YouTube competirá con Spotify como servicio de música en streaming

Tal y como avanza Financial Times, se puede decir que Google ha superado el último gran obstáculo que le separaba de convertir a YouTube en un servicio de reproducción de música en streaming. Esta plataforma ha alcanzado un acuerdo con una serie de pequeños sellos de música independiente para poder obtener los derechos de sus catálogos musicales. El trato ha sido sellado entre el portal de vídeos y Merlin, la sociedad que representa a este conglomerado de discográficas independientes.

Google ha estado tratando durante bastante tiempo de convertir YouTube en un servicio potente de reproducción de música online. De hecho esta nueva característica pretendían en la empresa del buscador que estuviese operativa ya en 2013, pero ha sido retrasada en múltiples ocasiones debido, principalmente, a problemas en las negociaciones a la hora de adquirir los derechos de reproducción de la música. Información filtrada hace algún tiempo apuntaba que su nombre sería YouTube Music Key y contaría con funciones parecidas a las de otras aplicaciones similares, como Spotify o Deezer.

Suscripción mensual por música y vídeos sin anuncios

Este nuevo servicio funcionará de manera similar a los demás. Es decir, se pagará mensualmente por ser usuario. No obstante contará con algo muy importante de lo que sus competidores carecen: los vídeos, que serán ofrecidos sin anuncios. De lo que no cabe duda es que va a suponer un vuelco en la forma en la que el usuario se relaciona con el portal de vídeos por no hablar de las ganancias que puede reportar, ya que se estima que en suscripciones podría proporcionar beneficios superiores a los 500 millones de dólares anuales. Esto pasará por convertir en suscriptores a una parte importante de sus mil millones de usuarios mensuales.

En la negociación todas las partes se han empleado a fondo para ceder lo menos posible (en materia de dinero, se entiende). Prueba es la estrategia llevada a cabo por Google, que ha incluido amenazas tales como la retirada de los vídeos de artistas como Adele o Arctic Monkeys, bajo el paraguas de Merlin, si no se avenían a sus exigencias.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?