Presentación del MacBook por Apple

El nuevo MacBook llevará un único puerto. Bajo el nombre de USB-C permite conectar el cargador, un USB 3.1 o un DisplayPort 1.2 en el mismo hueco, necesitando para el resto un adaptador.

La presentación de esta conexión en la pasada keynote arrancó un dilema que se lleva arrastrando desde entonces. No solo se pone en tela de juicio la eficiencia de esta conexión y si es la nueva llave que medirá la obsolescencia del portátil. También se especula si merece la pena la simplificación por el ahorro de espacio que supone.

Un puerto que requiere de accesorios

El espacio que permite reducir lo compensa con la necesidad de compra de nuevos accesorios como son:

  • Adaptador de USB-C a USB por 19 euros.
  • Salida VGA mediante un adaptador multipuerto de USB-C a VGA que cuesta 89 euros.
  • Salida de vídeo HDMI mediante un adaptador multipuerto de USB-C a AV digital, que también suma 89 euros.

Aún falta por salir al mercado el duplicador de puertos, ya que ¿quién no ha tenido el portátil cargando mientras conectaba su móvil?

Cables y adaptadores para el nuevo USB-CCables y adaptadores para el nuevo USB-C

Todo esto suponiendo que no tengas un cliente o trabajo que requiera que, de vez en cuando, tengas que insertar un DVD o CD, lo que supondría la inversión en un SuperDrive USB, que suma otros 79 euros a los complementos de nuestro portátil.

Lector externo SuperDrive de Apple, con conexión mediante USBLector externo SuperDrive de Apple, con conexión mediante USB

Los eternos defensores pensarán que Apple está apostando por el trabajo en red y que con sus funciones de Continuidad e iCloud evita la necesidad de conexiones. Si trabajas solo y consigues que tu iPhone te aguante más que el portátil, puedes estar en lo cierto, si no, es simplemente no querer ver el dragón detrás de la cortina

Si no te ha quedado claro que el espacio deja de ser importante cuando se requieren de tantos extras, está la opción de que mires el peso. Solo el lector SuperDrive añade 333 gramos a los 920 que pesa el portátil, lo que es un tercio más en tu mochila.

Una nueva manera de controlar la vida de un portátil

Pongamos en nuestra mente ese mueble del Ikea que no para de abrirse y cerrarse, en un eterno ciclo de desgaste que demuestra al visitante que sus muebles perduran. En este escenario me imagino las pruebas que ha de haber sufrido el nuevo puerto, ya que tendrá que cargarse al menos una vez al día, pondremos en él todo tipo de conexiones (como el cable de carga del iPhone) y, en definitiva, su uso pasa de ser frecuente a continuado.

Es por esto que me pregunto ¿es este puerto el nuevo talón de Aquiles? Va a ser usado continuamente con diferentes cables o adaptadores, ¿se ha previsto que tiene que durar como la suma de los puertos anteriores? Pregunto a Apple y no me informa de ninguna prueba de esfuerzo y me remite a la información que contiene la web, por lo que no se puede deducir si se han realizado.

Descripción del USB tipo C proporcionada por AppleDescripción del USB tipo C proporcionada por Apple

La prueba de esfuerzo mediría la cantidad de veces que puede conectarse y desconectarse el cable sin que el sistema de un error o falle la conexión. Este es el punto clave de la búsqueda que más me preocupa, por lo que me voy al estándar para buscar una regla que refleje si existe esta prueba.

El protocolo USB-C no es nuevo

El organismo usb.org nos confirma que el USB tipo C ya se está fabricando en su segunda generación en fabricantes como Cypress. También me proporciona las especificaciones para obtener la certificación, las cuales requieren de 10.000 ciclos sin fallos, en rondas de 200 conexiones al minuto. Me parece más una prueba de estrés que de durabilidad.

Aunque el mercado busca soluciones que amplíen la capacidad de los puertos, también se está trabajando en la combinación de transferencia y carga en otras marcas, aunque reconocen que, "les queda mucho camino por delante".

El cambio de patrón, de las baterías a las conexiones

Paralelamente, nuevas baterías están surgiendo en diferentes países, todas con grandes visos de tener mucho mejor rendimiento y una “muerte” más lenta que las actuales. Pero no se implantan pese a ser más efectivas y más económicas, lo que nos permite mantener la afirmación de que son el control de duración de un portátil (y de un móvil).

Cypress nos presenta su USB tipo CCypress nos presenta su USB tipo C

Las quejas de los usuarios sobre las baterías se han ampliado en los últimos años, solicitando mayor autonomía y mejor rendimiento. Pero son la medida, junto al propio software, de la vida de un portatil.

Con un único puerto, puede ser que la duración de la batería sea mayor que la del puerto único. Un cambio de herramienta de control de la obsolescencia de los productos.

Valoraciones finales del puerto USB-C

Sin más datos, podemos encontrarnos con que esta nueva característica es más una limitación que una innovación. Ahora nos obliga a cuidar los ciclos de carga de la batería y además a pensar si realmente queremos conectar un accesorio a nuestro portátil. Recuerda el mueble abriéndose y cerrándose continuamente.

Con estos portátiles, tan compactos y cerrados para el usuario, tendremos ahora el problema añadido de que tenemos un único puerto que, si falla, marca el final del portátil, no podremos cargarlo ni conectarlo.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?