Moto X, el teléfono favorito de los osos panda

Detalle de la pantalla del Moto X
Ha llegado el Moto X de 2ª generación a nuestras manos. Intentaremos analizar todas sus características y prestaciones si logramos despegar nuestros ojos de esa carcasa fabricada con bambú, esa planta con la que a los osos panda se les hace la boca agua

Hace unos meses, Motorola lanzó la segunda generación de su smartphone Moto X que venía a mejorar notablemente el primer Moto X, ya a la venta desde 2013. Enseguida, el nuevo dispositivo de la compañía norteamericana, ahora subsidiaria de Lenovo, empezó a recibir numerosas críticas favorables que ponían a este teléfono Android por las nubes.

Diversos medios no dudaron en afirmar que el nuevo Moto X era “el mejor smartphone Android jamás fabricado”, mientras que otros no se quedaron cortos, asegurando que se trataba del teléfono de la presente generación “más cómodo de usar que habían tenido en sus manos”.

Desconocemos cuánto les habrán pagado para lanzar semejantes afirmaciones, pero obviamente hemos querido comprobar por nosotros mismos si el teléfono es tan extraordinario. Por lo tanto, es menester que comencemos con nuestra pequeña review particular de este teléfono.

Análisis del Motorola Moto X 2014

Especificaciones técnicas

Echemos un vistazo a las características de este smartphone tan aclamado por la crítica para intentar entender el porqué de su recepción tan extraordinaria.

 
Sistema Operativo

Android Lollipop 5.0

Memoria RAM 2 GB
Espacio interno 16 / 32 / 64 GB
Pantalla 5,2 pulgadas. AMOLED. Cristal protector Corning Gorilla Glass 3
Resolución 1080p FullHD 1920 x 1080 - 423 ppp
Procesador

Quad Core Qualcomm Snapdragon 801 hasta 2,5 GHz

Procesador gráfico

Adreno 330 a 578 MHz

Cámara Principal 13 Mpx (4.128 x 3.096 píxeles) con Ring Flash LED dual y vídeo a 1080p
Cámara Secundaria 2 Mpx
Dimensiones 140,8 x 72,4 x 10 mm
Peso 144 g
Batería Li-Ion 2.300 mAh
Colores 25 combinaciones diferentes de materiales y colores
Otros

NFC, soporte multitouch, acelerómetro, sensor de proximidad, giroscopio, nanoSIM

También te puede interesar: Nexus 6, el asalto de Google a los móviles de gama alta

Como podéis ver en la tabla anterior, el Moto X tiene unas especificaciones técnicas realmente impresionantes. Un teléfono bastante fino y ligero, con una pantalla más que decente, un procesador de lo mejorcito del mercado y una cámara trasera capaz de ofrecer instantáneas y vídeos en alta calidad. ¿Qué más podríamos pedir?

Así luce la pantalla del Moto X de segunda generaciónAsí luce la pantalla del Moto X de segunda generación

Lamentablemente, hay aspectos de un smartphone que no se pueden reflejar con números ni datos técnicos. Esos pequeños detalles incuantificables relacionados con el aspecto o la estética de un teléfono no se logran plasmar en una tabla llena de cifras y unidades del sistema internacional.

Podríamos estar párrafos y párrafos hablando de las bondades de su pantalla AMOLED de 5,2 pulgadas, con su resolución extraordinaria y una densidad de píxel altísima (más de 420 ppp). O pasarnos horas alabando su procesador Snapdragon 801 Quad Core a 2,5 GHz. Y, ¿qué decir de la cámara de 13 Mpx con tecnología Ring Flash, esa que nos asegura mayor iluminación para nuestras fotos en condiciones de poca luz? De verdad, características realmente espectaculares.

El Moto X incorpora tecnología Ring FlashEl Moto X incorpora tecnología Ring Flash

A pesar de estas magníficas prestaciones, a mí personalmente me da cierto reparo ir por la vida con un teléfono decorado con bambú. Obviamente, no todo el mundo opina igual, como habréis visto en el vídeo anterior.

Muchos podríais decirme que la carcasa trasera de bambú es sólo una de las 25 posibilidades disponibles, y no os faltaría razón. Pero es uno de los dos modelos base y es el que tengo ahora mismo en la mano, mientras intento evaluar si su compra es aconsejable o no.

El Moto X de Motorola dentro de su cajaEl Moto X de Motorola dentro de su caja

Suerte que no me ha tocado lidiar con el nuevo modelo inspirado en el tacto de un balón de fútbol americano. Quizás me habría dado por echar a correr y simular un touchdown con mi Moto X.

La estética: el talón de Aquiles del Moto X

Si habéis estado muy pero que muy atentos, quizás os hayáis dado cuenta que no me acaba de gustar el aspecto del Moto X. Cuando uno lo coge por primera vez, se queda hasta prendado del teléfono, pero todo lo que el Moto X gana por delante lo pierde por detrás. Su elegante frontal con elementos metálicos y su marco de aluminio se quedan un poco deslucidos con esta carcasa.

Detalle del marco metálico del Moto X de MotorolaDetalle del marco metálico del Moto X de Motorola

¿De verdad era necesario el bambú? Si alguien buscaba darle un toque distinguido a este teléfono incorporando una lámina trasera de madera, personalmente creo que no lo ha conseguido. La versión en cuero me parece ligeramente mejor, pero sin tirar la casa por la ventana.

Desde Motorola seguramente nos querrán vender la moto – X, en este caso- con que el bambú le da un aspecto elegante a nuestro teléfono. Y en la redacción Malavida lo han conseguido, aunque yo no comparta esa misma opinión.

Pero, ¿por qué bambú? ¿Reducción de costes? No nos olvidemos de que el bambú es la planta que más rápido crece (hasta un metro al día), y por lo tanto es un material barato y casi inagotable. Eso sí, cabe recordar que quien quiera hacerse con este modelo, debe pagar un cargo extra de aproximadamente 25 euros, haciendo que el precio del dispositivo suba de unos 400 a 425 euros. Para pensárselo un par de veces... por lo menos.

El bambú, esa planta multiusos que también llega a los smartphones

Me imagino que muchos de vosotros ya habréis leído multitud de cosas sobre el bambú y sus aplicaciones. Pero hagamos un pequeño repaso. Hay que aprovechar, ya que pocas veces un artículo de una web de tecnología se presta a ello.

Históricamente, los usos principales de esta planta originaria de Asia han sido la fabricación de muebles, instrumentos, armas (los chinos rellenaban los tallos de bambú con pólvora para crear 'armas de fuego'), papel e incluso comida (¿quién no ha probado un plato de pollo con setas y bambú en el restaurante chino de turno?).

Pero no sólo nos alimentamos de esta planta los humanos, sino también los animales, ya que el bambú supone el 99% de la dieta del oso panda. Para colmo, estamos privando a estos adorables animales de su alimento favorito para fabricar un teléfono poco agraciado.

El bambú es el alimento principal del oso pandaEl bambú es el alimento principal del oso panda / Fernando Revilla editada con licencia CC 2.5

Pero sin duda, la mayor aplicación de este vegetal a lo largo de la historia ha sido la construcción, tanto de viviendas, como cercas o vallas, estando este último uso aún vigente en países como Estados Unidos, donde también se utiliza el bambú para fabricar muebles, como sillas y mesas, e incluso vajillas. Y por lo visto, ahora también smartphones...

¿Sabías qué... Thomas Edison usó bambú carbonizado para los filamentos de sus primeras bombillas eléctricas?

Ahora por lo menos sabemos por qué se le conoce al bambú indistintamente como la planta de los mil usos o el acero natural. Motorola y millones usuarios deben haber pensado que este acabado parecería bastante molón en un smartphone del siglo XXI. Pero, como ya he dicho antes, creo que se han equivocado. Me gustan los teléfonos que pasan desapercibidos en mi mano, no en el suelo de mi comedor. Prefiero los smartphones que no requieren de un abrillantador de muebles para poder limpiarlos.

¿Qué podríamos hacer con el bambú que incorpora un Moto X?

Si Motorola hubiera mantenido la elegancia que le da al Moto X su marco de aluminio, aplicando metal a toda la carcasa posterior, estaríamos hablando de otra cosa. ¿Podría Motorola haber invertido ese bambú en algo mejor? Veamos:

Si habéis leído las especificaciones técnicas mencionadas más arriba, el Moto X tiene unas dimensiones de 140,8 x 72,4 x 10 mm. Teniendo en cuenta que una mínima porción de la carcasa trasera está invadida por el marco metálico, considerando el abombamiento de la carcasa en su parte central y el hueco para la lente de la cámara, podemos afirmar que cada Moto X lleva aproximadamente 100 centímetros cuadrados, lo que se traduce en 0,01 metros cuadrados de bambú. Por lo tanto, podríamos entarimar el suelo de una habitación estándar de 5 x 4 metros (20 metros cuadrados) con unos 2.000 terminales Moto X.

El Moto X con su característica carcasa de bambúEl Moto X con su característica carcasa de bambú

Las expectativas iniciales de fabricación del Moto X original contemplaban sacar de factoría unos cien mil dispositivos semanales. Entendemos que con el lanzamiento de un smartphone mejorado, las perspectivas serían las mismas o incluso mejores. Por lo que podemos asegurar que, de haberse ahorrado la carcasa de bambú, Motorola podría haber puesto parqué a 50 habitaciones cada semana. Obviamente, a mí me sigue pareciendo un mejor uso para tanto bambú que aplicarlo a la parte posterior de un smartphone.

Conclusiones

Estamos un teléfono realmente bueno si atendemos a sus características técnicas. Es justamente la estética el aspecto que más le falla. Por supuesto que se trata de una opinión completamente personal y por la que me miran bastante mal en la oficina. Habrá a quién le guste llevar una carcasa de bambú pegada a su teléfono. A mí no, y por 425 euros, menos todavía.

En resumen, el Moto X es un gran teléfono con una pantalla inmejorable, un rendimiento excepcional, pero con el que necesitaré una funda integral para poder utilizarlo sin temor a que mis amigos no quieran dirigirme la palabra. Doy fe de que no soy el único que piensa así.

Si esperabas ver osos panda en este artículo, no te quedes con las ganas. Toma un vídeo de YouTube para que se te pase la decepción.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?