La cuenta atrás hasta la muerte

Últimamente hay wearables y relojes inteligentes para todos los gustos, desde el flamante Apple Watch que muchos consideran el no va más de los smartwatches, o el Geeksme, que alcanzó cierta notoriedad por venderse como un reloj que medía nuestra actividad sexual.

Así que cuando Mount Pleasant Group, una empresa que se toma lo de la muerte muy en serio, ya que se encarga de gestionar cementerios y organizar funerales en Estados Unidos y Canadá, presentó en vídeo un wearable capaz de predecir el momento exacto de la muerte de su usuario, a nadie le extrañó que esta tecnología pudiera ser real.

Una campaña publicitaria que se ha vuelto viral

Obviamente, no es un cacharro real y posiblemente nunca lo será, o por lo menos eso esperamos por el bien de nuestra salud mental, sino que se trata de una campaña publicitaria bastante currada por parte de la empresa canadiense, dentro de su proyecto The Art of Saying Goodbye, para concienciar a la gente de que no debe dejar cabos sueltos para cuando llegue el momento de marcharse de esta vida y tener el tiempo de decir adiós a todos sus seres queridos.

Como se puede ver en su vídeo promocional, el Quitbit, que nada tiene que ver con un mechero inteligente del mismo nombre, surgido de Kickstarter hace algún tiempo, se llevaría en la muñeca como cualquier reloj, pero en lugar de mostrar la hora de manera convencional, indicaría al usuario un recordatorio continuo de cuántas horas, minutos y segundos faltan para que llegue su hora, basado en su estilo y hábitos de vida.

Todos hemos visto tecnología wearable que mide ciertos aspectos de nuestra salud: ritmo cardíaco, tensión e incluso las horas que dormimos. Pero, ¿y si hubiera un dispositivo capaz de responder una pregunta sobre nuestra salud que nunca antes se había planteado?

A pesar de que este wearable jamás llegará a comercializarse, como también se puede leer en un cartel del vídeo, la idea detrás de esta campaña publicitaria viral no es nada nueva. Ya existen aplicaciones reales que, haciendo uso de las funciones de la plataforma HealthKit de Apple pretenden predecir el momento exacto en el que palmaremos, como es el caso de Deadline para iOS, o la versión web mucho más rudimentaria de The Death Clock, haciendo uso de un método mucho menos sofisticado y científico, basado en las características físicas de la persona en cuestión.

Aunque a mucha gente le aterra conocer cuándo le llegará su momento, el morbo que pudiera despertar un dispositivo de estas características puede que lo convertiría en un éxito comercial. ¿Te comprarías un wearable que te dijera cuándo vas a morir? Yo desde luego que no.

Cristian V. editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?