenador interactivo y con interludios en víd

El desarrollo de esta relación es lo que vas a encontrar en Cibele. El juego se divide en tres mecánicas diferentes: gameplay point-and-click, conversaciones de audio e intermedios de vídeo. Nos pondremos en la piel de la propia Nina Freeman para revivir a través de sus ojos este escarceo amoroso, donde volveremos a meternos en otro MMORPG con un personaje llamado Cibele e interactuaremos con otro jugador llamado Ichi.

Mientras dure la aventura nos meteremos totalmente en la piel de Nina Freeman, o al menos de la persona que era entonces. Tendremos acceso a un ordenador en el que podremos meternos en su vida, y que nos ayudará como jugadores a tener una experiencia más inmersiva. Te recomendamos echar un vistazo a este vídeo para que entiendas mejor cómo funciona Cibele:

Cibele en palabras de su creadora

Habrá quien dirá que quizá la historia de Cibele es demasiado personal como para airearla en un videojuego, y quizá tengan razón. Sin embargo, y tal y como se ha recogido en Details en una entrevista a la creadora de Cibele, para Nina Freeman la mayoría de sus juegos “son puramente autobiográficos. Por ejemplo, Ladylike está basado en conversaciones reales que tuve con mi madre mientras me llevaba en coche cuando era pequeña”.

Títulos como Dys4ia y Going Home me inspiraron para hacer juegos en formato viñeta con sentimientos muy humanos como hilo conductor (Nina Freeman)

La creadora de Cibele ha dejado caer en dicha entrevista que “en los juegos se ofrecen grandes historias […], pero nunca se habla de cosas cotidianas, como por ejemplo las experiencias de una chica joven. Al no existir ningún juego que lo hiciera, por eso decidí crear yo uno”. Cuando se le pregunta por qué elegir su sexualidad para temática del título, Nina freeman dice que “siempre ha sido un aspecto fundamental de mis juegos […]. Quiero ser honesta acerca de cómo el sexo ha sido una parte de mi vida, porque para mí es algo importante a nivel personal, y quiero mostrarle a la gente que deben y pueden hablar de sexo”.

A fin de cuentas parece ser que Cibele no sólo busca contar una historia a nivel profundo, sino que también intenta eliminar los tabúes respecto al sexo que existen en la sociedad occidental. Lo cierto es que resulta bastante increíble que en nuestro esquema social todavía haya que eliminar dichos tabúes cuando todo está muy sexualizado. No sólo en los videojuegos —aunque basta echar un vistazo a algunos títulos para ver el alto grado de sexualización de la industria—, sino que también podemos verlo en el cine o en la publicidad, por poner dos ejemplos rápidos.

Si quieres probar Cibele puedes comprarlo en Steam. Si te apetece escuchar su increíble banda sonora, deléitate con ella aquí:

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?