Pip permite el envío de mensajes preprogramados

Otro púgil se sube al ring de la mensajería instantánea. Sin embargo éste trae una novedad respecto a lo visto hasta ahora: no pretende hacer gala de su hipercodificación, tampoco se basa en el envío de vídeos e imágenes y por descontado no se limita a un Yo (mensajería minimalista por antonomasia). Se trata de Pip y su fórmula se basa en el envío de mensajes preprogramados.

Sin duda los más perezosos a la hora de escribir estábamos esperando algo similar. Por fin podemos dejar todos nuestros mensajes escritos de una vez para enviarlos cuando los necesitemos. Es decir, que si hay algo que solemos escribir a menudo no será necesario que lo escribamos cada vez. Por ejemplo un "Ya salgo" o "voy a llegar tarde".

Pero más allá de los que somos un poco perezosos para escribir con el teléfono, lo cierto es que Pip sí es útil para ahorrar tiempo, que al fin y al cabo facilitar las comunicaciones debería ser el propósito del teléfono móvil.

Si odias chatear desde el móvil o simplemente eres muy vago para hacerlo pensamos que te encantará.

¿Cómo funciona Pip?

Los desarrolladores afirman que con dos taps o toques de pantalla podremos enviar cualquier mensaje. La verdad es que basta con buscar al contacto en cuestión, que aparece presentado con un avatar bien grande y hermoso, y al tocar sobre él se depslegará el abanico de frases que tengamos preparadas.

Seguramente al principio será un poco caótico, sobre todo si nos hemos venido arriba preprogramando mensajes, y tenderemos a pensar que es más fácil hacerlo con el método habitual de LINE o WhatsApp. Pero lo más seguro a medida que lo usemos y sepamos dónde se encuentra cada uno de ellos le encontraremos la utilidad.

Otra de las opciones interesantes que incorpora es el envío de la localización, que será tan rápido como enviar un mensaje preprogramado.

¿Qué futuro le aguarda a Pip?

Esto de la mensajería instantánea es un tanto impredecible, por lo que nunca se sabe. Lo que ocurre es que parece que el mercado está bastante saturado con aplicaciones que tratan de desbancar al todopoderoso WhatsApp y al resto de competidores que tratan de hacerle sombra. Mucho nos tememos que Pip pase sin pena ni gloria.

Ahora bien, habrá que ver hacia dónde deciden sus desarrolladores que evolucione y tengamos que tragarnos nuestras palabras. Lo que ocurre es que parece que su función principal puede ser fácilmente implementada por otros clientes de mensajería. Estaremos atentos pero, pase lo que pase, no se puede negar que es una gran idea... y que tiene un nombre fácil de recordar y pegadizo. ¡Ah! Y sale un bicho raro como "mascota", que siempre ayuda.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?