Una tienda física

Que levante la mano quien no esté harto de recibir constantemente spam y enlaces patrocinados en redes sociales o cuando navega. Exacto. Nadie. Todos los que usamos Internet de cualquiera de sus modos posibles estamos siempre apartando anuncios y spam para seguir con nuestros quehaceres. O eso, o instalando metabloqueadores que nos hagan la vida más fácil. 

Un sindiós. Pues bien, parece que esta tendencia se ha terminado. O está agonizando al menos. Al fin, parece, que los beacons serán utilizados para el negocio del marketing.

Publicidad según compremos en tiendas tradicionales

La empresa inMarket ha diseñado y presentado en sociedad una tecnología que usa los beacons para dirigir de un modo directo y efectivo la publicidad online basándose en las costumbres físicas de nuestras visitas al comercio tradicional. Se acabó aquello de ver ofertas de una tienda online justo después de comprar en ella. Ahora será al contrario. Los directores de marketing están frotándose las manos. 

La tecnología se llama Quantum Receptivity, y funciona instalando un aparato en la tienda física en cuestión, que recoge información de los terminales móviles de los usuarios. Así, analiza cuándo hemos ido a esa tienda, qué día y a qué hora, y si repetimos de manera habitual. Con esos datos, el dueño de un smartphone es una víctima propicia de cualquier director de ventas despiadado. Incluso sabrán también cuándo vamos a un supermercado. 

Con ese escenario, inMarket pone a disposición de las marcas una información perfecta de uso. El CEO de la empresa afirma lo siguiente, con más razón que un santo con dos pistolas:

El mejor momento de recibir publicidad es cuando estás tomando decisiones en una tienda. El segundo mejor es cuando estás a minutos de entrar en una tienda. El peor, desde luego, es el inmediatamente posterior.

¿Hasta dónde llega la información que nos 'roban'?

El debate es claro. La tecnología es fabulosa, pero ¿no es pasarse dar tanta información a quien pretende esquilmar nuestros bolsillos? Es evidente que hecha la ley hecha la trampa, y seguro que saldrán bloqueadores de este tipo de tecnología, pero ¿hace falta que las empresas investiguen más sobre las costumbres de los compradores? ¿Dónde está el límite de invasión de registro de las actividades de todos los que llevamos un smartphone en el bolsillo?

Los directores de ventas cuentan con un arma definitiva para quedar o no retratados. Los mensajes directos antes de la compra del usuario pueden ser una venta directa. De hecho, aún en beta, Quantum Receptivity vuelca estos datos: un 8% más de asistencia a tiendas habituales (los usuarios acuden más a la tienda que ya solían visitar) y el dato más importante. Los usuarios gastan un 14% más en cada visita. 

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?