Telegram y WhatsApp en iOS

Telegram ya ha llegado a los 12.000 millones de mensajes diarios, el mayor crecimiento del servicio de mensajería instantánea desde que nació el año pasado, y un crecimiento exponencial espectacular que lleva aumentando desde febrero. Esto significa varias cosas: en primer lugar que el ratio de aceptación del servicio es mucho mayor del que se predijo en un principio; y en segundo lugar que Telegram tiene lo necesario para plantar cara a WhatsApp, hasta ahora la estrella del sector y rey indiscutible.

El nacimiento de Telegram no pudo llegar en mejor momento. Las preocupaciones con respecto a la privacidad y la seguridad de WhatsApp estaban en un punto álgido, y Pavel Durov —que ya había participado en la creación del “Facebook ruso” VKontakte— se presentó a los medios con una nueva app de mensajería instantánea centrada en la privacidad, la nube, el ser multiplataforma y, sobre todo, el ser multidispositivo, lo que significa que la acción de Telegram no se limita sólo a los smartphones: También puedes disfrutar de él en tu tablet o desde tu ordenador.

Hubo tanto miembros de los medios especializados como usuarios que auguraron un negro futuro para Telegram, pero el hecho de que se trate de una app más segura que WhatsApp y el que siempre vaya a ser gratis al final ha acabado por inclinar la balanza un poco más en favor de la app de los rusos, que actualmente cuenta con 60 millones de usuarios mensuales.

Un crecimiento a analizar

Esto de momento lo sigue situando lejos de la cifra del líder absoluto —WhatsApp hace poco llegó a los 900 millones de usuarios—, pero el crecimiento de Telegram tiene más que ver con un aumento del compromiso con el servicio por parte del grupo de usuarios existente. Durov confirmó esto según un artículo publicado en Techcrunch, y dijo que el equipo está observando un cambio en el comportamiento de muchos usuarios que la instalaron como app de mensajería secundaria, que la están convirtiendo en su opción principal.

Pavel Durov, creador de VKontakte y TelegramPavel Durov, creador de VKontakte y Telegram / Techcrunch editada con licencia CC 2.0

Acabamos de hablar de la cifra mensual de usuarios activos, y si bien es cierto que Telegram aún está muy lejos de WhatsApp o WeChat, el servicio sólo tiene dos años. WhatsApp tiene seis, y durante mucho tiempo fue la única opción de mensajería instantánea móvil.

Según lo recogido en Techcrunch se confirma el crecimiento del uso de Telegram en entornos corporativos debido a su cifrado de conversaciones de punto a punto. Esto ha sido especialmente notable en el país de origen de Telegram, Rusia, donde algunos empresarios han afirmado recibir chantajes de las autoridades después de que accedieran a información corporativa sensible.

Telegram no cae bien a todo el mundo

Ahora bien, precisamente la privacidad, el punto más fuerte de Telegram, no gusta a todo el mundo. Las autoridades de Estados Unidos y Reino Unido están presionando políticamente a los creadores de Telegram para que sus respectivas agencias de seguridad puedan meter cuchara en las comunicaciones de sus usuarios. Hasta en EE.UU. se ha llegado a decir que los terroristas de ISIS usan Telegram en un intento de demonizar algo en lo que la NSA no puede meterse, de hacer que desaparezca de un ciberespacio vigilado —aunque no tanto como debería ser según ellos, obviamente—.

Telegram tiene un firme compromiso con la privacidadTelegram tiene un firme compromiso con la privacidad / Tom Murphy editada con licencia CC 3.0

Esto se le llegó a preguntar a Pavel Durov en la fuente de este artículo, a lo que él respondió lo siguiente:

Es una pregunta muy buena, pero creo que la privacidad, en última instancia, y nuestro derecho a ella es más importante que nuestro miedo a que puedan pasar cosas malas, como por ejemplo el terrorismo. Sí, hay una guerra en Oriente Medio. Se trata de una serie de eventos trágicos, pero en ISIS encontrarían otra fuente de comunicarse entre sí (si se lograse intervenir Telegram). Si resulta que un medio de comunicación no es lo bastante seguro, se cambian a otro y fin de la historia. Así que no creo que (en Telegram) estemos participando de sus actividades. No creo que debamos sentirnos culpables por eso. Sigo pensando que hacemos lo correcto —proteger la privacidad de nuestros usuarios.

Parece estar bastante claro que en Telegram piensan seguir fieles a su compromiso con la privacidad del usuario, sin importar quién sea o a qué se dedica.

Puede que todavía este lejos de los grandes actores de la mensajería instantánea móvil, pero su posición se consolida conforme pasa el tiempo. Ha habido muchos servicios de mensajería instantánea que han intentado oponerse a la “tiranía” de WhatsApp que se han quedado por el camino —¿quién no recuerda aquellas profecías de que Line iba a devorar a WhatsApp?—, pero hoy por hoy parece que Telegram ha sido la única que ha aguantado el tipo. Esperamos que siga ahí durante mucho tiempo.

Microsiervos editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Opiniones de los usuarios

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?