OS X Yosemite y Windows 10: el usuario ha cambiado - imagen 4

Esta semana ha tenido lugar una nueva keynote de Apple en la que se ha presentado la versión 10.10 de OS X. Su nombre de guerra es Yosemite y, entre otras cosas, se caracteríza por tratar de asimilarse con iOS, el sistema operativo presente en los dispositivos móviles de la marca. Hace unas semanas Microsoft presentaba en sociedad su nueva versión del que en términos de difusión y cuota de mercado es el sistema operativo por excelencia: Windows. Entre sus novedades enseñaba la intención de la compañía de convertirlo en único para ordenadores, tabletas y móviles. Esta es la nueva estrategia de los gigantes del software, la unificación de plataformas, que viene a demostrarnos cómo ha cambiado el uso de la tecnología.

Los datos y previsiones que ofrecen grandes consultoras como Gartner son claros: se reducen las ventas de equipos de sobremesa y portátiles mientras que aumentan las de dispositivos móviles como smartphones y tablets. Estos nuevos dispositivos nos permiten una mayor movilidad e independencia respecto al hogar, centro de estudios o lugar de trabajo que antes no habíamos podido disfrutar y era poco menos que una quimera. Sus aplicaciones y el desarrollo de la nube posibilitan desarrollar casi cualquier tipo de actividad con independencia del lugar en el que nos encontremos. Entonces, ¿por qué gastar dinero en renovar nuestro equipo informático cuando tenemos un móvil que va como un tiro y además disfrutamos de otros aparatos como las SmartTV? Ésta y no otra es la razón de un cambio de tendencia a la hora de relacionarnos con la tecnología y, por tanto, es también el motivo por el que Microsoft, Apple y demás se han visto forzados a innovar en este campo.

Un ecosistema para todos los dispositivos

Evidentemente estas empresas, aunque quieran meterte sus móviles en el bolsillo, también quieren meter en tu casa sus equipos. Apple gana mucho dinero con sus iMac y Microsoft se ha hecho gigante domesticando la informática con Windows. Aunque los móviles y las tabletas les ofrezcan pingües beneficios por supuesto no van a renunciar a un buen pedazo de la tarta que suponen los ordenadores tradicionales. La única solución para poder mantener esa parcela del negocio es arrastrar estos hacia los móviles, convertirlo en fácil para el usuario creando un único ecosistema en el que éste no sienta que se complica la vida cada vez que necesite saltar de un entorno a otro. A bote pronto se nos pueden ocurrir varias ventajas, como por ejemplo la productividad del que se mueve continuamente entre móviles y tabletas por un lado y ordenadores por el otro. Pero también nos genera dudas saber de qué manera aparatos cuya forma de interactuar con ellos es, a priori, tan distinta van a poder explotar las ventajas de las demás plataformas. Éste es el reto que deben resolver.
OS X Yosemite y Windows 10: el usuario ha cambiado - imagen 3OS X Yosemite sigue la estela de iOS

¿Entonces el PC está muerto? Ni mucho menos

No, el PC no ha muerto y tampoco va a hacerlo. Lo que sucede es que desde hace unos 30 años hacia acá hemos vivido el boom de la informática. Progresivamente se han ido metiendo los ordenador en casa viviendo un auténtico fenómeno de informatización del ámbito doméstico con la llegada de Internet. Lo más seguro es que el PC vuelva al estadio previo a la explosión de la red teniendo en cuenta, eso sí, que ahora se enfrenta a los ya mentados dispositivos móviles. ¿Quién va a seguir utilizando ordenadores de sobremesa y portátiles? Pues principalmente cuatro tipos de usuario: programadores, estudiantes, profesionales y gamers. Ellos no van a prescindir, por mucho iPhone y mucho Android que haya por ahí (que también los van a usar), de lo que puede ofrecer un equipo de estas características. ¿Quién prescindirá de él entonces? Todo aquel que por sus hábitos de vida no vea compensación alguna en invertir en un ordenador. 

¿Y qué está haciendo Google mientras?

Hemos comentado la estrategia evidente de dos de los tres colosos del negocio del software. Pero, ¿y el tercero? El negocio de Google ha sido desde el primer momento la web y ahí sigue moviéndose como pez en el agua, pero no por ello ha renunciado a comerse prácticamente todo el negocio de la telefonía móvil, acaparando un 85% de los dispositivos activos en el mundo con Android. No obstante sabe que cuanto antes va a necesitar hacer de Android un sistema operativo que pueda ser utilizado de forma indistinta en la mayoría de tipos de dispositivos. En sí mismo ya lo es y está presente además de en móviles y tabletas en electrodomésticos o en el coche, entre otros lugares. Pero no tiene bastante, sabe que puede ir más lejos y ya está moviendo ficha para no quedarse atrás. La verdad es que lo que nos aguarda promete mucho.

Imagen de Tecnomovida Caracas con licencia CC 2.0

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?