Este gato puede hacer que tengas una vida mucho más feliz

Parece mentira que haya tenido que llegar una investigadora de una universidad norteamericana para demostrar y confirmar algo que ya sabíamos todos: ver vídeos de gatitos nos produce tal felicidad que son capaces de sanar nuestro malestar emocional.

La profesora asociada de la Universidad de Medios de Comunicación de Indiana, Jessica Gall Myrick, ha publicado un estudio en la publicación de investigación Computers in Human Behavior, en el que intenta evaluar los efectos que producen los vídeos de estos animales en los seres humanos.

Lee también: Las historias de los gatos más famosos de Internet

Más de uno se preguntará cómo puede ser que alguien haya perdido el tiempo con este tipo de investigación científica y sociológica. Pero la autora del estudio lo tiene claro, era absolutamente necesario.

Algunas personas pueden pensar que el visionado online de vídeos de gatos no es un tema lo suficientemente serio como para conducir una investigación académica, pero lo cierto es que se trata de uno de los usos de Internet más populares. Si queremos entender mejor los efectos que pueda tener esta red en nosotros, como individuos o como sociedad, los investigadores no podemos seguir ignorando los gatos de Internet.

Para la investigación, realizó una encuesta entre casi 7.000 sujetos que consumieron este tipo de contenidos multimedia para observar cómo les afectaba emocionalmente. Contó con la inestimable ayuda de Mike Bridavsky, el dueño de uno de los gatos más famosos de Internet, Lil Bub, que colaboró para difundir la encuesta a través de las redes sociales.

Las conclusiones del estudio de Myrick

La primera conclusión del estudio en cuestión es bastante clara: ver vídeos de gatos nos ayuda a superar nuestros problemas emocionales, nos produce felicidad y un estado de buen humor. Es decir, el siguiente vídeo debería ser un alivio para gran parte de nuestro estrés emocional y hacernos sentir más contentos.

De hecho, el estudio concluye que el placer de ver vídeos de gatos supera con creces la culpabilidad que pudieran sentir los sujetos del estudio por estar perdiendo el tiempo, eso que llamamos procrastinación, en lugar de estar haciendo cosas de mucho más provecho.

El estudio va un paso más allá, sugiriendo que el alivio de consumir vídeos de gatos, ya sea en Facebook, YouTube o cualquier otro medio, puede ayudar a personas a enfrentarse a tareas arduas después de su visionado, es decir, mejora nuestra productividad. A este paso, para tener un mejor rendimiento laboral, vamos a tener todos una tarea específica en el trabajo para ver estos vídeos.

Incluso apunta que ver vídeos protagonizados por gatos podría tener los mismos efectos positivos que la terapia con animales: después de ver los vídeos, los sujetos afirmaron sentirse llenos de energía y positivismo, notándose menos ansiosos y menos tristes.

Ahora por lo menos tenemos un estudio "científico" que justifique porqué Internet está lleno de vídeos con estos adorables animales. Tan solo en el año 2014, se subieron más de 2 millones de vídeos de esta naturaleza a las redes, y sólo en YouTube hubo más de 26.000 millones de reproducciones. Resulta que todo se debe a que nos hacen sentirnos mejor.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?