VelociRoACH ayudando a H2Bird a despegar

En estos momentos se está celebrando la conferencia sobre robótica y automatización más grande a nivel internacional. Hablamos del ICRA 2015, un evento que tiene lugar este año del 26 al 30 de mayo en el Centro de Convenciones del Estado de Washington en la ciudad de Seattle.

Uno de los proyectos más sorprendentes de este evento es el que muestra a una cucaracha robótica cooperando con un ornitóptero (a imagen y semejanza del famoso pájaro mecánico inventado por el mismísimo Leonardo Da Vinci) para conseguir lanzarlo en vuelo.

En el proyecto, titulado "Coordinated Launching of an Ornithopter with a Hexapedal Robot", participan Cameron J. Rose, Parsa Mahmoudieh y Ronald S. Fearing que son miembros del laboratorio Biomimetic Millisys de la Universidad de California en Berkeley. Este laboratorio basa sus investigaciones en el estudio de las aptitudes de locomoción de los animales de forma que puedan ayudar a mejorar las capacidades de sus "millirobots".

El experimento muestra un sistema de lanzamiento de vuelo cooperativo entre el "millirobot" denominado VelociRoACH (de 6 patas y que pesa 32 gramos) y un ornitóptero llamado H2Bird (un diminuto vehículo aéreo que pesa 13,2 gramos). Si quieres saber más encontrarás toda la información en la documentación del proyecto.

Secuencia de vuelo cooperativa entre VelociRoACH y H2BirdSecuencia de vuelo cooperativa entre VelociRoACH y H2Bird

Robots cooperativos, ¿está cerca la rebelión de las máquinas?

Este vídeo es la mejor prueba de que la robótica es todo un arte. Es espectacular ver cómo estás dos máquinas trabajan sincronizadas. Además de la belleza estética, la cooperación entre ellas es un punto que me parece importante ya que abre las puertas a la realización de trabajos más complejos por parte de las máquinas, igual que ocurre en las sociedades humanas en las que somos capaces de grandes cosas gracias a la especialización y la colaboración en el trabajo.

¿Llevará la cooperación entre máquinas a su rebelión? Faltan muchos pasos intermedios para que eso pudiera suceder. Por otra parte, tampoco hay motivos para pensar que los robots hayan de convertirse en nuestros enemigos. Quizá simplemente logremos coexistir... Sin embargo, veo muy probable que logren escapar a nuestro control si, como en la película "Her", les dotamos de suficiente independencia a la hora de aprender y pensar. Es factible que superen nuestros conocimientos, disfruten de su inteligencia superior y de su cuerpo mecanizado prácticamente inmortal.

Sobre la Conferencia Internacional sobre Robótica y Automatización

El ICRA (International Conference on Robotics and Automation) reúne a investigadores de todo el mundo y les ofrece la posibilidad de presentar su trabajo. Los proyectos presentados cada año nos ofrecen una idea del estado en el que se encuentra el arte de la robótica.

A destacar en esta edición: un brazo robótico cuyos músculos son hilos de nylon, exoesqueletos que se recuperan en tiempo real frente a impactos, máquinas capaces de volar usando la energía solar, sistemas robóticos capaces de aparcar tu coche en el garaje, un robot de origami en miniatura capaz de plegarse a sí mismo y desplazarse caminando o nadando… y muchas otras invenciones ingeniosas que puedes ver en este vídeo:

Parte de los proyectos se centran en el desarrollo de habilidades en los robots que son innatas en los seres humanos. Otros les dotan de capacidades que quedan fuera de nuestro alcance. Sin embargo, este año destacan los trabajos enfocados a posibilitar la interacción segura entre humanos y robots e, incluso, entre las mismas máquinas.

Uno de los aspectos de la robótica y la automatización que me parece más importante es lograr que las máquinas sean capaces de colaborar entre ellas y con los humanos de forma óptima y, sobre todo, segura. En vista de los avances mostrados en este ICRA 2015 ¡estamos en buen camino para conseguirlo!

Relacionados

Otros relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?