Mujer asiática con ordenador

Silicon Valley es la cuna de la informática y está considerada como una tierra de oportunidades. El silicio sustituyó en el último tercio del siglo XX al oro que cien años antes había llevado a los buscadores de fortunas a California. Así, el área de la bahía de San Francisco se convirtió en un vivero de cerebros e innovación tecnológica.

Pero la libertad y progreso ideológico que siempre ha caracterizado a esta ciudad potenciada por la emergencia de movimientos sociales y culturales, parece que no ha impregnado por norma general a la industria de la informática. El racismo, en particular hacia la comunidad negra, y la falta de igualdad entre géneros es uno de los estigmas que la persiguen.

Un documental que denuncia la injusticia en Silicon Valley

Un grupo de activistas se ha propuesto denunciar esta situación mediante la realización de un documental titulado #RewriteTheCode: Intersection of Gender & Tech. Éste ha buscado financiación mediante una campaña en Kickstarter y ha superado expectativas: empezó estableciendo como meta el conseguir 25.000$ y a falta de 19 días (a 12 de junio) para finalizar la ronda de recogida de fondos, ha recaudado 40.509$.

Pretende ser el primer documental que ahonda en las desigualdades en lo que a raza y género se refiere en el mayor cluster tecnológico del mundo. Y lo hace a través del papel de mujeres negras en empresas tecnológicas.

Pero no se trata únicamente de denunciar, sino también de atraer a las minorías a la industria de la tecnología contando historias tanto de éxito como de fracaso de pequeños empresarios. Se trata de conseguir un Silicon Valley más abierto a minorías raciales y de igualar el papel de la mujer con el del hombre. Y para eso es necesario convencer a ambos de establecerse allí a pesar de las dificultades.

También te puede interesar: The True Cost, el documental que denuncia el inasumible coste de la ropa

La fase final de #ProjectDiane

#RewriteTheCode es la fase final de este proyecto que se inició en febrero de 2015. Su nombre hace honor a Diane Nash, una activista por los derechos civiles que participó en la marcha de Selma, Alabama, en 1965. Ella ha sido la figura que ha inspirado el documental que por ahora cuenta con 382 personas que han aportado dinero para su realización. Algunos de ellos lo han hecho con generosas cantidades y se estima que aproximadamente un 95% proviene de fuera de Silicon Valley.

El germen de todo esto se encuentra en Digitalundivided, una incubadora de startups fundada por la bloguera e impulsora del proyecto Kathryn Finney. En 2012 fundó esta empresa con la intención de ayudar a la integración de minorías en el sector de la tecnología. El propósito desde un principio ha sido orientar a todo aquel que quisiera formar parte de él tratando de superar las numerosas barreras.

Se espera que #RewriteTheCode pueda ser estrenado en octubre de 2016. Si quieres colaborar puedes hacerlo desde aquí.

Ray_from_LA editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?