Bender

Hasta ahora no sabíamos de muchos robots que quisiesen comprar drogas. Tal vez Bender en Futurama y pocos más, pero está claro que la realidad siempre puede superar la ficción. No sabemos si inspirados por el genial personaje de Matt Groening o qué, pero un grupo de artistas suizos llamados !Mediengruppe Bitnik ha conseguido programar un bot para tales fines como parte de una performance artística.

El nombre de este experimento era Random Darknet Shopper, y como se puede intuir, su objetivo era la de funcionar como cliente de compras en la Internet Oscura. Para ello ha contado con un presupuesto semanal de 100$ en bitcoins que la criatura ha gastado como ha creído conveniente. Luego, todo lo que ha comprado ha sido exhibido en el museo creado para tal efecto.

También te puede interesar: Silk Road se pasa a la red I2P para seguir vendiendo droga en Internet

Un bot que compra éxtasis y tabaco light

Pues entre otras cosas compró un par de zapatillas Nike, un pasaporte falso, un pantalón Diesel, la colección de libros electrónicos de El Señor de los Anillos, diez paquetes de cigarros Chesterfield Light y diez pastillas de éxtasis. Una fiesta en toda regla, vamos. Evidentemente, lo mejor de todo es que compre éxtasis y tabaco light...

Pero claro, si compras mandanga y vas contándolo por ahí (o exhibiéndolo en un museo) lo lógico es que aparezca la policía, que no es tonta, e intente meterte un paquete. Así pues el pasado mes de enero las fuerzas de seguridad suizas se personaron en el museo y confiscaron el ordenador así como todas sus compras llevando al cierre de la exposición.

Liberado sin cargos: lo hizo sin querer

Los amigos de !Mediengruppe Bitnik con una pregunta similar a la que da nombre a este artículo, anunciaban que su creación había pasado a dependencias policiales a raíz de sus peculiares hábitos consumistas. Por fortuna hace unos días este Bender en potencia fue liberado porque las autoridades entienden que este grupo de artistas no tenía intención de consumir los estupefacientes ni venderlos y no se les va a sancionar. El éxtasis ha sido destruido pero el resto de artículos comprados se les ha devuelto.

En este vídeo puedes ver la exposición que surge como resultado del experimento y la repercusión en medios de comunicación. Además Carmen Weisskopf, integrante de ¡Mediengruppe Bitnik, explica el proyecto y los problemas que han tenido lugar con la ley con motivo de la compra de droga. Eso sí, en un alemán con marcado acento suizo.

Se abre un debate jurídico y moral

En realidad los hechos van más allá de imputar cargos de tráfico de drogas o no, puesto que se trata como ha declarado el grupo, de libertad artística: Es un gran día para el bot, para nosotros y para la libertad del arte.

Se abre de esta manera un interesante debate ético sobre leyes e inteligencia artificial. Obviamente no se va a encarcelar al software pero, ¿dónde empieza y termina la responsabilidad del programador? ¿Cómo se determina en el caso de la IA la intención del creador del programa? Seguro que no se tarda demasiado en conocer más casos como éste...

Fuente | CNET

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?