Logo de Qwant, el Google europeo

Para quienes no lo conozcan, Qwant es otro de los muchos buscadores que viven a la sombra de Google, por lo menos hasta ahora. Nacido en febrero en 2013 en Francia, tras dos años de investigación y desarrollo, se lanzó como una alternativa europea al todopoderoso motor de búsqueda de Mountain View. Aunque, obviamente, si no habías oído hablar de él hasta ahora es porque en estos dos años no ha conseguido su objetivo.

Como es lógico, uno no puede lanzarse al mercado pensando en desbancar a Google ni mucho menos haciendo exactamente el mismo producto. Por eso sus creadores, Eric Leandri y Jean-Manuel Rozan, decidieron enfocar su obra como algo diferente, con una interfaz intuitiva y la posibilidad de buscar directamente en redes sociales o tiendas online como una de sus funciones más destacadas.

Querer hacer un Google contra Google no es posible. Por lo tanto, proponemos un servicio diferente y una experiencia más abierta, y que concierne no sólo la búsqueda.

Sin profundizar demasiado en la experiencia de uso de este joven buscador, los resultados de las búsquedas de Qwant se muestran de una manera bastante atractiva para la vista, organizados por columnas según sean resultados de la web, información procedente directamente de Wikipedia, noticias o social media, con una galería de imágenes y vídeos en la parte superior de la pantalla.

Ejemplo de resultados de búsquedas en QwantEjemplo de resultados de búsquedas en Qwant

Un buscador con la privacidad por bandera

Pero posiblemente lo que más llama la atención del buscador francés es que ataca a Google donde más le duele: en la privacidad del usuario. Qwant, cuyos servidores se encuentran ubicados integramente en Francia, sostiene que no monitoriza los pasos del usuario cuando visita una web ni ofrece resultados personalizados según sus datos de ubicación, preferencias o visitas pasadas, asegurando que protege los datos de usuario al máximo y que no emplea cookies.

Seguridad, privacidad y nada de seguimientos.

A pesar de sus buenas intenciones por proteger la privacidad del usuario, Qwant no ha estado exento de polémica ya que en sus inicios muchos alegaban que no era un verdadero buscador, sino un agregador de contenidos de otros buscadores, algo que sus creadores rechazaron tajantemente.

Eso sí, sin vender nuestros datos a anunciantes es lógico pensar que este buscador tiene que encontrar vías de financiación alternativas si quiere algún día lograr la quimera de desbancar a Google de su posición dominante en el mercado. Y parece ser que ahora lo ha conseguido.

25 millones de euros de inversión europea

Lo ha conseguido porque Qwant ha vuelto a la primera plana al saberse que la Unión Europea, a través del Banco Europeo de Inversiones, va a destinar 25 millones de euros, en forma de préstamo que se pagará en varios plazos, a Qwant para que pueda crecer y expandirse por Europa, convirtiéndose básicamente en un Google financiado por Europa.

Sede del Banco Europeo de Inversiones en LuxemburgoSede del Banco Europeo de Inversiones en Luxemburgo / Capun editada con licencia CC 3.0

Estos 25 millones de euros van a suponer una inyección muy importante para la compañía que hasta ahora contaba entre sus máximos accionistas al grupo editorial alemán Axel Springer, con un 20% de su capital. Dicho esto, a nadie le puede sorprender que la editorial detrás de la publicación de Der Bild y Die Welt, entre otros, sea uno de los que más ha empujado para que prosperase el desarrollo de una alternativa a Google, conociendo los conflictos protagonizados por ambas partes a lo largo de los últimos años a raíz del monopolio de la empresa de Eric Schmidt y su servicio de Google News.

Estamos encantados de ver cómo Francia, Alemania y Europa en general apoyan nuestros valores y nuestra tecnología. Este es un verdadero punto de partida para nuestra expansión europea.

Muchos pensarán que invertir tal cantidad de dinero en un proyecto que pretende plantarle cara a Google es tirar el dinero directamente a la basura, y seguramente tengan razón viendo el fracaso absoluto que supuso el anterior proyecto de buscador europeo como fue Quaero que acabó engullendo 100 millones de euros de dinero público antes de darse finalizado en 2013. Habrá que esperar a ver cuánto dinero invertirá Europa esta vez antes de darse cuenta de que nadie le puede toser a Google.

Las cifras hablan por sí solas, Google cuenta con una cuota de mercado en Europa por encima del 90% de las búsquedas, con casi 4 mil millones de peticiones diarias, mientras que ahora mismo Qwant no llega ni a los 10 millones. Muchas cosas tendrán que hacer bien si no quiere seguir los pasos de Quaero.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?