Frustraciones de un newbie en Yosemite

Cambiar de sistema operativo siempre suele ser traumático. Uno se acostumbra a pequeños truquillos o atajos que le hacen la vida más fácil, y cuando se enfrenta a un nuevo sistema donde los recursos que suele utilizar ya no funcionan, puede llegar a desesperarse.

Esta frustración es incluso más acusada en el caso de pasar de Windows 7 a la nueva versión de Mac OS X, Yosemite, que muchos venden como el adalid de la productividad, pero que a la hora de la verdad está levantando muchas dudas. Y no estamos hablando de las dificultados que puede encontrar un usuario sin experiencia en el mundo de la informática, sino cosas incomprensibles para personas con un gran bagaje a sus espaldas con sistemas Windows. Veamos algunos ejemplos.

Cambiando de ventanas mientras escribes un email

Por todos es conocido de sobra que en Mac OS X el cambio entre ventanas se realiza con la combinación de teclas Cmd+^, que vendría a ser el equivalente al clásico Alt+Tab de Windows, pero dentro de una misma aplicación. El caso es que si uno está escribiendo un email desde Yosemite y quiere cambiar de ventana, la combinación antes mencionada no sirve para absolutamente nada ya que simplemente escribe acentos en el mensaje de correo que se está redactando. Sin duda, un gran fallo de Yosemite que le resta productividad al usuario, ya que debe hacer uso de otra combinación, en este caso Control+flecha hacia abajo, y además de manejar el ratón.

¿Mi productividad? ¡Por los suelos!

Frustraciones de un 'newbie' en OS X Yosemite - imagen 2Cambiar de ventana mientras se redacta un email es más complicado de lo que parece

Maximizar y minimizar ventanas, ¿eso qué es?

Los archiconocidos botones verdes y amarillos de las ventanas de aplicaciones en OS X en teoría sirven para maximizar y minimizar ventanas respectivamente. Pero en Yosemite su funcionamiento es algo diferente. El botón verde no maximiza como estamos acostumbrados, sino que pone la ventana activa a pantalla completa cubriendo por completo cualquier otra aplicación y el dock con acceso a todos nuestros programas. Por lo tanto, le dificulta al usuario trabajar con varias aplicaciones a la vez.

También resulta curioso el hecho de que si minimizamos una aplicación con el botón amarillo y luego la queremos volver a traer a primer plano desde el dock, Yosemite nunca nos la restaura al tamaño original de antes de la minimización. Algo ciertamente incomprensible.

Imposibilidad de anclar los archivos que uno quiera

El usuario que migra de Windows 7 a Yosemite se viene quejando repetidamente de que no puede anclar al dock de manera intuitiva los archivos que quisiera asociados a una determinada aplicación. Siempre se puede recurrir a crear accesos y meterlos en una carpeta que luego se puede anclar, pero resulta una tarea tediosa, poco propia de un sistema que presume de su gran productividad.

Por otra parte, también resulta imposible crear nuevos documentos directamente de los accesos anclados al dock. Uno primero debe abrir el programa en cuestión para poder crear una nueva hoja de Excel o un nuevo documento de Word, por ejemplo.

Cortar, opción aparentemente deshabilitada en el Finder

Uno de los casos más curiosos, a la par que desesperantes, de Yosemite es su opción inexistente de cortar en el Finder. Aunque parezca imposible, la opción cortar (Control+x en Windows) no existe como tal en el Finder de Yosemite, y todo ello a pesar de que en el menú del Explorador de OS X aparece dibujada la opción junto a su correspondiente combinación de teclas, aunque siempre se muestra en gris como una posibilidad deshabilitada.

Frustraciones de un 'newbie' en OS X YosemiteOpción de Cortar siempre deshabilitada

Para poder cortar y pegar, uno tiene que recurrir a copiar primero (Cmd+c) y luego pegar con el atajo Cmd+Alt+v, para que el elemento copiado desaparezca de su ubicación original. Resumiendo, Cmd+c, copia, Cmd+v, pega, y Cmd+x no hace absolutamente nada. Sólo Cmd+Alt+v lleva a cabo la acción deseada.

¿A quién se le ha ocurrido escribir Cmd+x en el menú si no funciona?

Éstas no son las únicas pegas de las que los recién llegados a Yosemite suelen quejarse, pero posiblemente sean las más importantes, aunque tampoco hay que olvidarse de la imposibilidad de ajustar el ancho de ventana con un doble clic, la incapacidad de tu ver qué documentos tenemos abiertos con sólo pasar el ratón por encima del programa o la dificultad para poder silenciar programas de manera discriminada.

¿Y tú?, ¿tienes alguna queja más sobre Yosemite?

Relacionados

Opiniones de los usuarios

  • Ahora es cuando esto se llena de fanboys lamiendole el trasero al diseñata y diciendo que los usuarios de Mac no necesitan de esas cosas

  • Evidentemente las "frustraciones" que refleja el artículo son las de alguien acostumbrado a un producto simplón y ramplón como Windows y que no puede ver más allá.

  • Un Sabio Dijo Un Dia: "mac no funciona"... Mac es la sigla de Mi Apple es una Cagada

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?