Pareja cariñosa

Si pensamos en buscar pareja en Internet, tendemos a pensar en una acción muy individual. Es decir: registrarse como usuario en el Tinder o Badoo de turno, crear un perfil y lanzarse a la búsqueda del amor (en cualquiera de sus formas) con la posibilidad de establecer unos criterios de búsqueda.

Pero pensemos un momento en la vida real, la que está fuera de Internet, en una conversación entre amigos sobre la búsqueda de pareja. Es habitual preguntar por esa persona que conoce tu amistad que resulta interesante o que sea tu propio amigo o amiga quien diga "Oye, conozco a una persona que creo que encajaría contigo...".

Pues ese es el principio de SparkStarter, que pretende ofrecer una manera distinta, más social, de buscar pareja. La aplicación que se habrían instalado los personajes de la obra Fernando de Rojas.

Bienvenido a la búsqueda social de pareja

Hasta ahora un usuario de servicios para encontrar pareja se lo guisaba y comía todo por su cuenta. SparkStarter quiere cambiar eso involucrando no sólo a la persona soltera, sino también a las amistades de ésta. Para ello se sirve de Facebook, haciendo que los usuarios se registren usando sus perfiles en esta red social. Pero vayamos por partes, distingamos entre solteros y personas con pareja.

El usuario soltero no encontrará a primera vista mucha diferencia entre ésta y otras aplicaciones: recorrerá los perfiles de candidatos y candidatas extraídos de las listas de amistades de sus amigos a fin de encontrar a la persona que pueda considerar una opción. Y una vez señalada a esperar... pero a esperar la respuesta de sus amigos.

El aspecto interesante de la aplicación llega cuando toma parte la persona que sí tiene pareja y está inscrito como usuario para ejercer de Celestina. ¿Qué hace? Pues muy fácil, busca entre su listado de amigos aquellos que están solteros y buscan pareja y une a los que cree que podrían tener futuro en el azaroso mundo del amor.

Elige al candidato en cuestión y a continuación desfilan aquellas personas que están en su misma situación. Entonces cada una de las uniones que hace SparkStarter pueden ser votadas a favor o en contra, en función de lo que se considere que es mejor para ambos. Esta compatibilidad no es aleatoria sino que se basa en conceptos como la cantidad de amigos en común, intereses, gustos en Facebook...

De todas maneras, una vez se ha establecido la relación entre personas, ésta llega a ambos candidatos para que decidan por sí mismas si se interesan mutuamente o no, pudiendo además entablar conversación. Porque aunque no dudamos de las buenas intenciones de nuestros amigos, pero no siempre tienen razón...

Una idea surgida tras haber emparejado a dos amigos

Aunque esta idea en sí misma es más vieja que el andar a pie, lo novedoso es su aplicación a los servicios de búsqueda de pareja. De hecho como cuenta su fundador Tony Kramer en Venture Beat, surgió al ver la luz en una conversación con una amiga en la que sugirió que entre todas sus amistades de Facebook alguna debía haber interesante para ella. Años después ella se casaba con una de estas amistades.

Como decimos, es buena la idea de aplicar el principio social a la búsqueda de pareja. Pero también es cierto que se enfrenta a plataformas de búsqueda de pareja con una base muy sólida de usuarios y que podrían agregar esta función a las que ya ofrecen.

Está disponible tanto para iOS como para Android, y aunque todavía no está traducida al castellano nos ha parecido ineresante destacarla por la novedad que supone en la manera de buscar pareja online.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?