Joe Belfiore en la presentación de Windows 10

El pasado miércoles, mientras se celebraba en la ciudad china de Shenzen el evento WinHEC Terry Myerson, jefe de la división Windows, anunciaba que Windows 10 sería gratis para todos los usuarios chinos, incluidos los que ejecutaban copias pirata. Ya se sabía que los usuarios de W7 y W8/8.1 podrían actualizarse gratis durante el primer año, pero ampliar la medida a las copias piratas chinas era algo único y extraordinario. La noticia fue incluso confirmada horas después a Reuters por Myerson en conversación telefónica.

Tenía sentido viendo que el 75% de usuarios chinos no pasa por caja. Se trataba de acabar con el problema de raíz y lograr que al menos un pequeño porcentaje se convirtiera al nuevo mantra de las suscripciones. Esa situación sería casi siempre mejor que la anterior. Resultaba increíblemente extraño que una noticia de esa magnitud se diera con semejante ligereza. Pero no contentos con eso acabaron por confirmar a Gizmodo que habría Windows 10 gratis en todo el mundo y no solo en China, la gran duda.

Esta ha sido una semana cargada de noticias en el mundo geek pero ni HTC enseñando la puerta de salida a su CEO, ni la FCC acusando a Google de favorecer sus propios productos en los resultados de búsqueda por delante de sus competidores, menuda sorpresa. Lo de Windows era un giro radical en el modelo de licencias y afectaba sobre el papel a la cuenta de resultados, donde la venta de licencias a particulares y empresas siguie siendo la principal fuente de ingresos.

Datos facilitados por MIcrosoft (octubre 2014) sin contar las copias piratasDatos facilitados por MIcrosoft (octubre 2014) sin contar las copias piratas

Sin embargo hubiese sido un punto de inflexión para la piratería, el mundo de la seguridad informática, la competencia entre sistemas operativos o la percepción que tienen los clientes de la marca. Ofrecer Windows 10 gratis al menos para uso privado suponía un movimiento audaz creo para inflar la masa de usuarios de los servicios de Microsoft aligerarando de paso el trabajo de soporte para sistemas antiguos y permitiendo focalizar tus futuros desarrollos en menos plataformas para optimizar recursos. Algún beneficio debería tener eso.

Donde dije digo, digo Diego

Como ya habrás intuido Microsoft ha dejado en remojo el anuncio a través de un comunicado dando a entender que las copias pirata que se actualizen seguirán siendo eso: piratas. ¿Qué ocurrirá exactamente con ellas tras la actualización? Se rumorea con mensajes de alerta, tiempos de prueba inferiores al año inicial o la lógica falta de soporte, pero en realidad no cambia nada respecto a la situación que viven ahora mismo los usuarios piratas de cualquier Windows y si estás un poco avispado da absolutamente lo mismo.

Microsoft podía haber dado un golpe en la mesa solucionando la fragmentación y la tradicional confusión que reina en las actualizaciones de Windows al grito alto, claro y contundente de "¡Windows 10 para todos!" en un mensaje inequívoco del nuevo rumbo, y en cambio ha terminado por confundirnos aún más y por rememorar los trucos y artimañanas existentes para hacer pasar por legal una copia de Windows compatible con el update, algunas promovidas indirectamente por ellos mismos. Habiendo poco o nada que ocultar, cuesta mentira creer que Microsoft pueda hacer tan mal las cosas en materia de comunicación, complicar tanto la vida a los sufridos usuarios y dejar con cara de tonto a quienes sí compraron una licencia en su día, el habitual problema de las actualizaciones masivas.

Relacionados

Nos encanta escucharte ¿Nos dejas tu opinión?