Vaca marrón

Los wearables como Fitbit hace tiempo que se convirtieron en los dispositivos de moda que persiguen mejorar nuestras vidas haciendo un seguimiento de nuestra salud: contando pasos, controlando nuestro pulso cardíaco, evaluando la calidad de nuestro sueño... pues bien, ha llegado el momento de que las vacas tengan su propia pulsera inteligente, en este caso su etiqueta inteligente. Hablamos de Quantified Ag.

Ganado monitorizado las 24 horas

Pues aunque pueda parecer descabellado equipar a una vaca con un wearable dedicado a la métrica de su salud no lo es tanto. La idea viene de Estados Unidos, uno de los países con mayor número de cabezas de ganado vacuno donde este sector representa una parte muy importante de su potente sector agrícola. De hecho es el mayor productor mundial de carne y leche.

El propósito es el de que cada res cuente con un dispositivo en los identificadores que llevan en las orejas. Éste enviará información detallada a la aplicación correspondiente instalada en el teléfono móvil del ganadero sobre su estado de salud. Es decir, registrarán el movimiento, temperatura corporal o datos importantes indicadores del estado de salud del animal, como la posición de la cabeza.

Hasta ahora el vaquero debía basarse en su propia experiencia para identificar qué vacas pueden tener problemas y deben ir al veterinario. La intención es que dicha experiencia en el cuidado del ganado se pueda combinar con las funciones de este dispositivo de modo que el ganadero se pueda convertir en infalible a la hora de velar por la salud de sus animales.

Hay que tener en cuenta que para estos dispositivos no hay horarios por lo que puede tener el seguimiento de la salud del animal cubierto durante las 24 horas del día. Sin horarios ni descansos.

El usuario, en este caso el vaquero, puede utilizar una aplicación web y el propio móvil para hacer un seguimiento individualizado. Se puede detectar de manera temprana cualquier enfermedad, evitando costosas facturas en el veterinario o, lo que podría ser peor, perder el animal o varios animales en caso de tratarse de una afección contagiosa.

También te puede interesar: Tu gato ya puede subir sus fotos a Instagram gracias a Catstacam

¿Tiene futuro en la ganadería?

Bueno, más de uno pensará que la ganadería es un sector de producción tradicionalmente reacio al cambio, pero nada más lejos de la realidad. Las nuevas tecnologías pueden servir al ganadero a tener un ojo de manera continua y constante sobre su medio de vida, pudiendo constituir a la larga un ahorro en problemas y, por tanto, en costes. Se abrazará paulatinamente igual que se ha hecho en el caso de la agricultura.

Con la ayuda de Quantified Ag posiblemente nos tengamos que acostumbrar a ver un ganadero trasteando con un móvil, una tablet o un ordenador en un escritorio. Pero bueno, estamos hablando de tener perfectamente controlados aspectos como épocas de parto, calendarios de vacunaciones, épocas de cría, pastos, hidratación... Y hay que tener en cuenta que estamos hablando de Estados Unidos, donde hay rebaños de miles de cabezas.

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?