Apple trabaja en coches autoconducidos como los taxis de Desafío Total

La apuesta por los coches sin conductor no es cosa de trasnochados que vieron demasiadas veces Desafío Total (entre otras películas). Parece que va en serio como indican las últimas noticias que al respecto aparecen relacionadas con gigantes de la tecnología. si primero era Google, con su intención manifiesta de competir con Uber con coches autónoma, ahora es su némesis: Apple.

El del automóvil es un área de negocio muy golosa

De manera oficial los de Cupertino no han anunciado que estén trabajando en desarrollar esta idea, pero al parecer son varias las furgonetas que han sido vistas tanto en el área de la bahía de San Francisco como en Nueva York que van equipadas con una serie de cámaras en la parte superior.

Las furgonetas no llevan logotipo alguno y sus conductores guardan silencio cuando se les pregunta por su tarea, pero las licencias están registradas a nombre de la compañía.

Muchos han interpretado que se podría deber a que en Apple está trabajando en su propia versión de Street View, pero el conjunto de cámaras que llevan estas furgonetas es muy diferente a las que llevan los coches de Google.

Los coches autoconducidos de AppleGoogle es por ahora de los que más han desarrollado el coche sin conductor

Sin embargo podría estar haciéndolo de manera conjunta con otra empresa, puesto que Apple carece de permiso para probar en EstadosUnidos coches de conducción autónoma.

Quizá es pronto para afirmar que se trata del desarrollo de un coche autoconducido a corto plazo, pero es un signo inequívoco de que los de la manzana estarían tratando de reafirmar su presencia en la industria del automóvil. Ésta está cada vez más ligada al software y se ve como un filón llevar su filosofía de diseño de software al automóvil mediante acuerdos con fabricantes.

¿Decimos adiós al placer de conducir?

La de la conducción autónoma es una idea en la que se está investigando de manera decidida. Incluso grandes fabricantes como Mercedes han presentado sus proyectos, como el que pudimos ver en CES 2015.

No obstante es un terreno éste en el que falta mucho camino por recorrer porque no se trata sólo de conseguir un vehículo que sea capaz de conducirse solo, también se atrata de adaptar la infraestructura viaria a este tipo de vehículos. Todo ello se tiene que conjugar, a la vez y por si fuera poco, con la adaptación de los usuarios de la carretera para que se pueda desarrollar en condiciones de seguridad óptimas.

Fuente: Claycord

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?