Payroll

Para muchos trabajadores de oficina, enfrentarse a la tarea de todos los días no es algo que simplemente viene con el trabajo: es un estilo de vida. Las charlas que provocan que tus neuronas se suiciden, tazas de café sin fondo y viajes a tutiplén a la fotocopiadora no son lo que se dice ventajas emocionantes, pero vienen con el puesto.

Es una forma de trabajar que no está hecha para todo el mundo, como tampoco lo está hecho Payroll, un “simulador de oficina” que parece sacado de la era Windows 95 y que ha sido creado por el estudio Astrojone.

La descripción que viene a la mente cuando Payroll se nos presenta enfrente es algo así como el hijo que Wolfenstein 3D y la película Trabajo Basura nunca tuvieron, con texturas sacadas directamente de un edificio de oficinas surrealista y en baja resolución y con compañeros que se comunican contigo haciendo ruiditos de una máquina de Fax.

El único buen empleado de oficina es un buen empleado de oficina. (Sun Tzu)

No hay palabras, no hay diálogo y no hay instrucciones: sólo un ordenador personal escondido en tu cubículo, que será el que te asigne tareas y cosas que hacer. Es satisfactoriamente adormecedor, especialmente si estás familiarizado con la vida en una oficina.

Antes de entrar en materia quizá quieras echarle un vistazo al trailer del juego que te dejamos aquí abajo:

Entre las características de Payroll podemos destacar:

  • Música MIDI.
  • Resolución de  640 x 480 característica de Windows 95.
  • Una impresionante paleta de 256 colores al mejor estilo VGA.
  • Efectos de sonido Adlib —por favor, que la segunda parte del juego sea con efectos de Sound Blaster—.
  • Misiones diarias con una progresión real, exploración, secretos e easter eggs para descubrir.

De verdad que no sé si puedo con tanta emoción.

Cómo jugar a Payroll

Ahora ya podemos empezar a hablar de este título. Empiezas en Payroll llevando una caja de objetos personales para tu escritorio, merodeando hasta que encuentras el cubículo vacío en el que pasarás gran parte de tu tiempo, y en el momento en el que sueltes la caja empieza lo divertido: ve a por una taza de café, usa el ascensor o realiza varias tareas en tu lugar de trabajo. Desde aquí hay posibilidades infinitas.

Wolfenstein 3D, Payroll en su versión Wolfenstein 3D, Payroll en su versión "Un día de furia"

Enviar un documento, arreglar un proyector, hablar con un compañero de trabajo que no estaba en la habitación del café la última vez que te giraste. Y nos guardamos las cosas serias, como meter discos floppy en el ordenador, para cuando necesites un extra de emociones fuertes. Todo esto y mucho más lo vas a poder hacer en Payroll, ¿pero hasta qué punto?

Según Astrojone, de qué va el juego es “adivinar de qué va el juego“. Redundante quizás, pero suficiente. Con su música de fondo realizada usando MIDI, sus renderizaciones de baja —bajísima— resolución y páginas del buscador AltaVista en PCs que parecen bloques de Minecraft, Payroll vale lo bastante la pena como para al menos probarlo. Es como una especie de Stanley Parable, sólo que en versión light y sin tanta profundidad subyacente —o al menos eso parece—. Sólo asegúrate de que no te pillan escaqueándote.

Si quieres descargar y jugar a Payroll sólo tienes que pasar por su web oficial y comprarlo. Sólo cuesta un dólar, así que si te animas ya sabes.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?