Representación artística de un cíborg

Para quienes no estén familiarizados con el término cíborg, podemos definirlo como una criatura compuesta de elementos orgánicos y dispositivos cibernéticos generalmente con la intención de mejorar las capacidades de la parte orgánica mediante el uso de tecnología. La palabra está bastante introducida en la cultura popular gracias a películas como Terminator, a personajes como Darth Vader e incluso gracias a los videojuegos. Lo que parece escaparse al ojo de algunos es que existen cíborgs en la vida real, que incluso cuentan con la Cyborg Foundation establecida en la provincia de Barcelona. Sus dos principales valedores son el británico Neil Harbisson y la catalana Moon Ribas.

Estos son sólo dos de los nombres que actualmente están trabajando dentro de una organización llamada Cyborg Nest. Dicha organización está desarrollando North Sense, un chip que convertirá en cíborg a cualquiera que lo lleve.

North Sense te convierte en una ‘brújula humana’

Según podemos leer en Mic News, Cyborg Nest lanzó al mercado este primer producto, que como ya hemos comentado recibe el nombre de North Sense. Este dispositivo, dirigido a convertir a personas normales y corrientes en transhumanos —organismos mejorados a través del uso de la tecnología—, es un chip de tamaño reducido y con tecnología Bluetooth integrada que se adhiere al cuerpo mediante unas pequeñas perforaciones.

¿Por qué el nombre de North Sense? Básicamente porque vibra cada vez que el usuario se gira hacia el norte magnético. Esto debería ser capaz de otorgar a los seres humanos que lo lleven un sexto sentido: el de la navegación, que está presente en algunos animales dada su habilidad para detectar campos magnéticos. En otras palabras: podríamos saber en todo momento hacia qué dirección miramos, lo que nos ayudaría a movernos por una ciudad, un bosque e incluso a navegar o bucear en el mar.

Y sin embargo, para el fundador de Cyborg Nest llamarlo “chip de la brújula humana” es adoptar una visión muy simplista del dispositivo. En sus propias palabras:

Después de todo, lo que el chip hace es señalar dónde está el norte. Pero cuando tienes una noción de dónde está, distintos mapas empezarán a construirse en tu vida. (Liviu Babitz, fundador de Cyborg Nest)

El objetivo de Cyborg Nest con North Sense es que vaya mucho más allá. Por poner un ejemplo rápido, todos asociamos lugares, olores y sabores a ciertos recuerdos. Con este dispositivo se podría asociar dichos recuerdos al magnetismo del planeta.

Según se recoge, North Sense es el primero de más proyectos por venir. Babitz comentó que esperan “crear formas para que los humanos puedan adaptarse a sus entornos”. Esto no se refiere sólo a los naturales, sino también en el entorno industrial o de las grandes ciudades. Sin aventurarse mucho en el futuro, el fundador de Cyborg Nest dijo que se podrían usar sus dispositivos para tratar mejor con elementos como la polución.

North Sense es el próximo nivel en el auge del transhumanismo. El gadget por ahora se puede reservar para su compra por unos unos 260 euros y hay una remesa inicial de 2.000 unidades que deberían salir al mercado en septiembre. Puede ser algo caro para un chip que se adhiere a tu cuerpo, pero es un precio asequible para quienes quieren ser algo más que humanos. Puedes encontrar más información en la web oficial de Cyborg Nest.

El equipo ‘transhumano’ de Cyborg Nest

El equipo creador de Cyborg Nest se compone de cinco personas interesadas en el transhumanismo de una forma o de otra. Algunas de ellas son caras conocidas como el británico Neil Harbisson, pero vamos a intentar hablar de todas ellas a continuación.

En primer lugar tenemos al fundador y CEO, Liviu Babitz. Ha pasado los últimos 10 años encabezando proyectos dirigidos a impactar en las capas sociales y físicas de la sociedad. También fue COO de la ONG Videre est Credere, enfocada a los derechos humanos. El objetivo de esta organización es equipar a comunidades oprimidas con equipo tecnológico para poder exponer a lo que se ven sometidas.

Continuamos con la catalana Moon Ribas, de quien ya hemos hablado. Esta artista vanguardista y cíborg se implantó un sensor sísmico online en el brazo, con el que recibe terremotos en tiempo real desde cualquier lugar de planeta y que llegan en forma de vibraciones. Es la cofundadora de la ya mencionada Cyborg Foundation, una organización internacional dedicada a ayudar a los humanos a convertirse en cíborgs, a promover el ciborguismo como movimiento artístico y a defender los derechos de los cíborgs.

Neil Harbisson durante una conferenciaNeil Harbisson durante una conferencia / Campus Party Europe in Barcelona editada con licencia CC 2.0

En tercer lugar tenemos al también ya mencionado cíborg y artista británico Neil Harbisson. Es la primera persona del mundo reconocida como un cíborg y la primera que cuenta con una antena osteointegrada en su cráneo. Nacido con un problema que le impedía ver colores, gracias a la antena puede escuchar las frecuencias que emiten —ya sean visibles o invisibles, como los infrarrojos y los ultravioletas—. Es el co-fundador de la Cyborg Foundation junto a Moon Ribas.

En cuarto lugar tenemos al “padre de la distribución digital”, Scott Cohen. Es el fundador y presidente de The Orchard, una empresa de distribución audiovisual y ventas que trabaja con artistas independientes, sellos discográficos y otros proveedores de contenido. En Cyborg Nest será la principal figura enfocada a la parte económica del proyecto.

Finalizamos nuestro repaso con Steve Haworth, más conocido como The Modfather. Haworth es el responsable y principal popularizador de los implantes hipodérmicos, de la modificación de las orejas para que acaben en punta y el co-inventor del implante magnético. Instaló el primer implante magnético en un dedo en 2005, creando lo que la comunidad científica después llamó “visión magnética”.

Dan Sakamoto editada con licencia CC BY-SA 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?