Test de Oculus Rift

La realidad virtual cada vez tiene más relevancia y más personas se interesan en ella. Que existan dispositivos como Oculus Rift o HTC Vive para el mercado doméstico —y para quienes se los puedan permitir—, supone que esta tecnología está llegando a un público más amplio. No sólo podrá por fin salir de los laboratorios a los que parecía confinada, sino que también se podrá destinar a otros usos más allá del entretenimiento. Por ejemplo, con fines educativos o en la formación de profesionales. Mediante las simulaciones adecuadas se puede lograr que los alumnos aprendan mejor algunos conceptos, o que los futuros trabajadores estén mejor preparados ante todo tipo de situaciones.

Eso es justo lo que pretenden desde la Universidad de Virigina, más en concreto desde la Curry School of Education. En esta institución dotarán a los aspirantes a profesores con herramientas de realidad virtual, lo que les permitirá gestionar mejor el comportamiento de los estudiantes durante las horas de clase.

Mursion Classroom Simulator, realidad virtual para tener mejores profesores

La clase creada por ordenador se ha diseñado específicamente para incrementar el nivel de los estudiantes de Magisterio que están a punto de salir al mundo real. Según se recoge en Phys.org Robert Pianta, decano de la Curry School of Education, cree que “la gestión de la clase es el desafío más grande al que se van a enfrentar los profesores primerizos, y es el área más frecuente en la que ellos y sus directores mencionan que necesitan formación adicional”.

Según Pianta, poder empezar a educar desde el primer día con más eficiencia en la gestión de la clase y con una confianza mayor en las propias habilidades puede resultar de gran valor para los profesores y los estudiantes con los que trabajan.

El programa, denominado Mursion Classroom Simulator, permite a cualquier aspirante a profesor ofrecer 10 minutos de lección a una clase de estudiantes. Esta clase aparece en un enorme monitor de vídeo, instalado en un estudio. Un supervisor, que también está en la habitación, comienza la simulación y entonces los estudiantes virtuales cobran vida. Durante esos 10 minutos, los alumnos realizarán una serie de acciones y comportamientos a los que el estudiante de Magisterio debe responder.

Lo que se pretende de esta manera es acelerar el tiempo de respuesta a la hora de recibir feedback del supervisor. Según se recoge, cuando las prácticas del profesor se realizan en una clase real -como se han hecho siempre- el tiempo de respuesta puede retrasarse durante días o semanas. Gracias al simulador la opinión del supervisor puede ofrecer una evaluación inmediata durante o después de la sesión.

Estas experiencias simuladas son oportunidades de bajo riesgo para practicar habilidades profesionales esenciales a un nivel de fluidez aceptable, lo que en última instancia posibilita que los estudiantes pasen al ejercicio profesional con cierta “experiencia” adquirida. (Robert Pianta, decano de la Curry School of Education)

Según se ha publicado, los estudiantes de Magisterio podrán, gracias al simulador, probar distintos entornos de clase y distintas estrategias de gestión de comportamiento. De esta forma podrán tener una oportunidad de probar qué y qué no funciona, algo que no se puede duplicar en una situación real.

El futuro de la realidad virtual aplicada a la educación y la formación

Tal y como se publicó en Forbes, las aplicaciones de la realidad virtual en la educación y en la formación son tan innumerables como las actividades humanas. Además de esto, la teoría de la Pirámide del Aprendizaje de Edgar Dale dice que memorizamos sólo el 10% de lo que leemos y el 90% de lo que hacemos La conclusión es muy lógica: si podemos establecer un entorno seguro en el que realizar un aprendizaje mediante medios virtuales, seguramente retendremos mucho más que leyéndolo en un libro.

En lo referente a la formación de profesionales, su papel puede ser altamente importante. Ya se está usando realidad virtual aplicada al entrenamiento militar, el ejército noruego ya la está aprovechando. Los usos civiles tampoco se quedan atrás. Gracias a la realidad virtual es más sencillo formar a un mecánico mostrándole lo que tendrá que reparar pieza por pieza. También se puede usar para formar a profesionales de laboratorio, tal y como puedes ver a continuación.

En la educación, tal y como ya hemos podido comprobar a tenor de este artículo, está dando pasos agigantados. Todavía queda mucho por hacer, pero gracias a la realidad virtual y a la realidad aumentada se puede hacer que una clase sea mucho más rica en contenidos y dinámica, especialmente cuando se puede motivar mucho más a los estudiantes gracias a las posibilidades que ofrece.

El Mursion Classroom Simulator es sólo un paso más en la introducción de la realidad virtual en la formación de profesionales y en la educación. Es el nicho en el que esta tecnología ha encontrado un mayor nicho, y seguramente veremos un uso más generalizado de la misma en este sector en el futuro.

Sergey Galyonkin editada con licencia CC BY-SA 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?