Lazos rojos contra el cáncer

La medicina conectada avanza a pasos agigantados. Un grupo de investigadores americanos, liderado por el científico Samuel K. Sia, ha confirmado la eficacia de un dispositivo capaz de detectar en 15 minutos los marcadores del virus del SIDA y de la sífilis. Pequeño, ligero y fácil de utilizar, permite analizar una muestra de sangre a través de un smartphone.

Como en los análisis de laboratorio, se necesita un pinchazo para conseguir una muestra de sangre. A continuación, se deposita la extracción sobre el aparato que se enlaza al dispositivo móvil. Quince minutes más tarde, los resultados de la aplicación estarán listos. Gracias a este invento, desaparecerían las listas de espera y el temor que aparece uno o dos días antes de tener acceso a los resultados. El equipo lo describe como todo un descubrimiento:

Es el primer aparato en reproducir todas las funciones mecánicas, ópticas y electrónicas de un sistema de análisis de laboratorio.

Un dispositivo económico y preventivo

Este pequeño objeto de 5 centímetros ha sido probado por personal sanitario en Ruanda. Para evaluar su eficacia, los investigadores han reunido a 96 mujeres del cuadro de prevención contra la transmisión del VIH/SIDA y los resultados demuestran una sensibilidad del 92 al 100%. Una precisión muy cercana a la obtenida en los análisis del laboratorio.

El dispositivo cuesta 34 dólares en lugar de los 18.450 que cuesta el equivalente desarrollado en laboratorio. Pero su mayor ventaja es otra: necesita muy poca energía para funcionar y se podría distribuir en países en los que la falta o la fluctuación de electricidad es un problema.

A día de hoy, el dispositivo no se comercializa todavía pero, en su lucha contra las enfermedades de transmisión sexual, es el reto que este grupo de investigadores está dispuesto a conseguir.

Facilitar el acceso al diagnóstico precoz ayudaría a reducir los riesgos de propagación de las ETS entre una mujer seropositiva y su hijo. Se tiene que explorar el potencial de esta nueva tecnología para que pueda beneficiar al paciente y que su uso a domicilio pueda generalizarse.

Imagen de IES Ben al Jatib editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?