El gobierno aprueba la Ley Lassalle, Google responde

La controvertida reforma de la Ley de Propiedad Intelectual propuesta por el Gobierno en febrero acaba de ser aprobada sin apenas cambios. Una ley sin precedentes conocida bajo el nombre de Ley Lassalle, que ha sido aprobada entre críticas de "chapuza" y "desastre".

El texto sale de las Cortes ligeramente modificado respecto a la primera propuesta presentada, incluyendo una enmienda pactada por todos los grupos con las propuestas del Partido Popular, pero dejando fuera las planteadas por los grupos de la oposición, que no han tardado en tachar al texto de "desaguisado" y "chapuza". Calificando la ley como "una de las peores leyes" de la legislatura, una norma "intelectualmente impropia" y con fecha de caducidad. 

De un modo aparentemente precipitado, la ley Lassalle ha sido aprobada hace apenas unas horas con los votos del PP, que tiene la mayoría absoluta, recibiendo un total de 172 votos a favor, 144 en contra y 3 abstenciones de los 319 (de 350) diputados presentes en el hemiciclo. Nada más aprobarse la ley, la compañía Google ha asegurado en un breve comunicado estar "decepcionada", reiterando que va a "valorar" sus opciones "en el marco de la nueva regulación":

Estamos decepcionados con la nueva ley porque creemos que servicios como Google News ayudan a los editores a llevar tráfico a sus sitios web. Por lo que se refiere al futuro, continuaremos trabajando con los editores españoles para ayudarles a incrementar sus ingresos mientras valoramos nuestras opciones en el marco de la nueva regulación.

La Ley Lassalle, desde la que se impulsa la mal bautizada tasa Google, heredera directa de la polémica Ley Sinde, ha sido aprobada sin consenso, demostrando así que la reforma es restrictiva con las libertades y que está diseñada para proteger a los grupos editoriales de dos pecados muy comunes en sectores acomodados: la pereza y la avaricia.

Es inviable que medios como El Mundo o El País puedan perder un céntimo por llegar tarde y mal al pastel de Internet, y no tienen reparos en convertirse en limpiabotas de un gobierno hundido en la corrupción a cambio de una ley chapucera a medida. En Alemania, por el contrario, el "problema con Google" no ha necesitado de legislación, y las partes implicadas lo han solucionado con un pacto entre caballeros, una vez VG Media vio lo que se le escapaba por el desagüe. Mientras tanto, en nuestro país, una vez aprobado el canon AEDE en la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, podría pasar que España se convierta en el primer país democrático donde Google News cierra, una nueva hazaña "Marca España".

Gotardo González editada con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?